publicidad

Ruanda, a 13 años de genocidio

Ruanda, a 13 años de genocidio

El país echó a andar comisiones de investigación para determinar responsabilidad de Francia en masacres.

La ceremonia en Mugande

NAIROBI - Ruanda conmemora el decimotercer aniversario del genocidio de 1994 aún inmersa en los juicios populares a miles de civiles presuntamente implicados en las masacres y con varias comisiones de investigación en marcha para determinar la responsabilidad de Francia.

La ceremonia nacional de conmemoración tendrá lugar en Mugande, lugar del sur de Ruanda donde fueron masacradas 50 mil personas y cuya elección es simbólica, ya que posteriormente sirvió como una de las bases operacionales de la controvertida "Operación Turquesa".

Esta consistió en el envío, por parte de Francia, de dos mil 500 soldados de élite en junio de 1994 en misión humanitaria a Ruanda, donde ocuparon un tercio del territorio durante dos meses.

Según las autoridades ruandesas y la versión de los hechos de organizaciones como Human Rights Watch y la Federación Internacional de Derechos Humanos, la operación sirvió para frenar el avance de las fuerzas tutsis y facilitar la huida al vecino Zaire (hoy República Democrática de Congo) a muchos de los líderes hutus responsables de las matanzas de tutsis.

Heridas sin sanar

Trece años después de los hechos, las relaciones con Francia son precisamente una de las heridas que no sólo no ha sanado sino que ha ido a peor.

"Hemos tocado fondo con Francia, no se puede calificar cómo es nuestra relación puesto que es inexistente", dijo por teléfono desde la capital, Kigali, el ministro de Asuntos Exteriores, Charles Murigande.

publicidad

Ruanda rompió definitivamente relaciones diplomáticas con Francia en noviembre de 2006 después de que el juez francés Jean-Louis Bruguiere acusara al actual presidente ruandés, el líder tutsi Paul Kagame, de dar la orden de derribar el 6 de abril de 1994 el avión en el que viajaba el entonces presidente Juvenal Habyarimana, un hutu, hecho que marcó el comienzo del genocidio.

Una comisión investigadora

Kagame, que tiene inmunidad como jefe de Estado pero que vio a nueve de sus colaboradores formalmente acusados por el juez francés, declinó furioso cualquier responsabilidad y acusó a Francia de complicidad en el genocidio y de tener tropas desplegadas en el aeropuerto el día del magnicidio.

"Es Francia quien apoyó a las fuerzas genocidas, quien las entrenó, las armó y luchó contra quienes trataban de parar el genocidio", dijo Kagame entonces en una entrevista radiofónica con la BBC.

En Ruanda continúan al día de hoy los trabajos de una comisión creada específicamente para investigar el papel de Francia y otras potencias extranjeras "antes, durante y después del genocidio", en palabras del ministro, que agregó que los resultados de la investigación estarán listos el próximo septiembre.

Unas 937 mil víctimas

A ésta se une otra comisión de investigación aprobada por el Gobierno el pasado 29 de marzo para investigar el derribo del avión, de acuerdo con el diario ruandés The New Times.

publicidad

El 7 de abril fue declarado por la ONU "Día Internacional para la reflexión sobre el genocidio", en conmemoración especial de las 937 mil víctimas que, según el censo del Gobierno ruandés, perecieron en las matanzas, que comenzaron horas después de la muerte de Habyarimana.

El magnicidio marcó el inicio de una campaña de exterminación de la minoría tutsi y de los miembros moderados de la mayoría hutu planificada por las autoridades hutus entonces en el poder y ejecutada, con machetes y armas de fuego, por milicias, soldados del ejército y la propia población civil.

Estabilidad y paz

"Ruanda es hoy un país estable, pacífico, que ha pasado página y está progresando en todos los frentes", según el ministro.

"Estamos construyendo una democracia sólida, la economía crece y la justicia avanza, tanto en el Tribunal Internacional de Arusha, en Tanzania, como en los juicios populares dentro de Ruanda, que esperamos hayan concluido a mediados de 2008", añadió Murigande.

Los tribunales conocidos como "gacaca", formados por ciudadanos comunes, están juzgando a la mayor parte de los 120 mil civiles que llenaron las cárceles tras las masacres por su presunta implicación en éstas, y pretenden favorecer la reconciliación, premiando con reducciones de la pena a quien confiese sus delitos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad