publicidad

Policía nigeriana corrigió datos de matanza de cristianos en poblado de Jos

Policía nigeriana corrigió datos de matanza de cristianos en poblado de Jos

La policía desmintió el balance de 500 muertos en la masacre de cristianos del fin de semana pasado en Nigeria.

La nueva cifra

JOS - La policía desmintió el miércoles el balance de 500 muertos en la masacre de cristianos del fin de semana pasado en Nigeria, que estableció en 109 víctimas, mientras que el papa Benedicto XVI condenó la "atroz violencia" que ni siquiera perdona "a los niños indefensos".

"El balance de víctimas es de 109. Es una cifra real e indiscutible", afirmó Ikechukwu Aduba, jefe de policía del estado de Plateau, donde se encuentra Jos, en una conferencia de prensa.

Al día siguiente de la matanza, un funcionario del estado de Plateau, Dan Majang, había anunciado "al menos 500 muertos", una cifra que, según Aduba, fue "fabricada".

El jefe de policía aclaró que el recuento de los muertos había sido hecho en presencia de médicos forenses y funcionarios gubernamentales.

Otras fuentes locales anunciaron un balance que oscila entre 200 y 400 víctimas mortales.

Posible manipulación

Es "extremadamente difícil" obtener balances detallados en ese tipo de situación, recordó el investigador francés Marc Antoine Pérousse y advirtió contra los riesgos de "manipulación" por grupos rivales.

Varios especialistas advirtieron sin embargo contra una interpretación religiosa de las matanzas, recordando que la cuestión de la tierra y el reparto de los recursos eran las principales causas de los conflictos en la región.

publicidad

Aduba dijo además que 49 personas de la etnia musulmana fulani serían inculpadas por esa matanza, perpetrada contra cristianos de la etnia berom.

Los detenidos "confesaron que habían participado en una operación de represalias" después de haber sido atacados por los granjeros berom, dijo el jefe de la policía.

Algunos participaron voluntariamente en la matanza, mientras que otros lo hicieron por dinero, agregó Aduba, que precisó que serán acusados de homicidio voluntario y complot.

Decenas de arrestos

Por otra parte, 151 berom fueron detenidos en estos últimos días por "posesión ilegal de armas", dijo el jefe policial.

"Habían decidido hacer justicia por mano propia y movilizarse para proteger a su comunidad", explicó Aduba.

En el estado de Plateau, las diferentes comunidades organizaron sus propias milicias de autodefensa y los observadores temen que se desencadene un ciclo infernal de ataques y represalias.

El miércoles, la situación estaba tranquila en la región de Jos, bajo la vigilancia de las patrullas del ejército.

El martes hubo un movimiento de pánico en un barrio de las afueras de la ciudad de Jos, donde los habitantes aterrorizados se refugiaron en un cuartel policial huyendo de enfrentamientos entre fulani y berom.

En la mirilla

El papel del ejército el día de la matanza sigue siendo muy discutido.

El estado de Plateau está en parte bajo control del ejército desde enero pasado, cuando se registró la anterior matanza, en la que murieron 300 musulmanes, y está en vigencia un toque de queda de las 18:00 horas a las 06:00 del día siguiente.

publicidad

"La matanza podría haberse evitado", afirmó el martes pasado el gobernador del estado Jonah Jang, acusando a los jefes militares de haber ignorado las señales de alerta.

"El ejército debe hacer cesar la carnicería en Plateau. Si no son capaces, deben irse", declaró Jang en Abuja.

Condena papal

El papa Benedicto XVI denunció este miércoles "la atroz violencia que ensangrienta Nigeria" y que no perdona "ni siquiera a los niños indefensos", tras las matanzas perpetradas contra cristianos el pasado fin de semana pasado cerca de Jos (centro).

"Mi más sentida condolencia a las víctimas de la atroz violencia que ensangrienta Nigeria y no ahorra ni siquiera a los niños indefensos", declaró el Papa en un llamado durante la audiencia general en el Vaticano.

El pontífice condenó "la violencia que no resuelve los conflictos y que aumenta las consecuencias trágicas" y pidió a los responsables civiles y religiosos que "garanticen la seguridad y la coexistencia pacífica de toda la población".

El jefe de la Iglesia católica manifestó su "cercanía a los religiosos y fieles nigerianos para que unidos en la esperanza sean auténticos testigos de reconciliación".

Primeros datos

Según las primeras informaciones, más de 500 habitantes de aldeas cristianas murieron en los ataques perpetrados el fin de semana por ganaderos musulmanes en tres aldeas al sur de Jos, capital del estado de Plateau.

publicidad

El ataque fue cometido por ganaderos de la etnia fulani, de mayoría musulmana, contra los berom, una etnia sedentaria que profesa la fe cristiana.

En tres horas, las víctimas, entre las que había mujeres y niños, fueron masacradas a machetazos y quemadas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad