publicidad
“Potenciales terroristas usan la última tecnología de la comunicación para llegar a una audiencia mundial de forma relativamente anónima y a un coste bajo”, explicó en rueda de prensa en la capital austríaca, el director de la ONUDD, Yuri Fedotov.

ONU menciona "posible genocidio" en El Congo

ONU menciona "posible genocidio" en El Congo

La ONU considera que los ataques de fuerzas ruandesas contra refugiados hutus en República Democrática del Congo podrían ser calificados de "genocidio".

“Potenciales terroristas usan la última tecnología de la comunicación pa...
“Potenciales terroristas usan la última tecnología de la comunicación para llegar a una audiencia mundial de forma relativamente anónima y a un coste bajo”, explicó en rueda de prensa en la capital austríaca, el director de la ONUDD, Yuri Fedotov.

Informe revive heridas que nunca fueron sanadas

GINEBRA - La ONU considera que los ataques de fuerzas ruandesas contra refugiados hutus en República Democrática del Congo de 1993 a 2003 podrían ser calificados de "genocidio" por un tribunal, en un informe publicado el viernes, contra el que ya se alzaron Burundi, Ruanda y Angola.

El documento sostiene que "los ataques aparentemente sistemáticos y generalizados (...) contra numerosos refugiados hutus ruandeses y contra civiles hutus (...) revelan numerosos elementos abrumadores que, de ser probados ante un tribunal competente, podrían calificarse de crimen de genocidio".

"Esos ataques se llevaron a cabo en todas las localidades donde el AFDL/APR (Alianza de Fuerzas Democráticas por la Liberación del Congo-Kinshasa/Ejército Patriótico Ruandés) localizó a refugiados, en una vasta extensión territorial", prosigue el informe sobre las atrocidades cometidas en la RD Congo (ex Zaire).

publicidad

Los hutus habían huido al Congo cuando los rebeldes del Frente Patriótico Ruandés (FPR) tomaron el poder en Kigali en 1994, poniendo fin a un genocidio que había provocado el exterminio de unas 800.000 personas, principalmente de la minoría tutsi, según estimaciones de la ONU.

Más de 600 denuncias

El informe, de más de 500 páginas, examina 617 denuncias graves de casos que costaron la vida a decenas de miles de civiles en el ex Zaire, entre marzo de 1993 y junio de 2003 y en particular durante los conflictos bélicos de 1996-1998 y 1998-2001, que involucraron a varios países de la región de los Grandes Lagos de Africa.

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, indicó que antes de la divulgación del informe hubo "discusiones intensas" con seis países de la región para determinar si "las fuerzas armadas ruandesas y sus aliados locales pudieron cometer acciones que puedan constituir crímenes de genocidio".

Pero "el informe señala que ese asunto sólo puede ser zanjado por un tribunal competente", agrego Pillay.

Exigen justicia

En Nueva York, el embajador de República Democrática de Congo ante la ONU, Ileka Atoki, reclamó "justicia" en nombre de las víctimas de las matanzas.

Ruanda y Angola, en cambio rechazaron "categóricamente" el informe.

Ruanda acusó a los autores del texto de suscribir a la "teoría del doble genocidio", que equipara las matanzas de refugiados hutus ruandeses en RD Congo de 1996-1997 con el genocidio perpetrado en Ruanda contra los tutsis en 1994 por el régimen extremista hutu entonces en el poder.

publicidad

El canciller angoleño, Assunçao Sousa Anjos, se dijo "particularmente indignado (...) por acusaciones dirigidas contra un país que ha hecho enormes esfuerzos para frenar la ola de violencia armada cuyo principal blanco era la población civil congoleña".

Angola envió tropas durante la segunda guerra del Congo, en 1998, para ayudar a Laurent Desiré-Kabila a rechazar a las tropas de Ruanda y Uganda.

Que revisen el informe

Pillay instó a todos los países citados a "examinar atentamente" el informe, a fin de que los autores de las atrocidades comparezcan ante la justicia. "Los millones de víctimas congoleñas de las atrocidades cometidas por una amplia gama de autores no merecen menos que eso", agregó la funcionaria de la ONU.

La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional consideró la publicación de este informe como "el inicio de un proceso", pero estimó que se necesitan "acciones concretas" para que los culpables rindan cuentas por sus actos.

"A menos que los autores (de las matanzas) sean considerados criminalmente responsables y se establezca la verdad sobre las violaciones de derechos humanos, no se alcanzará la paz y la estabilidad en la región de los Grandes Lagos", declaró Salil Shetty, secretario general de la organización en un comunicado difundido en Londres.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad