publicidad
.

Musharraf anunció elecciones logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Musharraf anunció elecciones

Musharraf anunció elecciones

El presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, garantizó que abandonará el mando del Ejército y que habrá elecciones.

Islamabad en jaque

LAHORE, Pakistán - El presidente de Pakistán, general Pervez Musharraf, garantizó el jueves que abandonará el mando del Ejército antes de jurar un nuevo mandato presidencial, y que habrá elecciones generales en el país a mediados de febrero de 2008.

Mientras, el gobierno de Washington sigue revisando su asistencia a Pakistán, un aliado estratégico e indispensable en la lucha contra el terrorismo encabezada por el gobierno del presidente George W. Bush.

Tras días de fuertes presiones internacionales para que respetara sus compromisos y con la amenaza de protestas de la oposición, Musharraf dio parcialmente marcha atrás en sus planes al prometer que retomará el proceso de transición democrática roto el pasado sábado, cuando impuso el estado de excepción.

Según la agencia estatal APP, el presidente hizo el anuncio a periodistas tras presidir una reunión del Consejo de Seguridad Nacional.

"El presidente dijo que estaba comprometido con la celebración de elecciones generales y con la transición a un mando civil completamente democrático en el país", según la agencia.

El Consejo de Seguridad reúne a los principales líderes políticos y mandos militares del país, y había sido convocado para analizar la situación después de cinco días de suspensión de las garantías constitucionales.

publicidad

Llamada de Bush

Previamente, Musharraf había recibido una llamada del presidente de Estados Unidos, George W.Bush, quien le dejó claro que "no se puede ser a la vez presidente de un país y jefe de los militares", según dijo el propio Bush durante una rueda de prensa en Washington con su homólogo francés, Nicolás Sarkozy.

La actuación de Musharraf ha desatado una avalancha de críticas internacionales, pues supone la ruptura de sus compromisos para una transición a la democracia en Pakistán, cuyo mando asumió en un golpe de Estado en 1999.

Estados Unidos y el Reino Unido habían patrocinado un acuerdo entre Musharraf y la líder del principal partido de la oposición, Benazir Bhutto, que regresó al país el pasado 18 de octubre después de ocho años y medio en el exilio.

Qué dijo el presidente

Bush le dijo a Musharaff que debe convocar pronto a elecciones parlamentarias y dejar de ser el jefe del ejército.

"Usted no puede ser presidente y jefe del ejército al mismo tiempo", dijo Bush, al describir una llamada telefónica de 20 minutos con Musharraf.

"Tuve una conversación muy franca con él", agregó.

Fue el primer contacto de Bush con el presidente paquistaní desde que éste declaró el estado de emergencia el sábado y otorgó amplios poderes a las autoridades para sofocar a la disidencia política.

publicidad

Sarkozy fue testigo

Bush habló sobre la llamada a Musharraf durante una presentación junto con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en la casa de George Washington, en Mount Vernon, Virginia.

Durante varios días, la Casa Blanca ha enfrentado cuestionamientos sobre la razón por la que Bush estaba adoptando una posición relativamente suave contra las medidas tomadas por el gobierno paquistaní y no había hablado directamente con Musharraf, a quien Bush ha llamado amigo confiable.

"Mi mensaje fue que creemos firmemente en las elecciones y que usted debe tener comicios pronto y quitarse su uniforme", señaló Bush.

Sarkozy estuvo de acuerdo con el mandatario estadounidense en torno a la necesidad "de que se efectúen elecciones lo más pronto posible" en Pakistán.

Jugada clave

El acuerdo, por el que Bhutto facilitó la reelección de Musharraf como presidente en la votación parlamentaria del 6 de octubre, incluye que el general cuelgue su uniforme y la celebración de elecciones para un nuevo Parlamento, previstas en principio para la primera quincena de enero.

No obstante, el pacto estaba pendiente de varios fallos del Tribunal Supremo: uno sobre la validez de la candidatura presidencial de Musharraf y otro sobre la constitucionalidad de la amnistía que concedió a Bhutto para que retornara a Pakistán.

Cuando el presidente declaró el estado de excepción, lo justificó por la ola de atentados que padece el país y las "interferencias" del Poder Judicial en los asuntos del Ejecutivo.

publicidad

Miles tras las rejas

Entre los miles de arrestos preventivos efectuados en estos días, están los de varios magistrados del Supremo, corte que el régimen está ahora intentando reconstituir a la medida de Musharraf, con jueces que validen su candidatura, según los analistas.

El fiscal general, Malik Qayyum, dijo el jueves al canal "Dawn TV" que la nueva corte suprema verá reducido su número a 13 jueces frente a los 18 actuales, varios de los cuales se han negado a renovar su juramento ante Musharraf tras suspender éste la Constitución.

Qayyum mantuvo que, en una reunión anoche con diputados de la gubernamental Liga Musulmana de Pakistán (PML), Musharraf aseguró que el período de excepción será "mínimo" y que la fecha de las elecciones se anunciará cuando el reconstituido Supremo se pronuncie sobre la validez de su candidatura.

De acuerdo con el fiscal, el estado de excepción se levantará "en un periodo mínimo de un mes y un máximo de dos", en función de cómo evolucione la situación en el país y las "negociaciones" con los medios de comunicación para desarrollar un código de conducta.

Confirman elecciones

El presidente de la PML, Chaudhry Shujaat Hussain, insistió en rueda de prensa en que el estado de excepción terminará "muy pronto" y las legislativas se celebrarán en febrero.

publicidad

Está por ver la reacción de Bhutto a la declaración de Musharraf, a quien había amenazado con una larga marcha de protesta desde Lahore (este) hacia la capital el próximo día 13, si el presidente no levanta el estado de excepción.

Hussain dijo al respecto que Bhutto puede anunciar "marchas cortas o largas" pero éstas no influirán en la decisión de un pueblo "maduro" como el de Pakistán, del mismo modo que el Gobierno "toma sus propias decisiones", sin dejarse influir "por presiones internas o externas".

Que liberen a detenidos

La organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) pidió este jueves al gobierno de Pakistán que libere inmediatamente a miles de abogados y activistas opositores detenidos en todo el país.

La organización no gubernamental, con sede en Nueva York, dijo en una declaración que ha "recibido informes creíbles de que funcionarios del colegio de abogados y juristas han sido maltratados durante su detención".

La mayoría de los manifestantes detenidos permanecen presos sin cargos, y cientos de abogados "están arrestados bajo acusación de terrorismo" sin bases firmes.

Cabeza de protestas

Los abogados son quienes han encabezado la mayoría de las protestas contra el estado de emergencia que el gobierno de Musharraf declaró el sábado, y que derivó en la destitución del presidente de la Corte Suprema, Iftikhar Muhammad Chaudhry, quien se negó a aprobar la medida.

publicidad

"Mientras Musharraf acusa de 'terroristas' a los abogados que luchan por el estado de derecho, los militantes armados aumentan sus bastiones en el noroeste de Pakistán", dijo el director de HRW Asia, Brad Adams.

Las autoridades de Pakistán afirman que 3 mil personas fueron arrestadas en todo el país desde que se impuso el estado de emergencia.

Aliado clave

Un reporte del Diario El País publicado el jueves reveló que el general Musharraf es un "amigo clave" del gobierno de Bush en su lucha contra el terrorismo declarada tras los atentados terroristas de 2001.

John Negroponte, 'número dos' de la diplomacia estadounidense, dijo el miércoles en el Congreso lo que todo el mundo pensaba en Washington, pero nadie acababa de declarar con contundencia: que el presidente Musharraf sigue siendo, pese a declarar el estado de excepción y detener a más de dos mil opositores, un aliado "indispensable" en la lucha de Estados Unidos contra el terrorismo, enfatizó el periódico.

El matutino agregó que la Administración de Bush no piensa utilizar medidas de presión para obligar a Musharraf a convocar a elecciones, y que el Subsecretario de Estado, Negroponte, había explicado que "le manifestamos una y otra vez (al general Musharraf) nuestra oposición, pero no siguió nuestro consejo".

"Mucho e juego"

Negroponte reconoció que Musharraf "ha sido indispensable en la lucha global contra el terrorismo, tan indispensable que los extremistas y los radicales han intentado asesinarle en múltiples ocasiones".

publicidad

"Dicho esto, no cabe ninguna duda de que los estadounidenses tenemos mucho en juego en Pakistán", advirtió el diplomático, quien antes de ocupar la Subsecretaría de Estado fue jefe de los servicios de inteligencia y ex embajador en Irak, entre otras misiones encomendadas por Bush.

Con estas declaraciones, dijo el Diario El País, Washington  está dando a entender que, pese a los anuncios de días anteriores, no prepara ningún cambio de política en Pakistán.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad