publicidad

Se eleva a 79 la cifra de muertos por disturbios tras partido de liga egipcia

Se eleva a 79 la cifra de muertos por disturbios tras partido de liga egipcia

Al menos 79 personas han muerto y centenares han resultado heridos en los graves disturbios al término de un partido de fútbol.

Declaran tres días de luto

EL CAIRO - Al menos 79 personas han muerto por los enfrentamientos entre las hinchadas de dos equipos de fútbol egipcios en Port Said (noreste), según informaron las autoridades locales.

Algunos de los muertos en la refriega fueron agentes de seguridad, informó un médico de una morgue en Port Said. El médico pidió no ser identificado debido a que no estaba autorizado a dar declaraciones a la prensa, reportó la AP.

Al Atnye explicó que la mayoría de fallecidos perdieron la vida por fracturas en el rostro y por hemorragias internas, y también hubo un gran número de ingresados por caídas desde los graderíos del estadio, donde se enfrentaban el Al Ahli, de El Cairo, y el equipo local, Al Masri. 

Helmy Ali al Atnyem delegado de Sanidad en la ciudad, apuntó que por el momento es difícil precisar la cifra total de víctimas, ya que los heridos y los fallecidos han ingresado en diferentes centros sanitarios.

Ante este hecho de violencia, Egipto declaró tres días de luto nacional, luego que 79 personas murieron en los disturbios registrados al finalizar un partido de futbol en la ciudad de Port Said, en el noreste de ese país africano.

La decisión fue difundida a través de un comunicado publicado en la página oficial del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas en la red social Facebook.

Investigan los sucesos

publicidad

La Junta Militar de Egipto anunció también la formación de un comité de investigación sobre los sucesos para identificar a los responsables de la mayor tragedia del futbol egipcio.

Las autoridades castrenses, al frente del gobierno egipcio desde la renuncia el 11 de febrero de 2011 del entonces presidente, Hosni Mubarak, celebraron una reunión extraordinaria este jueves para analizar el incidente que ha dejado más de mil heridos.

Los Hermanos Musulmanes, cuyo partido Libertad y Justicia se hizo con la victoria en las elecciones parlamentarias, ha culpado a "una mano invisible" de los enfrentamientos en alusión a que alguna autoridad permitió el zafarrancho.

Voceros de la organización indicaron que esa "mano" sólo puede pertenecer a las fuerzas de seguridad directamente vinculadas al ex presidente Mubarak, aunque también delegaron responsabilidad a las autoridades actuales.

El club de simpatizantes de Al Ahly, los "Ultras", convocaron para la tarde de este jueves una marcha hasta el ministerio del Interior, en recuerdo de la "masacre".

El percance se produjo luego que simpatizantes del equipo Al Masry, club que salió vencedor del cotejo tres goles a uno, bajaron a la cancha para felicitar a los jugadores, pero ahí se enfrentaron con la hinchada de Al Ahly.

Los testimonios

Un aficionado que se encontraba en el estadio presenciando el partido, Hosam Mohamed Mustafa, explicó a Efe que antes del partido el ambiente era "bueno", pero que, cada vez que el Al Masri marcaba un gol, se producía una invasión de campo de los hinchas locales.

publicidad

Los aficionados del equipo de Port Said lanzaron amenazas a los "ultras" del Al Ahli, que a su vez respondieron, según este espectador.

Una vez finalizado el partido, los hinchas del Al Masri volvieron a saltar al césped y persiguieron camino del vestuario a algunas de las estrellas del Al Ahly, como el egipcio Mohamed Abutrika, ante la impotencia de los agentes de policía presentes, explicó Mustafa.

Los "ultras" del Al Ahli, más conocidos como los "Diablos Rojos", se han enfrentado con frecuencia a las fuerzas de seguridad egipcias en las protestas que han sacudido en los últimos meses la plaza Tahrir de El Cairo.

'Es un caos completo'

Por su parte, el portugués Manuel José, entrenador del Al Ahli, de El Cairo, constató a los medios lusos el "caos completo" que se vivió en los enfrentamientos producidos entre la hinchada de su club y la del Al Masri, que se ha saldado con al menos con 73 muertos y 136 heridos.

"Nuestros aficionados llegaron a entrar en nuestra cabina. Ya murieron cerca de 36 personas. Mientras, prendieron fuego. De nuestro equipo están todos bien. Yo no logré regresar a la cabina. La culpa es de los soldados, había decenas de ellos y de policías también. Desaparecieron todos, está el caos completo", declaró a la televisión lusa Sic Noticias.

Manuel José, de 65 años, aseveró que le propinaron "puntapiés, puñetazos" y expuso que le "metieron en una sala y nunca más consiguió volver a la cabina".

El técnico comentó que se encuentra "bien" y señaló que todo comenzó con los enfrentamientos entre las dos aficiones.

"Ahora voy a tener que repensar mi vida. No hay condiciones", refirió el entrenador portugués, que dirige desde el pasado año al Al Ahli, club en el que ya trabajó entre 2001 y 2002 y 2003 y 2009.

'Los ultras saltaron al campo a linchar a jugadores del Ahly', dice testigo

"Los ultras del Al Masry saltaron al campo a linchar a los jugadores del Al Ahly", relató a Efe el joven Hosam Mohamed Mustafa, testigo de los graves disturbios que causaron la muerte de al menos 73 personas en Port Said (noreste de Egipto), tras el final del partido que enfrentaba a esos equipos.

Los hinchas del Al Masry, el equipo local, amenazaron de muerte desde el comienzo del partido a los seguidores y jugadores del rival Al Ahly y al final del encuentro se lanzaron al campo para perseguirlos, explicó.

Según Mustafa, los futbolistas más hostigados fueron las principales estrellas del equipo cairota, y entre ellos citó al portero Sherif Ekramy y el centrocampista Mohamed Abutrika, un auténtico ídolo del fútbol africano.

Según este espectador, las fuerzas de seguridad no impidieron a los miles de "fans" del Al Masry, el equipo local, invadir el campo al fin del encuentro.

Pese a que el Al Masry ganó 3-1, los hinchas "atacaron como una avalancha a los futbolistas e irrumpieron en la gradas reservadas a los seguidores de Al Ahli", indicó Mustafa, que no es seguidor de ninguno de los dos equipos.

Aunque al inicio del partido el ambiente era "bueno", cada gol de Al Masry fue celebrado con invasiones del terreno de juego y las amenazas contra los rivales estallaron pronto con gritos de "Os vamos a matar" y "No os dejaremos volver a salvo a vuestra casa".

"Dentro del estadio los ultras del Al Masri comenzaron a lanzar bengalas contra sus oponentes y desde el exterior piedras", señaló este testigo.

Mustafa lamentó el odio que desde hace tiempo sienten los seguidores de Port Said y de la cercana ciudad de Ismailiya, también junto al canal de Suez, contra Al Ahly, el equipo más fuerte de Egipto.

Los disturbios se extendieron por la ciudad, donde, según el joven, fueron incendiados vehículos y los hinchas causaron destrozos en negocios privados.

Mientras, los jugadores de Al Ahly y sus aficionados se refugiaron en los vestuarios, desde donde pidieron el envío de helicópteros ante el temor a nuevos ataques si regresaban a El Cairo en autobús, según fuentes cercanas al club.

Esta solicitud obtuvo respuesta de la Junta Militar que dirige Egipto, que ordenó enviar dos helicópteros del ejército a Port Said para evacuarlos.

La fiscalía de Egipto ordenó una investigación sobre las causas de las muertes.

Reunión urgente de Parlamento egipcio

El Parlamento de Egipto convocó a una reunión urgente mañana jueves a fin de discutir los incidentes en el estadio de futbol de Port Said, donde al menos 73 personas murieron y unas mil resultaron heridas, informó la agencia egipcia MENA.

La fiscalía general ordenó iniciar de inmediato la investigación de los incidentes de violencia que se generaron al término de un partido de futbol entre el equipo local Al Masri, cuyos seguidores persiguieron a los jugadores y aficionados del visitante Al Ahly.


publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad