publicidad
El equipo médico a cargo de la proeza, encabezado por Mats Brannstrom.

Por primera vez, una mujer con un útero trasplantado consigue tener un hijo

Por primera vez, una mujer con un útero trasplantado consigue tener un hijo

La hazaña crea una alternativa nueva pero aún en etapa experimental para miles de mujeres en el mundo.

El equipo médico a cargo de la proeza, encabezado por Mats Brannstrom.
El equipo médico a cargo de la proeza, encabezado por Mats Brannstrom.

Nueva alternativa, pero en etapa experimental

En el primer caso de su tipo en el mundo, una mujer dio a luz a un bebé en Suecia tras recibir un trasplante de útero, informó el viernes el médico que realizó el procedimiento pionero.

La madre de 36 años recibió el útero de una amiga cercana a la familia el año pasado. Su hijo varón nació prematuramente pero bien de salud el mes pasado, y tanto él como la madre se encuentran ahora en casa y saludables. No se revelaron las identidades de la mujer y su pareja, informa The Associated Press.

"El bebé es fantástico", dijo el médico Mats Brannstrom, profesor de obstetricia y ginecología en la Universidad de Gotemburgo y de la clínica de fecundación in vitro de Estocolmo que dirigió la investigación y se hizo cargo del parto con la ayuda de su esposa, una partera. "Pero es incluso mejor ver la alegría de los padres y qué felices los ha hecho su bebé".

publicidad

Los detalles del caso se publicarán próximamente en la revista médica Lancet.

La hazaña crea una alternativa nueva pero aún en etapa experimental para algunas de las miles de mujeres que cada año buscan ayuda por no poder tener hijos debido a que su útero les fue extirpado ante un cáncer o a que nacieron sin uno. Antes de que este caso demostrara que el procedimiento puede funcionar, algunos expertos habían puesto en duda si un útero trasplantado sería capaz de sustentar un feto.

Otros han cuestionado si un paso tan extremo "costoso y cargado de riesgos médicos" sería incluso una opción realista para muchas mujeres.

Sin embargo, para los orgullosos padres, los años de estudio y experimentación bien valieron la espera.

"Fue una travesía complicada por años, pero ahora tenemos un bebé increíble", dijo el padre en una entrevista telefónica. "Es mucho muy lindo y ni siquiera llora, sólo susurra". El hombre dijo que él y su esposa, ambos atletas de competencias, estaban convencidos que el procedimiento funcionaría, pese a su carácter experimental.

Nace una esperanza

Este caso frece esperanzas a las mujeres que no pueden tener hijos por haber nacido sin útero, tener una malformación o haber sufrido una ablación del útero debido a un cáncer o a una hemorragia en un embarazo anterior. Y podría evitar en algunos casos el recurso a un vientre de alquiler, añade la Agencia France Press.

publicidad

En París, el profesor René Frydman, padre científico del primer bebé probeta francés, ha acogido "con entusiasmo" esta "etapa" comparable a la del "trasplante de corazón para las patologías cardiacas".

Este "éxito se basa en más de diez años de investigaciones intensivas con animales y de entrenamiento quirúrgico de nuestro equipo y crea la posibilidad de tratar a buen número de mujeres jóvenes en el mundo que sufren de infertilidad uterina", explica en la revista el profesor Brännström.

"Además, hemos demostrado la viabilidad del trasplante de útero de una donante viva, aun cuando ésta sea menopáusica", destaca.

La mujer tratada, que tenía intactos los ovarios, era capaz de producir óvulos que fueron fecundados por las técnicas de fecundación in vitro (FIV) antes del trasplante. Lo cual permitió disponer de once embriones congelados.

Un año después del trasplante de útero, los médicos transfirieron un solo embrión al útero trasplantado y obtuvieron un embarazo.

"Hemos observado un solo episodio de débil rechazo durante el embarazo, tratado con corticoesteroides, y la mujer trabajo a tiempo completo hasta la víspera del parto", subrayó Brännström.

El crecimiento del feto y la irrigación sanguínea vía las arterias uterinas y el cordón umbilical fueron normales las 31 primeras semanas del embarazo.

publicidad

Pero la mujer fue hospitalizada la semana 31ª debido a una eclampsia (patología marcada sobre todo por una hipertensión y que representa un riesgo para el feto) y se le practicó una cesárea.

La mamá es una de las nueve mujeres suecas que aceptaron un trasplante de útero de donantes vivas en 2013. Como siete de ellas, presentaba el síndrome MRKH, que conduce a la ausencia, total o parcial de vagina y útero. Dicha circunstancia afecta a una de cada 5,000 mujeres al nacer.

En el Reino Unido, se estima que son más de 12,000 las mujeres en edad de procrear que presentan factores de infertilidad de origen uterino, recuerda The Lancet.

Intentos anteriores fallidos

Antes de esta proeza médica se habían llevado a cabo otros intentos de trasplantes con úteros de donantes vivas o no, pero fracasaron.

La primera vez, en Arabia Saudita en 2000, fracasó al cabo de tres meses por necrosis del útero de la paciente.

Otro en Turquía en 2011, realizado con un útero de donante fallecida, permitió un inicio de embarazo que acabó en aborto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad