publicidad

'No aceptaremos que Corea del Norte sea una potencia nuclear'

'No aceptaremos que Corea del Norte sea una potencia nuclear'

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, prometió en Seúl que Washington no dudará en defenderse y en defender a Corea del Sur "en caso necesario".

Podría instar a Norcorea a abandonar sus hostilidades

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, prometió en Seúl que Washington no dudará en defenderse y en defender a Corea del Sur "en caso necesario" frente a su vecino del Norte, aunque abrió una puerta al diálogo si el régimen comunista norcoreano "toma el camino correcto".

¿La visita de Kerry podría aumentar la tensión con Corea del Norte?

"(El presidente norcoreano) Kim Jong-un sabe cuál será el resultado" de un posible conflicto, espetó un Kerry confiado en la superioridad militar de su alianza con Corea del Sur frente al Ejército Popular norcoreano, tras reunirse en Seúl con su homólogo surcoreano, Yun Byung-se.

El responsable de la diplomacia estadounidense, que mostró en su intervención un tono firme pero conciliador, aclaró, sin embargo, que "el auténtico objetivo no es reforzar" la defensa, sino "aumentar las posibilidades de llegar a la paz" a través de, entre otras vías, futuras conversaciones bilaterales entre Washington y Pyongyang.

El llamamiento al diálogo de Kerry coincide con la postura del Gobierno surcoreano cuya presidenta, Park Geun-hye, mantiene la oferta de construir una relación de confianza con el país vecino si cambia de actitud e incluso sigue permitiendo los envíos de ayuda humanitaria al Norte a pesar de la tensión.

publicidad

En todo caso Kerry mencionó, como condiciones necesarias para el diálogo, que Corea del Norte abandone sus hostilidades y "acepte las normas internacionales" y que, a diferencia del pasado, "muestre seriedad" al asumir un futuro compromiso de desnuclearización.

El jefe de la diplomacia estadounidense advirtió de que "ni EEUU ni Corea del Sur o la comunidad internacional tolerarán una Corea del Norte como potencia nuclear", reportó la agencia Efe.

La visita de John Kerry a Corea del Sur se produce en un entorno regional marcado no sólo por las constantes amenazas del régimen de Kim Jong-un, sino también por su posible ensayo de misiles de largo alcance, que podría producirse en cualquier momento según los expertos.

Preguntado acerca de esta cuestión, Kerry advirtió de que Corea del Norte cometería un "error enorme" si finalmente lanza los proyectiles, y recordó que el presidente Barack Obama suspendió esta semana una prueba de misiles en EEUU como un primer gesto conciliador "para que prevalezca la racionalidad".

Kerry, que viajará a China y Japón en los próximos días para abordar con sus líderes la crisis en la península coreana, destacó el papel relevante de Pekín a la hora de influir sobre Corea del Norte, su aliado histórico, para que abandone las políticas de confrontación.

publicidad

La visita de Kerry a Seúl coincide con la del secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, que también se entrevistó con el ministro de Exteriores surcoreano.

Kerry, que realiza su primera visita a Corea del Sur como canciller, también viajará en los próximos días a China y Japón en un aparente intento de obtener compromisos para presionar a Pyongyang con el fin de que abandone sus hostilidades y garantizar así la estabilidad en la península coreana.

Prevén una inminente prueba de misiles norcoreana

El presidente de EEUU, Barack Obama, ya exigió a Corea del Norte que ponga fin a su "postura beligerante" y subrayó que Washington está dispuesto a tomar "todas las medidas necesarias" para proteger el país y a sus aliados en la región.

Corea del Norte mantiene desde principios de marzo una inusualmente prolongada e intensa campaña de amenazas contra Seúl y Washington, cuyos ejércitos se encuentran en alerta elevada ante la posibilidad de una prueba de misiles del país comunista, que puede llegar en cualquier momento según fuentes de inteligencia.

Por otra parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, de visita en Seúl, también se reunió con el ministro de Exteriores surcoreano.

Yun y Rasmussen coincidieron en que los indicios apuntan a una inminente prueba de misiles norcoreana y destacaron que el país comunista debe poner fin a su retórica belicista y sus acciones provocadoras.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad