publicidad

Policía permanece atenta para detener a Julian Assange

Policía permanece atenta para detener a Julian Assange

La policía permanecía alerta para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, si llegara a salir de la embajada de Ecuador en Londres.

Fuera de su alcance

La policía permanecía alerta para detener al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, si llegara a salir de la embajada de Ecuador en Londres, pero las autoridades reconocieron que está fuera de su alcance mientras permanezca en el interior.

La cancillería británica dijo que Assange está "fuera del alcance de la policía". Agregó que está en conversaciones con Ecuador para resolver la situación.

¿Julián Assange será aceptado en Ecuador? Opina en los Foros.

Assange está refugiado en la sede diplomática ecuatoriana en Londres desde el martes y ha pedido asilo político en el país sudamericano, anunció el canciller Ricardo Patiño.

En un breve comunicado difundido en Londres, Assange dijo que "estoy agradecido al embajador ecuatoriano y el gobierno de Ecuador por considerar mi solicitud".

Assange ha estado peleando su extradición a Suecia, donde la justicia quiere interrogarlo sobre las denuncias de abuso sexual presentadas por dos mujeres.

El australiano de 40 años niega las acusaciones y dice que la extradición pudiera ser el primer paso en esfuerzos para enviarle a Estados Unidos, donde él asegura que ha sido acusado secretamente su papel en la revelación de 250 mil documentos del Departamento de Estado.

La embajada de Ecuador dijo el martes que Assange "seguirá en la embajada, bajo la protección del gobierno ecuatoriano" mientras se estudia su solicitud.

publicidad

"La decisión de considerar la solicitud del señor Assange de asilo protector no debería de ninguna manera ser interpretada como una intromisión del gobierno de Ecuador en los procesos judiciales tanto del Reino Unido como de Suecia", agregó el comunicado.

Según la policía, Assange ha violado las condiciones de su libertad vigilada, que incluyen el toque de queda nocturno, y se "encuentra ahora bajo orden de detención". Los agentes fueron estacionados el miércoles frente a la embajada ecuatoriana londinense.

Tras su detención en Londres

La Secretaría de Relaciones Exteriores ha sostenido que Assange sigue en el centro.

"Intentaremos trabajar con las autoridades ecuatorianas para solucionar la situación lo antes posible", indicó en una declaración.

Ecuador dijo que Assange "continuará en la embajada, bajo la protección del gobierno ecuatoriano", mientras Quito considera el caso.

Assange fue detenido en Londres en diciembre del 2010 a pedido de Suecia. Desde entonces se ha opuesto a la extradición al país escandinavo, que busca interrogarlo por los presuntos abusos sexuales de dos mujeres en el 2010.

Negó las afirmaciones y dijo que su caso tiene motivaciones políticas. Además, sostiene que la extradición podría ser su primer paso para ser extraditado a Estados Unidos, donde está acusado de publicar 250 miml cables del Departamento de Defensa.

publicidad

Preguntado sobre el caso en una conferencia de prensa en Ginebra, la embajadora estadounidense ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU Eileen Chamberlain Donahoe dijo que Assange no es una víctima.

"No creo que sea enjuiciado por su uso de la internet", agregó.

Assange se ha quedado sin alternativas legales en Gran Bretaña, donde la Corte Suprema afirmó la semana pasada que debería ser extraditado a Suecia.

La abogada activista Helena Kennedy, ex integrante del equipo legal de Assange, dijo que quizá intente llegar a un acuerdo con Suecia para obtener garantías de que no será extraditado a Estados Unidos.

Agregó que con dichas garantías, Assange podría ir voluntariamente a Suecia.

Un ciberguerrero cada vez más aislado

Fugitivo y cada vez más aislado, Julian Assange enturbió un poco más su imagen de ciberguerrero de la información y paladín de la transparencia tras refugiarse en la embajada de Ecuador en Londres.

Desde que se entregó a Scotland Yard en diciembre de 2010, el fundador de WikiLeaks, una web especializada en filtraciones, siempre se presentó como víctima de "persecuciones" en su combate para "liberar a la prensa" y "desenmascarar los secretos y abusos de Estado".

Se declaró "amenazado de muerte", denunció un "boicot económico", habló de un complot urdido por las autoridades estadounidenses para deportarlo a Guantánamo, vía Estocolmo.

publicidad

¿La razón? WikiLeaks es la pesadilla de Washington desde la difusión de cientos de miles de documentos estadounidenses, mensajes militares secretos sobre las guerras de Irak y de Afganistán y cables diplomáticos confidenciales.

Assange, de 40 años, se dice "abandonado" por su país de origen, Australia. Critica la constancia de los tribunales británicos en querer enviarlo a Suecia para responder a las acusaciones --infundadas según él-- de violación y agresión sexual denunciadas por dos mujeres.

Desde hace tres semanas, sin embargo, el carismático comunicador parecía haber dejado el primer plano.

No asistió a la vista en la que la Corte Suprema británica rechazó su última apelación el 14 de junio, perdiéndose de paso una cita con la prensa y un puñado de admiradores.

Su última aparición pública se remonta al 25 de mayo. Extrañamente, apareció con la cara oculta bajo una máscara de Anonymous. Con este comentario sibilino: "Más vale que os acostumbréis. Es tal vez mi última aparición pública".

La primera que aplaudió su solicitud de asilo fue su madre, Christine. "Buen trabajo chaval", dijo desde Australia, tildándolo de "prisionero político".

Assange también puede contar a priori con el respaldo del presidente ecuatoriano. Cuando lo entrevistó en abril, Rafael Correa, dijo estar ante un hombre "perseguido, calumniado, linchado mediáticamente" después de haber puesto "en jaque" a Estados Unidos.

publicidad

"Hombre del Año"

La entrevista se enmarcaba en una serie de programas políticos polémicos en la cadena de televisión internacional rusa proPutin RT. El primer invitado, el líder del movimiento chiita libanés Hasán Nasralá, aprovechó este espacio para reafirmar su apoyo al régimen sirio de Bashar al Asad implicado en una sangrienta represión.

Los detractores de Assange vieron en esta iniciativa mediática una prueba más de la desnaturalización de su "combate por la verdad" en su cruzada antiestadounidense. Una crítica formulada por varios "disidentes" de WikiLeaks, entre ellos el exportavoz alemán de la organización Daniel Domscheit-Berg.

Recluido en la embajada de Ecuador, el australiano de pelo blanco y sonrisa a menudo sarcástica vuelve a una cierta clandestinidad. Como cuando evitaba dormir dos noches consecutivas en el mismo lugar, o cambiaba continuamente los 'chips' de su teléfono para borrar su rastro.

Fue "Hombre del Año" para la revista norteamericana Time, y recibió premios de defensores de los derechos humanos. Pero hoy, el hombre que presume de haber inventado "el primer servicio de inteligencia del pueblo al mundo" parece estar un poco solo.

La mayoría de los medios que lo apoyaron difundiendo sus primicias tomaron distancias. Cambió varias veces de abogados, se enfadó con su editor, que terminó por sacar una autobiografía "no autorizada". "Tal vez sea un falócrata, pero no violador", dice Assange en el libro.

publicidad

En su combate para existir mediáticamente, llegó a poner voz a su propio personaje en la serie de dibujos animados estadounidense Los Simpson, en un ejercicio de autocrítica poco habitual en él.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad