publicidad

Presidencia portuguesa de cumbre Iberoamericana exige restitución de Zelaya

Presidencia portuguesa de cumbre Iberoamericana exige restitución de Zelaya

La presidencia portuguesa de la XIX cumbre Iberoamericana exigió la restitución del presidente depuesto de Honduras.

Sin objeciones

ESTORIL, Portugal - La presidencia portuguesa de la XIX cumbre Iberoamericana exigió el martes la restitución de Manuel Zelaya en la presidencia de Honduras, en un comunicado que no mencionó las elecciones del domingo, al cierre de la XIX cumbre en Estoril, 15 millas al oeste de Lisboa.

Los 22 países iberoamericanos no lograron ponerse de acuerdo para emitir una declaración común sobre Honduras, por lo que se recurrió a Portugal, en su calidad de anfitrión y presidente de la reunión para referirse a la crisis del país centroamericano.

El primer ministro portugués, Jose Socrates, precisó que este comunicado fue hecho "sin objeciones de las delegaciones".

El comunicado portugués afirma que "las jefas y los jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos (...) consideran que la restitución del presidente José Manuel Zelaya en el cargo para el que fue democráticamente elegido hasta completar su periodo constitucional es un paso fundamental para el retorno a la normalidad constitucional".

Condenas al golpe

Reitera la condena al golpe de Estado y a "las graves violaciones de los derechos y libertades fundamentales del pueblo hondureño" por parte de la cumbre, a la que no asistieron ocho presidentes latinoamericanos.

Concluye afirmando que los gobernantes iberoamericanos "seguirán contribuyendo activamente en la búsqueda de una solución que permita la apertura de un diálogo nacional en Honduras y en devolver el régimen democrático al pueblo hondureño".

publicidad

También realizaron "un enérgico llamado para que cese el hostigamiento a la sede diplomática de Brasil en Tegucigalpa, que se garantice su inviolabilidad y la de las personas bajo su protección".

La canciller del depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya, Patricia Rodas, lamentó que la posición de una "minoría" de países que reconoció las elecciones del domingo impidió que la XIX Cumbre Iberoamericana emitiera una declaración final sobre la crisis en su país.

Los países que anunciaron públicamente el reconocimiento de las elecciones hondureñas fueron Costa Rica, Colombia y Panamá.

Sobre comicios en Honduras

"Estas cumbres funcionan por consenso, pero pensamos que deberían ser democráticas y que prevalezca el criterio de la mayoría, que rechaza el golpe de Estado militar" y desconoce la "farsa electoral", añadió.

Acompañada en la conferencia de prensa por representantes de Nicaragua, Bolivia, Venezuela y Ecuador, países que integran la Alianza Bolivariana (ALBA), a la que se había sumado Zelaya, Rodas lamentó que "existen unos pocos países en la región que han decidido comenzar un proceso de reconocimiento en franca alianza con Washington".

La división de los líderes regionales reunidos en Estoril sobre este tema se hizo más evidente con el comunicado emitido al margen de la cumbre por el ALBA, el organismo regional liderado por Venezuela, rechazando el resultado de los comicios hondureños, que el pasado domingo dieron la victoria al candidato Porfirio Lobo.

publicidad

"El Alba reafirma que sus gobiernos no reconocen las elecciones conducidas por el gobierno de facto en Honduras, las cuales son ilegales, ilegítimas y no pueden ser aceptadas por la comunidad internacional", dijo la resolución.

Lula se fue

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, abandonó el foro regional unas horas antes de lo previsto, oficialmente por motivos de agenda, y reconoció que era casi imposible que se aprobara un texto por unanimidad relacionado con las elecciones.

"La cumbre no está convocada para eso. La postura brasileña sigue siendo la de no reconocer el proceso electoral hondureño", afirmó antes de viajar a Ucrania.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, indicó que los países iberoamericanos, ocho de cuyos presidentes no asistieron a la cumbre, discreparon también sobre el futuro inmediato de Honduras.

"Hay diferencias en las opiniones de los distintos gobiernos sobre el futuro inmediato" y "la discrepancia ha estado en la valoración de las elecciones", explicó Zapatero en conferencia de prensa.

Zapatero reiteró que el gobierno español "ni ignora ni reconoce" los comicios hondureños, así como "la necesidad de que los pasos que exige a los actores políticos en Honduras sean conducentes a la restitución del orden democrático" con "un gran acuerdo nacional".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad