publicidad
Estados Unidos movilizó hacia Corea del Sur el portaaviones USS George Washington, que se encontraba estacionado frente a las costas de Japón.

Obama se compromete a defender a Corea del Sur

Obama se compromete a defender a Corea del Sur

El presidente Barack Obama prometió el martes que Estados Unidos defenderá a Corea del Sur después de lo que la Casa Blanca consideró un ataque de provocación de Corea del Norte sobre su vecino.

Estados Unidos movilizó hacia Corea del Sur el portaaviones USS George W...
Estados Unidos movilizó hacia Corea del Sur el portaaviones USS George Washington, que se encontraba estacionado frente a las costas de Japón.

Washington y Seúl realizarán ejercicios navales conjuntos

WASHINGTON - El presidente Barack Obama prometió el martes que Estados Unidos defenderá a Corea del Sur después de lo que la Casa Blanca consideró un ataque de provocación de Corea del Norte sobre su vecino.

Con opciones limitadas, Estados Unidos buscó una respuesta diplomática en vez de una militar a uno de los enfrentamientos más ominosos entre las dos Coreas en décadas.

"Corea del Sur es nuestro aliado. Lo ha sido desde la Guerra de Corea", dijo Obama en sus primeros comentarios sobre el bombardeo de Corea del Norte el martes a una isla surcoreana. "Y nosotros afirmamos firmemente nuestro compromiso con la defensa de Corea del Sur como parte de esa alianza".

publicidad

En una estrategia encaminada a evitar cualquier agravamiento de las hostilidades, Estados Unidos no modificó el despliegue de ninguno de sus 29,000 soldados instalados en Corea del Sur ni hizo ningún otro movimiento militar después de que Corea del Norte disparó una andanada de proyectiles sobre la isla, desencadenando un duelo de artillería entre ambas partes.

Opciones reservadas

El presidente, en declaraciones a la cadena de televisión ABC News, no quiso especular cuando se le preguntó acerca de sus opciones militares. Sin embargo, se esperaba que el mandatario se comunicara por vía telefónica con su colega surcoreano, Lee Myung-bak, el martes en la noche.

Previamente Obama se reunió con sus principales asesores de seguridad nacional para analizar los próximos pasos a seguir.

Washington tiene relativamente pocas opciones cuando se trata de enfrentar al gobierno de Pyongyang. La acción militar es especialmente poco llamativa, ya que la impredecible Corea del Norte posee armas nucleares, así como un enorme ejército permanente.

Además, el país opera en gran medida fuera del sistema de las instituciones financieras internacionales y diplomáticas que Estados Unidos ha utilizado para presionar a otros países hostiles, entre ellos Irán.

Crece la inquietud

Corea del Norte también ha resistido la presión de su principal aliado, China, que parece estar nervioso por los indicios de inestabilidad en su vecino.

publicidad

"Condenamos enérgicamente el ataque y estamos pidiendo a la comunidad internacional que se una para presionar a Corea del Norte", dijo Obama en la entrevista con ABC, citando específicamente la necesidad de la ayuda de China.

Obama dijo que todas las naciones de la región deben saber que "esto es una amenaza grave y en desarrollo".

Un funcionario gubernamental afirmó el martes en la noche que funcionarios estadounidenses en Washington y en Beijing están exhortando a China para que condene el ataque, al argumentar que se trató de un acto que amenaza la estabilidad de toda la región, no sólo la península de Corea. El funcionario habló bajo condición de permanecer anónimo debido a lo delicado del asunto.

Ejercicios conjuntos

Estados Unidos y Corea del Sur iniciarán el domingo las maniobras militares navales conjuntas decididas el martes por los presidentes Barack Obama y Lee Myung-Bak, luego de que Corea del Norte bombardeara una isla surcoreana, indicaron fuentes estadounidenses.

En las maniobras, que se desarrollarán en el Mar Amarillo, donde se produjo el bombardeo del martes, participará el portaviones estadounidense "George Washington", anunciaron las fuerzas militares norteamericanas basadas en Corea del Sur.

Las maniobras estaban previstas antes de que se produjera "el ataque no provocado de la artillería" norcoreana, indicó un comunicado de las fuerzas norteamericanas, que destaca su compromiso con "la estabilidad regional a través de la disuasión".

publicidad

Por su parte, el ministerio surcoreano de Defensa afirmó que las maniobras "defensivas" apuntan a aumentar la disuasión contra Corea del Norte.

Aumenta la presión

Los presidentes Barack Obama y Lee Myung-bak acordaron el martes "elevar el nivel de preparación" y la realización de maniobras militares conjuntas en los "próximos días", anunció la Casa Blanca.

Ambos presidentes acordaron la realización de maniobras militares "en los próximos días para continuar la estrecha cooperación en materia de seguridad entre nuestros dos países y subrayar la fuerza de nuestra alianza y nuestro compromiso con la paz y la seguridad en la región", señaló en un comunicado la presidencia norteamericana.

Obama también aseguró a su homólogo surcoreano que Estados Unidos estaba "codo a codo" con su aliado tras el bombardeo de la isla surcoreana.

Estados Unidos y Corea del Sur habían anunciado una serie de maniobras militares después del hundimiento de un navío de guerra surcoreano, atribuido a un torpedo norcoreano por una comisión internacional.

Unas maniobras militares previstas en julio pasado en el mar Amarillo (oeste) habían sido desplazadas hacia el mar de Japón (este) después de que China protestara por la presencia de un portaaviones estadounidense.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad