publicidad
El presidente francés Nicolas Sarkozy.

Sarkozy anunciará candidatura en los próximos días

Sarkozy anunciará candidatura en los próximos días

El presidente Nicolas Sarkozy, enarbolando "valores" derechistas, se lanzó plenamente a la campaña por la próxima elección presidencial.

El presidente francés Nicolas Sarkozy.
El presidente francés Nicolas Sarkozy.

El presidente ya está en campaña

PARÍS - El presidente Nicolas Sarkozy, enarbolando "valores" derechistas, se lanzó plenamente a la campaña por la próxima elección presidencial francesa, dejando planear sólo un pequeño suspense sobre la fecha exacta de su candidatura oficial.

Se ignora todavía la forma en que se hará, pero la candidatura oficial de Nicolas Sarkozy se anunciará sin duda la semana próxima, quizás el 16 de febrero, poco más de dos meses antes de la primera vuelta de la presidencial, el 22 de abril.

La información fue corroborada por el propio Sarkozy al declarar al respecto que "la cita se acerca", y sobre todo por su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), que anunció este viernes que un primer "gran mitin" de apoyo a él tendrá lugar el 19 de febrero en Marsella (sudeste).

publicidad

Ante los sondeos que prevén una amplia ventaja de su adversario socialista François Hollande, el presidente decidió acelerar su calendario inicial de entrada oficial en campaña, que sus allegados situaban todavía la semana pasada a fines de febrero o principios de marzo.

Lo hizo a través de una entrevista que publicará el sábado el semanario Le Figaro Magazine, pero cuyo contenido fue puesto ya el jueves a disposición de la prensa francesa.

Nicolas Sarkozy volvió a recurrir a la estrategia con la que ganó la elección presidencial en 2007, cuando atrajo a los simpatizantes del partido de extrema derecha Frente Nacional (FN).

Decidió por ello iniciar su campaña con temas de sociedad, tras haber consagrado sus últimas decisiones de presidente a cuestiones económicas, en particular un aumento del IVA, una disminución de las contribuciones sociales de las empresas y la instauración de una tasa a las transacciones financieras.

Pero a causa de la crisis y del carácter cada vez más técnico de los temas económicos, sean éstos la deuda o la fiscalidad, optó por no centrar el comienzo de su campaña sobre estos temas, estima la prensa francesa.

Los riesgos que afronta

En su entrevista, Sarkozy manifestó su oposición al derecho de voto de los extranjeros (salvo los de la Unión Europea) y al matrimonio homosexual, propuso reformas restrictivas de los derechos de los desempleados y de los extranjeros e invocó los valores del trabajo, la familia y la autoridad, todos ellos temas sensibles para el electorado derechista.

publicidad

"Es un retorno a los valores", elogió el ministro de Transportes, Thierry Mariani, uno de los dirigentes de la corrientes más derechista de la mayoría gubernamental.

Sarkozy asume con ello el riesgo de distanciarte del sector más centrista de la derecha, como dijo temer el ex portavoz de UMP Dominique Paillé.

"¡Cuidado! A fuerza de cazar en tierras populistas podría haber ruptura con el electorado centrista humanista", estimó Paillé, calificando las declaraciones de Nicolas Sarkozy de "giro muy peligroso".

El jefe de Estado fue rápidamente acusado también por la candidata ecologista a la presidencial, Eva Joly, de "cazar en las tierras de la extrema derecha". Palabras repetidas de manera casi idéntica por el diario Le Monde, que en primera plana de su edición del viernes escribe: "Sarkozy caza en las tierras del Frente Nacional".

"Quiere reimplantarse en el electorado de 2007 que fue decepcionado y recuperar 5 ó 6 puntos para volver a encontrar el 31% de la primera vuelta hace cinco años", interpretó un responsable de la UMP.

Todas las encuestas sitúan hoy a François Hollande en primer lugar de las intenciones de voto por amplio margen, con 29-30% en la primera vuelta, delante de Sarkozy (24-25%), la dirigente de la extrema derecha Marine Le Pen (18%) y el centrista François Bayrou (13%). En la segunda vuelta, el candidato socialista ganaría con 60% según algunos sondeos.

publicidad

Con su discurso de "giro total a la derecha", recalcado por toda la prensa francesa, el presidente saliente se expone asimismo a la acusación de querer aprovecharse de una eventual imposibilidad de Marine Le Pen de presentarse a la elección.

El efecto, la candidata del Frente Nacional afirma que no está segura de obtener las 500 firmas de ediles necesarias en Francia para presentarse a la elección presidencial, cuya segunda vuelta se celebra el 6 de mayo próximo.

Nicolas Sarkozy hace la "apuesta extremadamente peligrosa" de la ausencia de Marine Le Pen, declaró el socialista Vincent Peillon, allegado de Hollande.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad