publicidad

"Renacen" víctimas de Fritzl

"Renacen" víctimas de Fritzl

Hijos-nietos y madre abusada se comienzan a conocer como familia y a aclimatarse a la vida en libertad.

Privacidad

ZEILLERN, Austria - Las víctimas de Josef Fritzl, el jubilado que encerró y violó a su hija durante casi un cuarto de siglo, se comienzan a conocer como familia y a aclimatarse a la vida en libertad, aunque la adaptación de quienes vivían en el zulo es más lenta, indicó hoy el médico responsable de su recuperación.Para poder "regresar a una vida normal", Elisabeth Fritzl, de 42 años, y cinco de hijos fruto de la relación incestuosa con su padre, los médicos hicieron hoy un llamamiento a que se respete su intimidad.

"La protección de la privacidad de la familia es prioritaria", declaró Berthold Kepplinger, director de la clínica de Amstetten donde está ingresada la familia desde hace nueve días.

Asimismo, el médico quiso trasladar "un agradecimiento" de la familia por las muestras de solidaridad expresadas, pero recalcó que "se les deje en paz para que tengan la oportunidad de volver a una vida normal".

Pronóstico reservado

Kepplinger explicó también algunos detalles de la vida en común de Elisabeth, sus cinco hijos, y su madre Rosemarie, mientras que aún se encuentra en la UCI la hija mayor del incesto, Kerstin (de 19 años) que ha mejorado algo, pero que sigue muy grave y con pronostico reservado.

La familia comparte un espacio aislado del resto del edificio, de unos 70 metros cuadrados, con los cristales oscurecidos para facilitar la adaptación a la luz de los tres encerrados en el zulo, Elisabeth y su dos hijos varones, Stefan, de 18, y Felix, de cinco.

publicidad

"Hablan mucho entre ellos, algo normal para personas que no se han visto durante mucho tiempo", precisó Kepplinger, que explicó que juntos realizan ciertas tareas domésticas, como hacer la cama por las mañanas así como preparar juntos el desayuno y la cena.

Proceso de conocimiento

Elisabeth, Stefan y Felix aún siguen con su proceso de adaptación y tratan de "superar su dificultad para orientarse con el espacio", después de haber vivido en un exiguo zulo de 55 metros cuadrados.

Kepplinger explicó que para facilitar la adaptación han dotado al espacio con los elementos que ya conocían y que habían sido proporcionados desde el exterior por su padre-abuelo secuestrador.

"Tienen de nuevo un acuario, y naturalmente, los niños han recuperado sus peluches, y sus juguetes", dijo el responsable médico.

"Es esta una fase de creación del sentimiento y la imagen familiar" en que "los hermanos que no se habían visto se están conociendo por medio de juegos", agregó Kepplinger.

Felix, el menor de los hermanos, fue descrito como un niño especialmente "despierto y amigable" al que la piel se le está cambiando rápidamente a un tono normal gracias a la alimentación sana y el contacto con la luz.

No están "tan mal"

El médico aseguró que la situación de los encerrados en el sótano no es tan mala debido a que el Josef Fritzl les abasteció con píldoras de vitamina D y con una lámpara de luz ultra violeta, para paliar el efecto de la falta de luz.

publicidad

Elisabeth también ha tenido contacto con sus hijas de 14 y 15 años, "adoptadas" por Josef y Rosemarie Fritzl y que no había visto desde que tenían pocos meses.

El ritmo de adaptación de los tres encerrados es más pausado debido que "el tiempo transcurría muy lento" en el zulo, y Elisabeth necesita varias siestas para poder sobrellevar el día a día.

Mientras, Kerstin sigue en coma inducido con respiración asistida y en pronóstico reservado, según dijo Albert Reiter, jefe del equipo médico del hospital de Amstetten.

Kerstin fue hospitalizada en estado crítico el 19 de abril debido a una extraña dolencia, destapando un terrible caso de secuestro y violación que ha conmocionado al mundo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad