publicidad
Behring Breivik, de 32 años, "admitió su responsabilidad", dijo el abogado Geir Lippestad al canal de televisión.

Sospechoso de ataques de Oslo admitió responsabilidad

Sospechoso de ataques de Oslo admitió responsabilidad

Atacante disfrazado de policía estuvo disparando durante una hora y media hasta que se entregó.

Behring Breivik, de 32 años, "admitió su responsabilidad", dijo el aboga...
Behring Breivik, de 32 años, "admitió su responsabilidad", dijo el abogado Geir Lippestad al canal de televisión.

El atacante, de 32 años de edad, disparó durante 90 minutos antes de entregarse a la policía

OSLO - El sospechoso de los ataques de Oslo, en los que murieron al menos 92 personas, Anders Behring Breivik, admitió su responsabilidad, indicó su abogado al canal de televisión noruego NRK este sábado.

Behring Breivik, de 32 años, "admitió su responsabilidad", dijo el abogado Geir Lippestad al canal de televisión.

El sospechoso "explica que fue cruel pero que debía llevar a cabo esas acciones", agregó señalando que fueron "evidentemente planificadas desde hace mucho" tiempo, reportó la Agencia Francesa d Noticias (AFP).

Behring Breivik es sospechoso de haber matado al menos a 92 personas en dos ataques el viernes en Oslo y sus alrededores, 85 de ellas murieron por disparos en un campamento de verano organizado por la juventud del Partido Laborista (en el poder) en la isla Utoya, ubicada  a unos 40 km al oeste de la capital, y otras siete por la explosión de un coche bomba en el barrio de Oslo donde se halla la sede del gobierno.

publicidad

Disparó durante 90 minutos

Breivik estuvo disparando durante una hora y media antes de entregarse a un equipo policial que llegó 40 minutos después de ser convocado, dijo el sábado la policía.

Los sobrevivientes de la balacera describieron cómo se ocultaron o huyeron nadando para escapar del atacante, pero una conferencia de prensa de la policía el sábado detalló por primera vez cuánto tiempo duró el horror, y cuánto aguardaron las víctimas a que llegara la ayuda.

El diario español El País reportó en su página digital que el atacante disparó dos veces a sus víctimas para asegurarse que estaban muertos.

Cuando el equipo especializado de la policía llegó a la isla  Utoya, el atacante, que portaba dos armas de fuego, se entregó, dijo el jefe de la policía Sveinung Sponheim.

"Había problemas con el transporte a (la isla de) Utoya", señaló Sponheim. Allí estaba reunida el ala juvenil del Partido Laborista de Noruega, de tendencia izquierdista.

"Fue difícil conseguir botes, pero ese problema se solucionó cuando llegó el equipo de operaciones especiales", agregó.

Balance de muerte

Al menos 85 personas fueron asesinadas en la isla, y cuatro o cinco siguen desaparecidas, señaló la policía. Algunos buzos han estado registrando las aguas circundantes. Horas antes la policía dijo que aún había un dispositivo sin detonar en la isla, pero resultó ser una falsa alarma.

publicidad

El ataque ocurrió después de que un coche bomba explotó frente a un edificio gubernamental en Oslo, segando la vida de otras siete personas.

La policía aún está registrando los escombros allí, y Sponheim dijo que en el edificio aún hay miembros humanos, señaló The Associated Press.

La policía no ha identificado al sospechoso, pero la televisora pública noruega NRK dice que es Anders Behring Breivik, de 32 años.

Las autoridades aún no dan un móvil para los atentados, pero ambos ocurrieron en áreas vinculadas con el Partido Laborista, que encabeza un gobierno de coalición.

La isla, sembrada de tiendas de campaña de colores, pasó súbitamente de ser "un paraíso" a ser "un infierno", según el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, que la visita cada verano desde 1974.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad