publicidad

ONU pide ayuda para Birmania

ONU pide ayuda para Birmania

El organismo mundial pidió $187 millones para asistir como mínimo a 1.5 millones de personas afectadas por el ciclón Nargis.

Ayuda para 3 meses

NACIONES UNIDAS/RANGÚN - La Organización de las Naciones Unidas pidió el viernes $187 millones para asistir como mínimo a 1.5 millones de personas afectadas por el ciclón Nargis, que azotó a Myanmar hace ocho días.

El devastador tifón habría matado a unas 100 mil personas y desaparecidas a más de 41 mil en la costa suroeste de Myanmar (antigua Birmania), y arrasado con las principales plantaciones de arroz del país.

Expresa aquí tu solidaridad

La cantidad requerida "es lo que 10 agencias de Naciones Unidas y nueve organizaciones no gubernamentales que trabajan con ellas necesitan para brindarles ayuda" a los cientos de miles de sobrevivientes de Nargis "durante los próximos tres meses", dijo la agencia en un comunicado.

La Oficina de Coordinación para Asuntos Humanitarios (OCHA) afirmó que el gobierno birmano estableció un Comité de Emergencia liderado por el Primer Ministro, y que ha prometido asignar aproximadamente $5 millones a las operaciones de socorro.

El viernes, la ONU y la Cruz Roja Internacional advirtieron que la situación en la zona afectada por el ciclón es de extrema gravedad y urgieron al gobierno birmano y a la comunidad internacional agotar esfuerzos para socorrer a las víctimas y evitar una catástrofe todavía mayor. Ayuda en suspenso

Durante unas horas y en señal de protesta contra el impedimento de Birmania de autorizar el ingreso de socorristas internacionales, OCHA suspendió el viernes la ayuda humanitaria, pero luego la reanudó cuando la junta militar anunció cambios en sus políticas, aunque todavía con severas restricciones para el ingreso de trabajadores humanitarios.

publicidad

El Coordinador de la ONU para Ayuda de Emergencia, John Holmes, reiteró que "la prioridad tiene que continuar siendo hacer todo lo que podamos para llegar a la gente que se encuentra en el terreno en condiciones desesperadas".

Holmes aclaró que la suma pedida para los primeros tres meses y para asistir a un mínimo de 1.5 millones de personas constituye una estimación preliminar, porque a ocho días de la tragedia no se tiene una idea exacta de su escala.

Lo que sí se sabe, agregó, es que la magnitud del desastre es tal que el país necesita asistencia internacional para dar una respuesta rápida y coherente.

Birmania cede

A su vez, el embajador de Myanmar ante la ONU, Kyaw Tint Swe, aseguró que su país está dispuesto a aceptar toda la ayuda que se le brinde sin importar de donde venga.

Como ejemplo dijo que su gobierno ha aceptado el ofrecimiento de Estados Unidos, y el lunes tiene previsto arribar un vuelo con asistencia estadounidense.

"Lo que necesitamos con urgencia es insumos médicos, alimentos, ropa, generadores de electricidad, materiales para albergues de emergencia, así como asistencia financiera", declaró el diplomático birmano.

Horas más tarde, el sábado, el régimen militar de Mianmar distribuyó ayuda internacional, pero sobre las cajas pegó fotos de los generales gobernantes, en medio de un referendo sobre una nueva Constitución que podría afianzar el poder de la junta castrense.

publicidad

Inacción sería fatal

El Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a las autoridades de Myanmar a permitir la entrada de ayuda y trabajadores humanitarios en el país y advirtió que la inacción ante el desastre podría ser fatal.

"Si no se toman las medidas apropiadas, los efectos de esta tragedia a mediano plazo serán aún más catastróficos", apuntó.

Ban Ki-moon también pidió poner fin a las diferencias políticas para afrontar los inmensos retos que Birmania tiene por delante. "La sobrevivencia de mucha gente está en juego", indicó.

Ayuda confiscada

Pese a los reiterados llamados de la ONU para asistir cuanto antes a los cientos de miles de sobrevivientes del ciclón Nargis, un cargamento de galletas energéticas destinadas a alimentar a unas 95 mil personas sigue confiscado por los servicios de aduanas en el aeropuerto de Rangún, señaló el sábado el portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA).

Más de 24 horas después de que la ayuda aterrizara en Birmania, ésta todavía se encuentra lejos de alcanzar los 1.5 millones de personas que corren el riesgo de enfermarse o sufrir hambruna en las zonas más afectadas por el ciclón, según el portavoz del PMA basado en Bangkok, Marcus Prior.

"Lo que sé es que (la ayuda) todavía no ha llegado a las manos (de los agentes humanitarios) pero estamos trabajando contrarreloj para acceder a ella", declaró Prior.

publicidad

"Contamos con gente que sabe cómo trabajar en esta situación", agregó.

No van a renunciar

Explicó que las galletas fueron descargadas del avión, que éste partió de Rangún y que las negociaciones con la junta militar prosiguen para que los agentes de aduanas dejen pasar el cargamento.

"Es frustrante pero esto no significa que vayamos a arrojar la toalla y abandonar. Al contrario, trabajaremos más duramente", subrayó el portavoz.

Otros dos aviones, cargados con comida, medicamentos y otra ayuda de primera necesidad, llegarán el sábado a Rangún.

El PMA suspendió brevemente el viernes sus vuelos humanitarios ante las restricciones "inaceptables" impuestas por la junta militar.

Panorama desolador

Pero Prior declaró el sábado que la agencia está determinada a hacer llegar la ayuda y a trabajar con el gobierno para su distribución, siempre y cuando pueda asegurarse de que ésta alcance a las personas más necesitadas.

Otro avión fletado por Médicos Sin Fronteras tiene previsto aterrizar en Birmania durante el sábado.

Las autoridades birmanas dieron a conocer el sábado un nuevo recuento de víctimas del ciclón Nargis que aumentó el número de muertos a 23,335 y revisó a la baja el número de desaparecidos, fijándolos en 37,019.

Organismos internacionales, sin embargo, mantienen la cifra de 100 mil muertos y más de 41 mil desaparecidos.

publicidad

Reportan éxitos

La Cruz Roja Internacional informó que sus acciones de asistencia a las poblaciones afectadas por el ciclón se estaban llevando a cabo "con éxito", a pesar de las dificultades burocráticas y de logística del país.

"Mantenemos discusiones con las autoridades (birmanas), y hasta ahora se han mostrado muy cooperativas", señaló Michael Annear, de la Federación Internacional de Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

Un avión de la Cruz Roja aterrizó el jueves por la noche en Rangún con cinco toneladas de equipamiento de urgencia. Un segundo cargamento tendría que llegar el sábado.

PMA escéptico

El director del PMA para Asia, Tony Banbury, explicó que estaba previsto supervisar la distribución de la ayuda de $115 millones a las víctimas, aunque se mostró escéptico.

"Me preocupa que, por un lado, anunciemos el lanzamiento de una operación de $115 millones y, por otro, no podamos entregar 38 toneladas de galletas", precisó Banbury, refiriéndose a la carga de dos aviones que llegaron el viernes a Rangún y que todavía no ha sido repartida.

Los militares birmanos -que ejercen un férreo poder en uno de los países más pobres y aislados del planeta desde hace casi 50 años- pretenden manejar ellos solos las ayudas materiales y financieras de millones de euros prometidas por la comunidad internacional.

publicidad

Francia envió barco

Francia anunció el sábado el envío de un barco de la Marina encargado con 1,500 toneladas de productos y materiales, que podría llegar "miércoles o jueves" de la semana entrante, precisó su canciller, Bernard Kouchner.

Según el último balance oficial provisional, Nargis, que azotó el fin de semana pasado amplias regiones del sur de Birmania, causó cerca de 23 mil muertos y más de 42 mil desaparecidos, mientras otras estimaciones, como la de un diplomático estadounidense en Rangún, cifran en más de 100 mil las víctimas del ciclón.

Celebran referendo

Pese a la catástrofe, los militares siguen adelante con la organización de un referéndum sobre una nueva Constitución este sábado.

Sólo atrasaron esa consulta al 24 de mayo en los municipios más afectados por el ciclón e incluso hicieron un nuevo llamamiento el viernes a la población para que vote "sí".

Atacan convoy

Un convoy de ayuda humanitaria destinada a las víctimas del ciclón Nargis en Birmania fue atacado y saqueado por miembros de una organización paramilitar afín al régimen, y que participó en la represión de las protestas del pasado septiembre.

Armados con porras y cuchillos, varios integrantes de 'Swan Ar Shin', una "milicia patriótica" financiada por la Junta Militar, asaltaron los vehículos de una ONG no identificada y se apropiaron de parte del arroz que iban a repartir a los damnificados.

publicidad

Testigos citados por la publicación disidente The Irrawaddy indicaron que el suceso tuvo lugar hace dos días en el municipio de Thanlyin, al sur de Rangún, la mayor ciudad del país.

Exigen pedir permiso

Los matones no se llevaron todo el alimento, pues quisieron dejar un poco para la Asociación para el Desarrollo y Solidaridad de la Unión (USDA), la milicia proguberamental más relevante y que desea convertirse en partido político para presentarse a las elecciones que el Gobierno birmano ha anunciado para 2010.

Un cooperante afirmó que deben pedir permiso y entregar parte de los víveres al USDA si quieren acceder a las zonas afectadas.

La USDA, una milicia de unos 24 millones de afiliados auspiciada por la Junta Militar, es empleada por ésta para intimidar a opositores y colaboró activamente en la represión de las protestas a favor de la democracia del pasado septiembre.

Carrera de fechorías

Los miembros de la milicia pro gubernamental patrullan las calles de las principales ciudades del país, armados con porras y varas para golpear a monjes, estudiantes u otros activistas, y habitualmente organizan actos "espontáneos" de respaldo al régimen.

En 2003, varios de sus militantes participaron en un ataque contra la caravana de la líder opositora Aung San Suu Kyi, un suceso que causó más de cien muertos y llevó a la Junta Militar a poner a la Nobel de la Paz bajo arresto domiciliario.

publicidad

Oficialmente más de 23 mil personas han muerto, más de 42 mil están desaparecidas y 1.5 millones han perdido sus hogares, ocho días después del azote del ciclón, mientras el régimen sigue ocultando a la población la magnitud de la catástrofe y mantuvo la celebración del referéndum constitucional en la mitad norte del país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad