publicidad
Los cinco presos afganos liberados de la prisión de Guantánamo eran altos cargos del régimen talibán.

Quiénes son los cinco reos afganos liberados en Guantánamo

Quiénes son los cinco reos afganos liberados en Guantánamo

Los cinco presos afganos liberados de la prisión de Guantánamo eran altos cargos del régimen talibán.

Los cinco presos afganos liberados de la prisión de Guantánamo eran alto...
Los cinco presos afganos liberados de la prisión de Guantánamo eran altos cargos del régimen talibán.

Eran altos cargos de los talibán en Afganistán

publicidad

El Gobierno estadounidense anunció que los talibanes liberaron al único prisionero de guerra estadounidense que mantenían cautivo en Afganistán, el sargento Bowe Bergdahl, a cambio de la transferencia a Catar de cinco reclusos afganos de la prisión de Guantánamo.

Los cinco presos afganos de la prisión de Guantánamo (Cuba) eran altos cargos del régimen talibán que ejerció el poder en Afganistán entre 1996 y 2001, y entre ellos se encuentra el que fuera ministro del Interior de ese Gobierno y el jefe del Estado mayor de su Ejército.

Lee: ¿Quién es Bowe Bergdahl?

"El Gobierno de Catar nos ha dado garantías de que implementará las medidas necesarias para proteger la seguridad nacional de EE.UU.", aseguró Obama en su declaración desde la Casa Blanca.

Los cinco presos ya "están en la custodia y bajo el control de Catar y estarán sujetos a restricciones de sus movimientos y actividades", según un alto funcionario estadounidense.

Liberan a soldado estadounidense secuestrado por talibanes Univision

Si bien el Gobierno estadounidense no ha divulgado formalmente las identidades de los cinco presos, altos funcionarios estadounidenses proporcionaron los nombres a varios medios, como el diario The Washington Post o la cadena de televisión CNN.

Entre ellos se encuentra Khirullah Said Wali Khairkhwa, de 47 años, que fue ministro de Interior durante el régimen talibán, gobernador del estado de Herat y comandante militar, descrito como "directamente asociado" con el fallecido líder de Al Qaeda, Osama bin Laden, y como un "gran capo de las drogas opiáceas" en el país.

También está Mulá Mohamed Fazl, que fue comandante del Ejército talibán en la década de 1990 y se convirtió después en el jefe del Estado mayor durante el régimen. La ONU le ha acusado de haber supervisado la matanza de miles de musulmanes chiíes cerca de Kabul entre 1998 y 2001, y supuestamente tiene lazos con Al Qaeda.

publicidad

El tercer liberado es Mulá Norullah Nori, al que también se relaciona con la masacre de chiíes y que fue un alto comandante de los talibanes al comienzo de la invasión estadounidense en 2001 y gobernador de dos provincias afganas, aunque en sus interrogatorios siempre ha negado haber recibido armas o entrenamiento militar.

Abdul Haq Wasiq, otro de los liberados, fue subdirector de la inteligencia talibán y, de acuerdo con su archivo de Guantánamo, "utilizó su oficina para apoyar a Al Qaeda" y fue "central en el esfuerzo de los talibán de formar alianzas con otros grupos fundamentalistas islámicos", algo que el preso niega.

El quinto liberado es Mohamed Nabi Omari, de 46 años, que fue miembro de una célula conjunta de Al Qaeda y los talibán en una provincia del este de Afganistán, y su archivo de prisionero le describe como "uno de los líderes talibanes más significativos detenidos en Guantánamo", con lazos con la red paquistaní Haqqani.

Criticas y halagos tras intercambio

"Estos individuos en particular (los presos liberados) son terroristas de línea dura que tienen sangre de estadounidenses e incontables afganos en sus manos", dijo el republicano John McCain en un comunicado, y pidió asegurar que "nunca regresen a la lucha contra EE.UU.".

También el congresista republicano Mike Rogers criticó a Obama por "negociar con terroristas", en alusión a los talibanes.

publicidad

Por su parte la cúpula talibán recibió con entusiasmo la liberación de cinco líderes insurgentes en poder de EEUU.

"Felicitamos de corazón a toda la nación muyahidín, en particular a todas las amistades y familiares de los cinco líderes talibanes liberados y que permanecieron los últimos 13 años encarcelados en la prisión de Guantánamo", afirmaron los insurgentes en un comunicado.

La liberación sitúa en 149 el número de reclusos que permanecen en la prisión de Guantánamo, cuyo cierre fue una promesa electoral que Obama no ha cumplido debido a las trabas en el Congreso y la falta de ofertas de países para acoger a los prisioneros.

El canje forma parte de un esfuerzo más amplio de reconciliación con la comisión política de los talibanes, algo que EEUU persigue hace años para garantizar el éxito de la posguerra en Afganistán.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad