publicidad

Nuevos combates sacuden a Nayaf

Nuevos combates sacuden a Nayaf

Tropas de Estados Unidos y milicianos chíitas fieles al líder rebelde Moqtada Sadr volvieron a protagonizar enfrentamientos armados en Nayaf.

"Tras una pausa, se reanudaron los enfrentamientos a las 11:15 p.m. (19:15 GMT) entre nuestros combatientes y una patrulla estadounidense cerca de la mezquita Al Zahra, en la entrada norte de la ciudad", afirmó a la Agence France Presse Hosam al Musaui, uno de los lugartenientes del jefe radical Moqtada al-Sadr.

"Los estadounidenses abrieron fuego y respondimos con armas automáticas y cohetes antitanque", agregó.

En un primer enfrentamiento, al caer la tarde, una mujer murió y otros seis civiles resultaron heridos, según una fuente médica.

"Una mujer murió y cuatro personas resultaron heridas cuando soldados norteamericanos respondieron a disparos de milicianos del Ejército del Mehdi, de (el líder rebelde chiíta) Moqtada al-Sadr", indicó un miembro del personal médico del Hospital Hakim en Nayaf.

"Un cohete RPG lanzado por los milicianos alcanzó una casa, hiriendo a dos personas, entre ellas un niño", agregó a la Agence France Presse Abbas Fadel Waddai, sin precisar el lugar exacto del tiroteo.

Este miércoles, un lugarteniente de Al-Sadr prometió "una violenta respuesta" a los estadounidenses si entraban a la ciudad santa.

Por otro lado, el bastión sunita de Faluyá volvió a ser escenario este miércoles de violentos combates, con bombardeos estadounidenses por segundo día consecutivo, pese la continuación de las negociaciones con vistas a una tregua, mientras que cuatro soldados de la coalición perdieron la vida.

publicidad

También un soldado ucraniano murió y otros dos resultaron heridos este miércoles en una emboscada cerca de la localidad de Zubadia, a unos 180 km al sureste de Bagdad, informó el ministerio ucraniano de Defensa.

El incidente ocurrió cuando tres vehículos de transporte de tropas fueron objeto de un tiroteo.

La Coalición sufrió otras dos bajas al ser atacada con cohetes una patrulla al sur de Bagdad, afirmó el general Mark Kimmitt, jefe adjunto de las operaciones militares en Irak.

"Una patrulla de la Coalición fue atacada esta mañana en Al Suwaira, al sur de Bagdad. Un soldado de la coalición murió y otro sucumbió a sus heridas, mientras un tercer soldado (herido) se encuentra en un hospital militar", explicó.

Un cuarto soldado de la Coalición, de origen estadounidense, murió este miércoles como consecuencia de las heridas recibidas la víspera en un ataque contra su vehículo al oeste de Mosul (norte), afirmó en un comunicado la Coalición.

Sin embargo, la zona más conflictiva de Irak volvió a ser este miércoles Faluyá, donde helicópteros y aviones de Estados Unidos lanzaron misiles y dispararon con armas automáticas contra varios edificios tras la reanudación de los violentos combates en el norte de la ciudad sitiada desde hace más de tres semanas por los marines, según un corresponsal de la Agence France Presse y el Ejército norteamericano.

publicidad

Pese a estos combates, el general Kimmitt afirmó en una conferencia de prensa en Bagdad que las fuerzas estadounidenses "siguen determinadas a respetar el alto el fuego y a resolver la situación pacíficamente" en Faluyá, 50 km al oeste de la capital iraquí.

Dos miembros de la guerrilla murieron en los bombardeos que se dirigieron en la noche del martes contra un vehículo y un edificio utilizados por rebeldes en Faluyá, escenario de los combates más violentos en Irak desde el inicio de la ocupación hace un año.

Un alto el fuego, firmado hace dos semanas, prevé la recolección de las armas pesadas así como también patrullas comunes entre las fuerzas de la coalición y la policía local. Estas patrullas debían comenzar el martes pero el administrador civil de Estados Unidos en Irak, L. Paul Bremer, precisó que no se iniciarán hasta el jueves.

Según los infantes de marina, la razón de esta postergación es el 67 cumpleaños de Saddam Hussein este miércoles, celebrado en algunas ciudades como Mosul.

En Mosul, cinco policías murieron y otros dos resultaron heridos este miércoles cuando tres hombres armados dispararon contra una patrulla, anunció un responsable de la policía.

Por último, el ministro australiano de Defensa, Robert Hill, quien llegó este miércoles a Bagdad para efectuar una visita de 24 horas, afirmó que la retirada de las tropas españolas de Irak podía ser interpretada por la guerrilla como una victoria.

publicidad

"Es una gran decepción porque la retirada (del contingente español) podría ser interpretada como una victoria por aquellos que se oponen al surgimiento de un nuevo Irak", declaró a la prensa Hill.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, dijo este miércoles que los operativos estadounidenses contra insurgentes están empeorando la situación en Irak y pidió negociaciones para ayudar a calmar la violencia.

"Es definitivamente momento ahora para que aquellos que prefieren la moderación y el diálogo hagan escuchar sus voces", dijo, un día después de que su enviado a Irak, Lajdar Brahimi, advirtiera que la situación de seguridad obstaculiza los planes para el futuro político de Irak.

"La acción militar violenta de una potencia ocupante contra los habitantes de un país ocupado sólo hará que las cosas empeoren", dijo en una conferencia de prensa en la sede de la ONU en Nueva York.

"No hay nada cobarde o pusilánime en este acercamiento", dijo Annan. "Se necesita coraje y determinación tenaz para trabajar por la paz en un mundo violento".

Las fuerzas estadounidenses atacaron otra vez este miércoles la ciudad iraquí de Faluyá, luego de que el presidente George W. Bush pidiera "cualquier acción que sea necesaria para garantizar la seguridad" en ese bastión musulmán sunita.

publicidad

En juego la popularidad de Bush

En tanto, más de la mitad de los estadounidenses (55 por ciento) desaprueba la acción del presidente Bush en Irak, según un sondeo del Instituto Harris Interactive divulgado el miércoles.

El 64 por ciento considera que la crisis "se agrava" para las tropas estadounidenses.

Para el 55 por ciento de los encuestados, Bush gestionó mal este tema durante los últimos meses (43 por ciento piensa lo contrario). En marzo representaban 49 por ciento los que juzgaban negativamente su trabajo, el mismo porcentaje que los que lo consideraban positivo.

Alrededor de 49 por ciento piensa, sin embargo, que la acción militar "era una buena cosa" (37 por ciento cree lo contrario).

El 42 por ciento de los consultados opinó que el número de pérdidas estadounidenses era "desgraciado pero aceptable", el 51 por ciento consideró que era inaceptable, según el sondeo realizado entre el 13 y el 18 de abril ante 2,415 adultos.

Según otra encuesta del mismo instituto, más de la mitad de los estadounidenses (52 por ciento contra 43 por ciento) considera que la intervención en Irak no ayudó en nada a mejorar la seguridad de su país.

El 60 por ciento estima que "ocupar Irak empujó a más terroristas islamistas a atacar a los norteamericanos y a Estados Unidos (33 por ciento no está de acuerdo con esa opinión).

publicidad

Por el contrario, la mayoría le dan a Bush el beneficio de la duda en lo que concierne a la manera en que administró la amenaza terrorista antes del 11 de setiembre de 2001.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad