publicidad

Susto en el Vaticano

Susto en el Vaticano

El individuo, de unos 30 años y nacionalidad desconocida, fue arrestado por la guardia de seguridad de Benedicto XVI.

De un salto

ROMA - Un hombre de unos 30 años de edad logró pasar por encima de las vallas de protección instaladas en la Plaza de San Pedro e intentó subirse al vehículo que transportaba al papa Benedicto XVI, mientras éste realizaba el tradicional paseo entre los fieles antes de la audiencia general de los días miércoles, en el Vaticano.

A las 10:35 hora local (08:35 GMT), mientras el Papa saludaba a los fieles a bordo del jeep blanco antes de la audiencia, un hombre, que según fuentes vaticanas tenía unos 30 años, superó con un salto las vallas y se arrojó sobre la parte posterior del vehículo.

Las vallas tienen una altura aproximada de 1.2 metros y cruzan la Plaza de San Pedro por donde suele transitar el papamóvil.

El 13 de mayo de 1981, durante un recorrido similar, el turco Alí Agcá disparó varias veces contra el Papa Juan Pablo II, hiriéndolo de gravedad.

A la vista de todos

Los guardias de seguridad que acompañan a pie al Pontífice durante el recorrido se abalanzaron inmediatamente sobre él individuo, impidiéndole que subiese al vehículo descapotable y lo inmovilizaron en el suelo.

Imágenes transmitidas por las cadenas de televisión muestran el instante del incidente. Mientras el Papa saluda y bendice a los feligreses ubicados a la izquierda del papamóvil, por el lado derecho, detrás del vehículo, un hombre sale de la multitud, salta e intenta asirse del costado trasero del vehículo.

publicidad

La escena duró sólo unos segundos, por lo que Benedicto XVI no se dio cuenta de lo que había ocurrido y continuó saludando a las cerca de 30 personas congregadas en la plaza.

Escasos detalles

La oficina de prensa del Vaticano se ha limitado a indicar que se está procediendo al reconocimiento del joven.

El individuo iba vestido con camiseta y pantalón corto.

El Papa, que como de costumbre iba de pie a bordo del vehículo de color blanco que lo llevaba a la Basílica de San Pedro, pareció no darse cuenta de lo que ocurría y continuó saludando a los peregrinos congregados en la plaza.

La gendarmería vaticana se llevó al hombre para interrogarlo, según la práctica habitual. Luego debería ser entregado a la policía italiana encargada de la seguridad en los alrededores del Vaticano.

La seguridad del Papa

Por lo menos ocho agentes de seguridad que protegían el vehículo descubierto agarraron al hombre y los arrojaron al suelo. El Santo Padre ni siquiera volvió la cabeza.

Un funcionario vaticano, que no estuvo autorizado a hablar oficialmente, dijo que el hombre fue detenido para ser interrogado por la policía vaticana.

Agregó que el hombre llegó hasta la parte trasera del vehículo antes de ser sujetado, aunque un video del incidente no mostró claramente si llegó a alcanzar al vehículo.

No se conoce la nacionalidad del hombre.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad