publicidad
Miles y miles de manifestantes celebraron la novedad del alejamiento de Mubarak en las calles de El Cairo.

Renunció Mubarak y los militares asumieron el poder en Egipto

Renunció Mubarak y los militares asumieron el poder en Egipto

El presidente Hosni Mubarak renunció y entregó el poder a las fuerzas armadas, vencido al final por una ola histórica de 18 días de manifestaciones prodemocráticas en las que participaron cientos de miles de personas.

Miles y miles de manifestantes celebraron la novedad del alejamiento de...
Miles y miles de manifestantes celebraron la novedad del alejamiento de Mubarak en las calles de El Cairo.

Miles celebran en las calles

EL CAIRO - El presidente egipcio Hosni Mubarak renunció el viernes y entregó el poder a las fuerzas armadas, vencido al final por una ola histórica de 18 días de manifestaciones prodemocráticas en las que participaron cientos de miles de personas.

Una enorme multitud en la plaza central Tahrir de El Cairo estalló jubilosa, ondeando banderas nacionales, mientras se escuchaban bocinazos y disparos al aire en la ciudad de 18 millones de habitantes, luego que el vicepresidente Omar Suleiman anunció la renuncia por la televisión nacional poco después del anochecer.

"En estas circunstancias difíciles que atraviesa el país, el presidente Hosni Mubarak ha resuelto dejar su puesto como presidente de la república. Ha encargado al consejo de las fuerzas armadas que dirija los asuntos de estado", dijo Suleiman con aire adusto. "Dios es nuestro protector y nuestro alivio".

publicidad

El político opositor y premio Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei, cuyos simpatizantes están entre los jóvenes activistas que organizaron las protestas, dijo a The Associated Press: "Este es el mejor día de mi vida".

"El país ha sido liberado tras décadas de represión", agregó y dijo que espera una "hermosa" transición.

Mubarak había intentado aferrarse al poder al ceder algunas atribuciones a Suleiman sin abandonar la presidencia, pero una explosión de protestas el viernes rechazó esa decisión y al parecer impulsó a las fuerzas armadas a obligarlo a renunciar.

Cientos de miles de personas marcharon en El Cairo, Alejandría y otras ciudades mientras los soldados observaban. Los manifestantes asediaron los palacios presidenciales y la televisión estatal. El gobernador de una provincia sureña se vio obligado a huir.

Crece la revuelta

En el momento en que se conoció la noticia de su partida, más de un millón de personas manifestaban en todo Egipto en celebración.

Mubarak había anunciado el jueves que permanecía en el cargo, limitándose a transferir ciertas atribuciones a Suleimán.

Un responsable egipcio de seguridad estimó en un millón el número de manifestantes movilizados en la capital, y un fotógrafo de la AFP evaluó unos 400,000 a 500,000 manifestantes en Alejandría.

publicidad

Según fotógrafos de la AFP, cerca de 200,000 personas estaban congregadas en la plaza de Tahrir de El Cairo, epicentro de las protestas, y al menos 3,000 se dirigían hacia al Palacio Presidencial en el barrio de Heliópolis.

Postura del Ejército

Antes del inicio de la multitudinaria protesta, el ejército egipcio había asegurado en un comunicado ser garante de las reformas prometidas por el régimen, al tiempo que pedía el fin de las manifestaciones.

El anuncio del ejército, leído por un presentador en la televisión pública y por un coronel ante los manifestantes reunidos frente al Palacio Presidencial, provocó una iracunda reacción de la multitud.

"¡Vete, vete!", corearon durante la oración musulmana de mediodía celebrada en la emblemática plaza Tahrir (de la Liberación) ante un predicador que no pudo contener las lágrimas.

El ejército aseguró que garantizará la organización de "elecciones libres y transparentes según las enmiendas constitucionales decididas" y lanzó una advertencia "contra todo ataque a la seguridad de la nación y de los ciudadanos".

Pero también "subrayó la necesidad de un retorno al trabajo en los establecimientos del Estado y de un retorno a la vida normal", en un esfuerzo por poner fin a la sublevación popular.

publicidad

Piden golpe

Muchos manifestantes tenían la esperanza de que los militares interviniesen para derrocar a Mubarak, de 82 años, que lleva tres décadas en el poder. Y cuando el coronel leyó el comunicado ante el Palacio Presidencial, un hombre le arrebató el micrófono para condenar el apoyo del ejército al mandatario.

"Nos han decepcionado, ustedes eran nuestra esperanza", gritó, mientras la multitud comenzaba a corear consignas pidiendo que Mubarak sea juzgado.

Los militares, que desde el inicio de la sublevación contra el régimen no han intervenido contra los manifestantes, protegían con ayuda de tanques los cada vez más numerosos puntos de El Cairo tomados por los participantes en las marchas en el denominado Viernes de la Cólera.

Según testigos, varios soldados abandonaron sus armas y uniformes para unirse a las manifestaciones.

"Se unieron a la multitud sonriendo y cantaron eslóganes a favor de la caída del régimen", declaró a la AFP uno de esos testigos, Omar Gamal, un estudiante.

Amenaza de violencia

El premio Nobel de la Paz y ex director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Mohamed ElBaradei expresó su alarma por la posibilidad de una escalada de la violencia, advirtiendo que Egipto va a "estallar".

Los enfrentamientos entre los manifestantes pro y anti Mubarak, así como con la policía, causaron unos 300 muertos hasta ahora según Naciones Unidas.

publicidad

Tras el discurso de Mubarak del jueves, prosiguió la presión internacional para que las reformas democráticas sean inmediatas.

El presidente norteamericano Barack Obama afirmó que "el gobierno egipcio debe mostrar un camino creíble, concreto e inequívoco hacia una democracia genuina" y recalcó que las autoridades egipcias no deben apelar a la "represión o la brutalidad".

En su discurso del jueves, Mubarak advirtió que nunca aceptará "órdenes del extranjero".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Like most children in this country, Arlette Espaillat is fighting to improve her reading comprehension skills. This is especially difficult for Arlette: she moved to the US from the Dominican Republic only two years ago, and she cannot yet read at the level that experts recommend for her grade. Here is her story.
publicidad