publicidad

Se cuadruplican desastres en 20 años

Se cuadruplican desastres en 20 años

Nuevo informe de la organización Oxfam aconseja a los gobiernos y a la ONU agilizar la ayuda humanitaria.

El número de personas afectadas anualmente por esas catástrofes

ha pasado de unos 174 millones entre 1985 y 1994 a 254 millones en

el período de 1995 al 2004, señala el informe, titulado "Alarma

Climática".

Desde 1980 se han sextuplicado las inundaciones al pasar de 60 en

1980 a 240, el año pasado, mientras que la cifra de episodios

geotérmicos- terremotos o erupciones volcánicas- se ha mantenido,

por el contrario, relativamente estable.

"Este año hemos visto inundaciones en el Sur de Asia, en

distintas regiones de África y en México, que han afectado a más de

250 millones de personas", comenta la directora de Oxfam, Barbara

Stocking.

Según Stocking, "no es éste un año extraordinario, sino que todo

ello se inscribe en una serie de episodios meteorológicos más

erráticos, impredecibles y extremos que afectan a más personas cada

dia".

La directora de Oxfam advierte de que hay que prepararse desde

publicidad

ahora mismo para hacer frente a un número creciente de desastres

naturales en el futuro porque, en caso contrario, los organismos

dedicados a la ayuda humanitaria se verán desbordados y se echarán a

perder los avances conseguidos en ese campo.Catástrofes de mediana magnitud

Aunque las grandes crisis, como las hambrunas africanas de

comienzos de los ochenta, el ciclón que asoló Bangladesh en 1991 o

el tsunami asiático, son las que causan la mayor mortandad, resulta

cada vez más preocupante la proliferación de desastres de mediana

magnitud.

El número de víctimas mortales debidas a ese segundo tipo de

desastres ha pasado de un promedio de 6 mil en 1980 a 14 mil en

2005.

Por pequeños que sean a veces esos desastres, su rápida sucesión

puede conducir a pueblos y comunidades pobres a una espiral

descendente de la que les resultará muy difícil recuperarse.

publicidad

Para empeorar las cosas, advierte Oxfam, los países ricos suelen

dar preferencia en sus programas de ayuda a los países que han

sufrido una catástrofe de gran magnitud o que están en línea con sus

prioridades de política exterior.Calamidades meteorológicas

Algunos países son, sin embargo, particularmente proclives a

sufrir desastres meteorológicos.

Así, el pasado agosto, Vietnam sufrió graves inundaciones que

devastaron las provincias centrales del país y luego, en octubre,

los efectos del tifón Lekima, que causaron importantes corrimientos

de tierras y nuevas inundaciones de una magnitud desconocida en los

últimos veinte años.

Vietnam es además uno de los países que pueden verse más

negativamente afectados por la elevación del nivel de los mares como

consecuencia del calentamiento global, según un informe del Banco

Mundial.

publicidad

Al mismo tiempo, las sequías se están volviendo cada vez más

habituales también en ese país asiático.

Un estudio llevado a cabo por Oxfam en la provincia vietnamita de

Nin Thuan indica que en las sequías son las mujeres quienes más

sufren, ya que se ven obligadas a caminar largas distancias en medio

de altas temperaturas en busca de agua para la familia.

Incluso la mínima elevación de las temperaturas medias puede

tener un impacto enorme en el caso de campesinos pobres que dependen

de la agricultura para subsistir.

Una campesina de Tayikistán llamada Umeda Ddnaeva explicó a

Oxfam: "Las langostas atacaron nuestros campos y destruyeron toda

nuestra cosecha. He podido observar que cuando las temperaturas

superan los 34 grados, cuando hace más calor de lo normal, es cuando

suelen aparecer las langostas".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad