publicidad
El ejército sirio controla gran parte del país y ha detenido las protestas contra el gobierno con munición de guerra.

Revuelta en Siria ha causado casi 2,600 muertos

Revuelta en Siria ha causado casi 2,600 muertos

El número de muertos después de seis meses de una revuelta popular en Siria llegó al menos a 2,600, dijo el lunes la máxima autoridad de la ONU en asuntos de derechos humanos.

El ejército sirio controla gran parte del país y ha detenido las protest...
El ejército sirio controla gran parte del país y ha detenido las protestas contra el gobierno con munición de guerra.

Tras seis meses de revuelta futuro del país árabe es incierto

GINEBRA - El número de muertos después de seis meses de una revuelta popular en Siria llegó al menos a 2,600, dijo el lunes la máxima autoridad de la ONU en asuntos de derechos humanos.

"De acuerdo con fuentes confiables en el terreno, la cifra de muertos desde que comenzó el alzamiento popular a mediados de marzo de 2011 en ese país ha llegado ahora al menos a 2,600", afirmó Navi Pillay, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

En un discurso en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Pillay dijo que el gobierno del presidente Bashar Assad sigue sin permitir el acceso a Siria a funcionarios del organismo mundial especializados en el respeto a estos derechos.

publicidad

Derechos humanos

Se espera que el Consejo ponga de nuevo el tema de Siria en el orden del día durante su reunión de tres semanas en Ginebra, Suiza, que comenzó el lunes.

El mes pasado, el Consejo sostuvo una reunión urgente sobre Siria y decidió, por abrumadora mayoría, exigir que ese país de Medio Oriente ponga fin a su sangrienta ofensiva contra los opositores al gobierno.

Después de su discurso, Pillay le dijo a periodistas que se sintió estupefacta por la continua represión de la disidencia siria.

Situación calamitosa

"La situación en Siria sigue siendo calamitosa y lamento realmente que el gobierno sirio no haya permitido el ingreso a mi equipo de evaluación", afirmó.

"Las cifras más recientes que tenía eran de 2 mil muertos y ahora me siento impactada al enterarme de que ese número es cercano a los 2.600", agregó.

"Desde que el Consejo de Derechos Humanos aprobó su resolución y el Consejo de Seguridad atendió el asunto, la situación en Siria ha empeorado y han sido asesinados manifestantes pacíficos".

Presión sobre Damasco

Los ministros árabes de Relaciones Exteriores presionaron el martes a las autoridades sirias para que pongan fin "inmediatamente al derramamiento de sangre", en referencia a la represión de la protesta contra el régimen del presidente Bashar Al Asad, que según la ONU causó más de 2,600 muertos.

publicidad

En un comunicado tras una reunión en la sede de la Liga Árabe en El Cairo, los ministros árabes subrayaron "la necesidad de un cambio inmediato que lleve al cese del derramamiento de sangre y a la protección del pueblo sirio", indicó un comunicado leído por el jefe de la diplomacia de Qatar, jeque Hamad ben Jasem al Thani.

Jeque Hamad, quien presidió la sesión ministerial del Consejo de la Liga Árabe, llamó por su parte a las autoridades sirias a detener "la máquina de matar" y pidió que se retire de las ciudades al ejército.

Retiro de tropas

"El ejército debe retirarse de las ciudades para poder iniciar un diálogo entre el pueblo y el gobierno. No podemos aceptar la continuación de la máquina de matar en ese país", dijo el ministro al terminar la sesión ordinaria del Consejo de la Liga.

"La dirección siria debe tomar medidas urgentes para aplicar el acuerdo al que se llegó durante la visita a Damasco del secretario general de la Liga Árabe Nabil al Arabi", dijo jeque Hamad, asimismo primer ministro de Qatar.

Según la ONU, la violencia en Siria causó al menos 2,600 muertos, en su mayoría civiles. De su lado, el régimen afirma que lucha contra "bandas terroristas armadas" y rechaza reconocer la magnitud de la protesta.

Rusia suaviza el tono

El presidente ruso Dmitri Medvedev descartó en Moscú la necesidad de "presiones suplementarias" sobre Siria, oponiéndose así a cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU tendiente a sancionar al régimen del presidente Bashar al Asad.

publicidad

"No hay necesidad de presiones suplementarias" sobre Siria, dijo Medvedev, al recibir en Moscú al primer ministro británico David Cameron.

El presidente ruso dijo que una resolución de la ONU sobre Siria debe ser "firme pero equilibrada" y sin sanciones "automáticas".

"Esta resolución debe ser severa pero no debe prever la adopción de sanciones en forma automática, pues la Unión Europea y Estados Unidos ya adoptaron una gran cantidad de sanciones y no hay para nada necesidad de presiones suplementarias", dijo Medvedev.

La postura de Moscú

"Rusia parte del principio de que es necesario adoptar una resolución firme pero equilibrada y dirigida a las dos partes del conflicto sirio, tanto a las autoridades oficiales, dirigidas por Bashar al Asad, como a la oposición", declaró Medvedev en una conferencia de prensa común con Cameron.

Por su parte, el primer ministro británico insistió en más sanciones contra Siria y en la salida del poder del presidente Al Asad.

"No le vemos futuro al presidente Al Asad y a su régimem", declaró Cameron.

Siria registra desde el 15 de marzo pasado una revuelta popular sin precedentes contra el régimen de Al Asad, que ha sido violentamente reprimida.

Rusia, aliado tradicional de Siria, se opone a que el Consejo de Seguridad de la ONU adopte una resolución de condena del régimen sirio, oficialmente para evitar que se repita en territorio sirio lo que sucedió en Libia.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad