publicidad
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reconoció el domingo su derrota en las elecciones presidenciales frente al socialista François Hollande, al que deseó "buena suerte".

Sarkozy admitió la derrota en las elecciones presidenciales

Sarkozy admitió la derrota en las elecciones presidenciales

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reconoció su derrota en las elecciones presidenciales frente al socialista François Hollande.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reconoció el domingo su derrota...
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reconoció el domingo su derrota en las elecciones presidenciales frente al socialista François Hollande, al que deseó "buena suerte".

Francia podría relevar a Sarkozy en la Presidencia

PARÍS - El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reconoció el domingo su derrota en las elecciones presidenciales frente al socialista François Hollande, al que deseó "buena suerte".

¿Sarkozy se retirará de la vida política tras su derrota? Participa en nuestros Foros.

"Francia tiene un nuevo presidente, es una elección democrática, republicana" y "debe ser respetado", dijo el conservador ante cientos de simpatizantes reunidos en una sala de conferencias en el centro de París.

El líder socialista logró entre un 51.8 % y un 52.7 por ciento de los votos según sondeos difundidos al cierre de los colegios electorales y que otorgan en torno a un 48 por ciento a Sarkozy, quien optaba a la reelección.

publicidad

"He sufrido mucho porque la función que represento no haya sido respetada", dijo Sarkozy al agregar que "he hablado con él (Hollande) y le he deseado buena suerte".

"Deseo de todo corazón que Francia (...) pase con éxito estas pruebas, es nuestro país, es Francia (...) tenemos que pensar exclusivamente en la felicidad de Francia, en su grandeza", añadió Sarkozy.

Afirmó que "nunca" olvidará el honor de presidir el país y admitió: "no he logrado convencer a una mayoría de franceses (...) no he logrado hacer ganar los valores que he defendido con vosotros".

"Asumo toda la responsabilidad de esta derrota", continuó el presidente, quien añadió: "he hecho todo lo posible para hacer triunfar las ideas que nos unen".

"Soy el presidente, era el jefe, y cuando hay un error es el número uno el que lo asume", afirmó Sarkozy, entre gritos de ánimo de sus simpatizantes.

Y agregó, en relación con su futuro político, que se prepara para "volver a ser un francés entre los franceses", aunque no precisó si eso significa una retirada completa de la vida política, como él mismo insinuó en algún momento de la campaña electoral.

Otro dirigente europeo engullido por la crisis

La crisis económica ha engullido el domingo a otro gobernante europeo, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, de la conservadora UPM, derrotado por el socialista François Hollande.

publicidad

El cambio político en Francia, con la victoria de Hollande, supone un salto cualitativo por el peso que tiene este país en la configuración de las políticas en la UE, a través del denominado eje franco-alemán.

Con este, son ya doce los cambios que se han producido en Europa desde 2010, fecha en que la crisis económica y financiera comenzó a afectar a la eurozona y al resto de países de la Unión Europea (UE).

En estos dos años, los electores han castigado a los partidos en el poder, con independencia de su adscripción ideológica, pero en algunos países se ha constatado un ascenso de la extrema derecha, con postulados nacionalistas, antieuropeos, proteccionistas y xenófobos (Bélgica, Holanda y Finlandia).

En Francia el ascenso de la extrema derecha se evidenció en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, el pasado 23 de abril, cuando la candidatura de Marine Le Pen cosechó un 17,9 por ciento de los votos.

Los cambios políticos en Europa por culpa de la crisis se iniciaron en mayo de 2010, con las elecciones generales en Reino Unido, donde los laboristas sufrieron la mayor derrota de su historia y donde los conservadores tuvieron que formar un gobierno de coalición con los liberales, el primero en 70 años.

Siguieron los comicios en Bélgica y Holanda, en junio de 2010, en los que los electores también rechazaron a los partidos en el poder.

publicidad

Castigos a los políticos

Los belgas castigaron a los democristianos y convirtieron en el principal partido del parlamento federal a los separatistas flamencos del N-VA, seguidos de los socialistas valones.

En Holanda también perdieron los democristianos, frente a los liberales, aunque lo más destacado fue el avance del PVV, de extrema derecha, tercera fuerza más votada.

Su apoyo fue fundamental para sostener el gobierno de coalición de liberales y democristianos y su rechazo a los recortes para reducir el déficit provocó la dimisión del ejecutivo holandés el 23 de abril de 2012. El próximo 12 de septiembre habrá elecciones legislativas.

En 2011 se produjeron más relevos en el poder. En febrero Irlanda, intervenida desde diciembre de 2010, celebró elecciones generales anticipadas, en las que el Fianna Fail (Partido Republicano), en el poder desde 1997, sufrió una importante derrota frente al conservador Fine Gael, que consiguió 76 de los 166 escaños.

Le siguió Portugal en junio, cuando los conservadores del PSD ganaron a los socialistas, cuyo gobierno debió aceptar una intervención en mayo de ese año.

Los daneses en septiembre dieron la victoria al bloque de centroizquierda en los comicios generales, frente al centroderecha, en el poder desde el 2000.

En España, las elecciones generales celebradas el pasado 20 de noviembre dieron la mayoría absoluta al conservador Partido Popular, frente a los socialistas del PSOE.

publicidad

Se cerró el año con las elecciones anticipadas en Eslovenia, celebradas en diciembre, en las que ganó "Eslovenia Positiva" (LZJ-PS), partido de izquierdas de reciente creación, frente al Partido de los Social-Demócratas (DS) en el poder.

Grecia, otro caso

Grecia, que también celebró el domingo elecciones generales, e Italia, fueron dos casos especiales, ya que sus ejecutivos fueron sustituidos por "gobiernos tecnocráticos", encabezados por personalidades muy próximas a la UE.

En Grecia, el primer ministro, Giorgios Papandreu, dimitió el 9 de noviembre, presionado por la comunidad internacional y por la incertidumbre sobre un segundo rescate, y fue sustituido por Lucas Papadimos, que había formado parte del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE).

Los conservadores de Nueva Democracia fueron el domingo el partido más votado en las elecciones generales anticipadas, pero los ajustados resultados no les permitirán gobernar en solitario.

En Italia, el gobierno de Silvio Berlusconi cayó el 12 de noviembre y al día siguiente el presidente de la república, Giorgio Napolitano, le encargó al excomisario europeo Mario Monti la formación de un nuevo ejecutivo.

Finlandia mantiene su gobierno conservador tras las elecciones generales de abril de 2011, que ganó por un estrecho margen. Pero lo más destacado fue el ascenso del ultraderechista Verdaderos Finlandeses. Logró 39 diputados, ocho veces más que en 2007.

publicidad

El triunfo de la derecha se confirmó en las elecciones presidenciales de febrero de 2012, con la victoria de Sauli Niinistö, primer presidente conservador desde 1956.

En Eslovaquia, tras las elecciones generales del 10 de marzo de 2012, los socialdemócratas se impusieron al bloque conservador, que gobernaban desde 2010.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad