publicidad

Niños iraquíes no estudian por miedo

Niños iraquíes no estudian por miedo

Casi la mitad de los niños iraquíes no acude al colegio por el temor de sus padres a posibles atentados.

Con motivo del Día mundial de los refugiados, Unicef señaló en

una rueda de prensa en Berlín que desde 2006 unos 850 mil niños y

sus familias han tenido que abandonar sus hogares, una situación que

les priva del acceso a la educación.

La violencia, el miedo y la pobreza aún protagonizan la vida de

los niños en Irak, dijo la organización.

El miembro de la directiva de Unicef en Alemania Tom Koenigs

manifestó que hay 2.2 millones de refugiados en todo el país y otros

tantos en países vecinos, como Siria o Jordania, de los cuales la

mitad son menores de edad.

Koenigs apuntó al "éxodo" de profesores, médicos e ingenieros que

han huido del país por la guerra, ante la situación de violencia

generalizada, como una de las causas principales de que no se pueda

garantizar la educación de los más pequeños, que falten escuelas y

que exista una atención médica deficiente.

"El normal crecimiento de la mayoría de los niños todavía no es

posible", advirtió Koenigs, quien lamentó las "graves consecuencias

publicidad

psíquicas" que padecen los menores iraquíes.

Según datos del Unicef, el 30 por ciento de los niños tiene miedo

y sufre desarreglos del sueño y falta de concentración.Reclaman ayuda

En este punto, señaló que los 55 millones de restos de munición

caídas en suelo iraquí durante la guerra amenazan a los más pequeños

y denunció que más de 1,500 jóvenes iraquíes, que se unieron a la

resistencia, han sido apresados.

El enviado especial del Unicef en Irak, Roger Wright, aseguró que

el Gobierno iraquí "no es todavía lo suficientemente fuerte para

proporcionar los "servicios esenciales" a la población, por lo que

la asistencia internacional es "imprescindible".

Por ello, recordó que el Unicef trabaja "cada vez más visible" en

proyectos para el suministro de agua potable y el reparto de

alimentos y vacunas. "Si ayudamos a los niños, invertimos en el

futuro", dijo.

publicidad

Wright explicó que el año pasado la organización colaboró en la

reconstrucción de 100 escuelas, repartió libros de textos a 4,7

millones de niños y consiguió que 22.000 menores pudieran regresar a

las aulas.

La actriz británica y embajadora de Unicef Vanessa Redgrave hizo

un llamamiento a la opinión pública internacional de apoyo a la

organización "porque de su trabajo humanitario depende toda una

generación".

"Quien pierde a sus hijos, no sólo pierde la guerra, sino también

el futuro", resumió Redgrave, quien agradeció a Unicef sus "enormes

esfuerzos" de ayuda a la población iraquí y dijo sentirse "muy

orgullosa" de formar parte de la organización.

Desde el inicio del conflicto bélico en 2003, Unicef lleva a cabo

su labor en suelo iraquí con la ayuda de 90 cooperantes nacionales,

cuenta con sedes en Basora y en Erbil, y en la actualidad trabaja

publicidad

para la reapertura de su antigua oficina en Bagdad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad