publicidad
La toma de la embajada se produjo después de una concentración en la gran plaza Tahrir de El Cairo para exigir más reformas y más democracia, siete meses después de la caída del presidente Hosni Mubarak.

Primer ministro de Israel condena ataque a su embajada en Egipto

Primer ministro de Israel condena ataque a su embajada en Egipto

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, condenó el sábado los ataques a la embajada israelí en El Cairo y dijo que el incidente asestaba "un golpe severo a los fundamentos de la paz con Israel".

La toma de la embajada se produjo después de una concentración en la gra...
La toma de la embajada se produjo después de una concentración en la gran plaza Tahrir de El Cairo para exigir más reformas y más democracia, siete meses después de la caída del presidente Hosni Mubarak.

Gobierno de El Cairo envía blindados para proteger sede diplomática

JERUSALEN - El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, condenó el sábado los ataques a la embajada israelí en El Cairo y dijo que el incidente asestaba "un golpe severo a los fundamentos de la paz con Israel".

El ataque a la embajada en la capital egipcia obligó a la salida de todos los diplomáticos israelíes del país, menos uno, y agravó significativamente las tensiones entre los dos países vecinos, siete meses después del derrocamiento del presidente egipcio Hosni Mubarak, el principal aliado árabe de Israel, reportó The Associated Press.

Las autoridades egipcias pusieron a la policía en estado de alerta después del ataque durante la noche en el que manifestantes enfurecidos irrumpieron en la embajada israelí tras derribar una barrera de cemento en torno del edificio y dejaron atrapados a seis miembros de su personal durante horas.

publicidad

Los manifestantes arrojaron por las ventanas documentos en hebreo.

Rescate militar

The Associated Press agregó que un asistente de Netanyahu dijo el sábado que el líder israelí denunció el ataque como una "violación flagrante de las normas internacionales".

Netanyahu agradeció a las autoridades egipcias por colaborar para rescatar a los seis empleados israelíes atrapados en la embajada, según el asistente, que habló con la condición del anonimato por no estar autorizado a hablar con la prensa.

"El hecho de que las autoridades egipcias hayan actuado con determinación y hayan rescatado a nuestra gente debe ser tenido en cuenta y les agradecemos", dijo Netanyahu según el asistente. "Sin embargo, Egipto no debe ignorar el golpe severo a los fundamentos de la paz con Israel y una violación flagrante de las normas internacionales".

Despliegue de tropas

El gobierno egipcio desplegó el sábado cientos de militares y policías para proteger la embajada israelí en El Cairo, invadida en la víspera por manifestantes, tras enfrentamientos con las fuerzas de seguridad que causaron tres muertos y más de mil heridos.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, declaró en Jerusalén que se había evitado un "desastre".

"El ataque violento contra la embajada es un incidente serio pero podría haber sido peor si los amotinados hubieran podido franquear la última puerta y herir a nuestro personal", dijo Netanyahu, citado por el sitio internet Ynet.

publicidad

"Estoy contento que hayamos podido evitar un desastre y quiero agradecer al presidente Obama por su ayuda", agregó el primer ministro israelí.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, manifestó su "gran inquietud" y emplazó al gobierno egipcio a proteger la embajada, dijo la Agencia Francesa de Noticias (Afp).

El número dos de la embajada israelí permanecerá en El Cairo después de la partida del embajador Yitzhak Levanon, indicó una fuente israelí.

El ataque del viernes

La sede de la embajada de Israel, símbolo de la paz concluida en 1979 entre ambos países, pero que al mismo tiempo cristaliza la ira de una parte de la opinión pública egipcia, fue invadido por un millar de manifestantes que arrancaron la bandera israelí y arrojaron documentos por las ventanas.

Los manifestantes, equipados con martillos, barras de hierro y cuerdas, derribaron un muro de protección erigido en los últimos días delante de la sede diplomática ubicada en los altos de un edificio de veinte pisos.

En la mañana del sábado, las calles estaban aún llenas de piedras y trozos de vidrio, evidencia de la violencia de los enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, que causaron tres muertos y más de 1.000 heridos, entre ellos 300 policías.

Una cuarta persona sucumbió a un paro cardíaco, indicó una fuente sanitaria.

publicidad

En total 19 manifestantes fueron detenidos y transferidos a la justicia militar, indicó una fuente de las fuerzas de seguridad.

Envío de tanques

El sábado, varios vehículos blindados estaban delante de la sede de la embajada en el barrio de Guizeh y una treintena de carros antidisturbios se encontraban en los alrededores.

Sin embargo, salvo en algunas calles aledañas a la embajada israelí, la circulación era normal en la zona de los incidentes, donde no se veía a ningún manifestante.

El ministerio del Interior decretó la movilización general y el primer ministro Essam Charaf convocó para el sábado a una reunión de la célula de crisis del gobierno.

Según el sitio internet del diario gubernamental Al Ahram, el gobierno de Charaf tiene la intención de presentar su renuncia "por no haber podido contener las consecuencias" de las manifestaciones pro democracia del viernes.

La toma de la embajada se produjo después de una concentración en la gran plaza Tahrir de El Cairo para exigir más reformas y más democracia, siete meses después de la caída del presidente Hosni Mubarak y la toma del poder por las Fuerzas Armadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad