publicidad

Protestas postelectorales en Irán registran muertos y heridos.

Protestas postelectorales en Irán registran muertos y heridos.

Entre tanto, la tensión diplomática internacional crece, especialmente con el Reino Unido y Estados Unidos por "injerenecias".

¿Injerencia de EU e Inglaterra?

TEHERAN - Los violentos enfrentamientos entre seguidores y opositores del presidente de Irán han dejado al menos 13 muertos, aunque algunas agencias de noticias reportan que las víctimas podrían llegar a 19. Los heridos podrían ser más de cien.

Entre tanto, la tensión diplomática internacional crece, especialmente con el Reino Unido y Estados Unidos, al punto que el propio Ahmandineyad acusó a sus gobiernos de interferir en su país.

Antes, la prensa y los blogueros en Irán habían sido blanco de acusasiones del régimen.

Según los medios de comunicación local, el domingo las calles estaban "misteriosamente calladas" tras una semana de, protestas y riñas postelectorales en Irán, tras la reelección de Mahmud Ahmadineyad (acusado de fraude) y el posterior aval del líder supremo Alí Jamenei, quien pidió fin de la violencia.

La agencia AP citando medios estatales dijo que los muertos son 19, y agregó que las autoridades arrestaron a la hija y otros cuatro familiares del ex presidente Hashemi Rafsanjani, uno de los hombres más poderosos de Irán y que apoyó al candidato derrotado en las elecciones, hecho que desencadenó las jornadas de violencia.

Por su parte la AFP dijo que el movimiento de protesta iraní ha causado 10 muertos, pero advierte que los manifestantes de ambos bandos podrían volver a las calles el domingo.

publicidad

Pero el canal satelital en inglés de la televisión pública iraní Press-TV informó que trece personas murieron en enfrentamientos entre policías y "terroristas" el sábado en Teherán.

El presidente Ahmadinejad pidió a Estados Unidos y a Gran Bretaña que cesasen sus "injerencias" en los asuntos interiores de la República Islámica. Y el canciller iraní, Manuchehr Mottaki, volvió a arremeter contra Londres, acusando al Gobierno británico de "complotar contra la elección presidencial desde hace dos años".

Expulsan corresponsal de BBC

Gran Bretaña negó haber manipulado a los manifestantes. Pero de todos modos, el corresponsal de la BBC en Teherán recibió la orden de las autoridades iraníes de abandonar el país en 24 horas, por haber "apoyado a los agitadores" y por "dar información falsa".

Y el Ministerio de Cultura iraní amenazó a los medios de comunicación británicos con "más medidas severas" si "se siguen injiriendo en los asuntos internos" del país.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, llamó a un recuento de los votos y pidió a las autoridades de Teherán que renuncien a la violencia contra los manifestantes.

"Alemania está del lado de la gente en Irán que quiere ejercer su derecho de libre expresión y libre reunión", señaló la jefa del gobierno germano en un comunicado emitido por su oficina.

publicidad

Por ello apeló "con insistencia" a las autoridades iraníes para que permitan que sigan celebrándose manifestaciones pacíficas y no se use la violencia contra los participantes en las protestas que se suceden desde los comicios hace ya una semana.

Tensa calma en las calles

Durante la mañana, la paz reinaba en las calles del centro de Teherán, constató la AFP, como ya había ocurrido la víspera antes de que los manifestantes, que protestan contra la legalidad de la reelección del presidente Mahmud Ahamdinejad, fueran brutalmente reprimidos por las fuerzas del orden, según testigos.

Un participante en las protestas dijo a la AFP el domingo que los manifestantes planeaban reagruparse en varios puntos de la capital a mediados de la tarde.

El enfrentemiento con las fuerzas del orden -mezcla de policía antidisturbios, milicianos islamistas "basij" y grupos no identificados, a menudo en motos- fue particularmente brutal en la avenida Azadi, en el centro de Teherán, según testigos.

Varios miles de manifestantes se enfrentaron a los cañones de agua, a las cargas con porras, a los gases lacrimógenos y a los disparos con balas reales, según los testigos, de los cuales uno dijo a la AFP haber visto al menos un herido por bala en la espalda y escuchado numerosos disparos.

El Estado se defiende

El jefe adjunto de la policía iraní, Ahmad Reza Radan, aseguró a la televisión que "según las consignas, las fuerzas del orden no utilizaron ningún arma de fuego para dispersar a los agitadores". Señaló como los causantes de las muertes a los "delincuentes y agentes de la OMPI (la Organización de los Muyaidines del Pueblo Iraní) infiltrados" entre los manifestantes.

publicidad

Según la agencia oficial IRNA, el Ministerio iraní de los Servicios Secretos detuvo a miembros de este grupo de oposición en el exilio.

La prensa extranjera tiene prohibido cubrir los acontecimientos desde el lugar en el que suceden y debe recurrir a testigos.

La manifestación del sábado fue un claro desafío al guía supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, el hombre de mayor poder en Irán, que el viernes había advertido que "no cedería a la calle".

También lo fue la crítica sin precedentes que hizo Mir Hosein Musavi, conservador moderado derrotado en una elección presidencial cuyo resultado impugna, contra Jamenei, en una carta dirigida ayer al "noble pueblo iraní".

Musavi acusó al guía, sin nombrarlo, de poner en peligro el carácter republicano de la República Islámica al validar en su gran discurso del viernes la reelección de Ahmadinejad. El mensaje, disponible en el sitio internet del diario de Musavi, invita también a continuar con las manifestaciones pacíficas y sigue reclamando la anulación de la elección.

Obama hizo llamado

El presidente de Estados Unidos Barack Obama llamó este sábado al gobierno de Irán a detener "todas las acciones violentas e injustas contra su pueblo", dijo la Casa Blanca, ante crecientes tensiones postelectorales en la república islámica, publicó AFP.

publicidad

"Llamamos al gobierno de Irán a poner fin a todas las acciones violentas e injustas contra su pueblo", afirmó Obama por medio de un comunicado, en el cual sube el tono de la reacción de Washington ante los enfrentamientos en Teherán y otras ciudades tras unas elecciones contestadas por la oposición.

"El gobierno de Irán debe entender que el mundo está mirando. Lamentamos cada una de las vidas inocentes perdidas", añadió.

"Los derechos universales de reunión y libertad de expresión deben ser respetados, y Estados Unidos apoya a todos quienes buscan ejercer estos derechos", continuó Obama.

El presidente estadounidense también subrayó que el liderazgo de Irán "debe respetar la dignidad de su pueblo y gobernar por consentimiento, no bajo coerción".

Una fuente oficial declaró que Obama se "reunió reiteradamente" en la Casa Blanca con altos consejeros para dialogar sobre la situación en Irán.

En tanto, cientos de personas se reunieron este sábado frente a la Casa Blanca "en solidaridad con el pueblo iraní" para protestar contra el resultado de la elección presidencial en Irán.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad