publicidad
.

Murieron tres soldados de Estados Unidos en Afganistán tras ataque rebel...

Murieron tres soldados de Estados Unidos en Afganistán tras ataque rebelde

Murieron tres soldados de Estados Unidos en Afganistán tras ataque rebelde

Tres soldados de EU perdieron la vida cuando los insurgentes atacaron un convoy con bomba y disparos.

Agosto comenzó fatal

KABUL - Tres soldados estadounidenses murieron el domingo cuando los insurgentes atacaron a tiros a un convoy de Estados Unidos luego que una bomba estalló al paso de los vehículos, informó el mando de Estados Unidos.

Julio fue el mes más mortífero para las fuerzas internacionales desde la invasión del 2001 que dirigió Estados Unidos. Pero agosto tuvo un comienzo fatal.

Las tres muertes del domingo elevan a nueve el número de los soldados de la OTAN fallecidos este mes. Seis eran efectivos estadounidenses.

El mes pasado murieron 74 soldados extranjeros, incluyendo 43 estadounidenses.

Ahora hay más tropas

Una cantidad sin precedentes de 62,000 efectivos estadounidenses están ahora en Afganistán, más del doble de hace un año.

El presidente Barack Obama elevó el interés estadounidense en Afganistán, al tiempo que el Pentágono comienza a retirar tropas de Irak.

Otros países de la OTAN tienen unos 39,000 soldados en Afganistán.

Civiles en alto riesgo

El número de civiles muertos durante la guerra en Afganistán se incrementó en 24% durante el primer semestre del 2009, en comparación con el mismo periodo del año pasado, informó el viernes la ONU, que atribuyó la mayoría de las bajas a los ataques que el Talibán ha lanzado con poco reparo por las vidas de los pobladores.

La Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán destacó también como causa del aumento en las víctimas civiles, durante los últimos dos años, la intensificación de las actividades militares de Estados Unidos y sus aliados, en particular los ataques de aviación.

publicidad

Sin embargo, el reporte señaló que el número de civiles muertos a manos del Talibán y de otras "fuerzas antigubernamentales" durante el primer semestre fue el doble del atribuible a la coalición encabezada por Estados Unidos y las fuerzas del gobierno afgano.

La ONU consideró que ese hecho representa un "cambio significativo" respecto del 2007, cuando la coalición fue responsable por el 41% de las muertes de civiles.

Preocupaciones en aumento

Tanto Estados Unidos como algunos milicianos del Talibán parecen sensibles al problema de las víctimas civiles, al temer que se pierda el apoyo entre la población afgana.

Este mes, el nuevo comandante de las fuerzas de Estados Unidos y de la OTAN en Afganistán, general Stanley McChrystal, emitió órdenes de limitar el uso de ataques de la aviación para reducir el número de bajas civiles.

Un nuevo "código de conducta" del Talibán, atribuido a su líder el mulá Omar, instruye a los combatientes a realizar "el mayor esfuerzo" para no matar a civiles, y a limitar la perpetración de atentados suicidas. Funcionarios de la OTAN han señalado que el código no es sino mera propaganda.

Pese al código del Talibán, el reporte de la ONU señaló que los atentados suicidas de los insurgentes y las bombas junto a las carreteras cobraron más vidas civiles "que cualquiera otra táctica utilizada por las partes en el conflicto", y fueron cometidos "en violación de los principios más relevantes de la ley internacional".

publicidad

Ataques deliberados

"Lejos de realizar acciones para reducir al mínimo el impacto de sus actividades sobre los civiles, algunos sectores de la oposición armada parecieron preferir deliberadamente el uso de tácticas indiscriminadas", como los artefactos explosivos improvisados o bombas junto a las carreteras, señaló el reporte.

"Aunque esos ataques se dirigen frecuentemente contra blancos militares o gubernamentales, resulta frecuente que se perpetren en áreas concurridas, sin consideración aparente por los altos números de heridos y muertos que dejan entre los civiles", agregó el documento.

De acuerdo con la ONU, al menos 1,013 civiles perecieron en los primeros seis meses de este año, en comparación con 818 en el mismo periodo del 2008, un alza de 24%.

De ellos, 595 murieron como resultado de ataques del Talibán, muchos en contra del "tránsito civil, complejos residenciales y mercados", indicó el reporte. Las fuerzas internacionales y del gobierno afgano mataron a otros 310 civiles, incluidos 200 en 40 ataques de aviación, según la ONU.

Los otros 108 no pudieron atribuirse a ninguna de las partes.

Aumentó nivel de "contacto"

"Tenemos muchos soldados en el país. Tenemos muchas más operaciones en marcha, y eso aumenta nuestro contacto con el enemigo, y eso por desgracia resulta en un incremento en las bajas", dijo la subcomandante Christine Sidenstricker, vocera del mando estadounidense.

publicidad

Sidenstricker afirmó que no podía mencionar más detalles del ataque del domingo, ni siquiera la provincia del oriente afgano en que ocurrió. Las autoridades militares tenían que notificar primero los decesos a las familias, explicó.

El sábado, tres soldados estadounidenses fueron muertos en la provincia sureña de Kandahar por el estallido de bombas que impactaron a su patrulla en un camino, mientras un efectivo francés falleció en un combate al norte de la capital. Otros dos miembros de las fuerzas de la OTAN murieron el sábado, dijo la alianza militar el domingo sin mencionar sus nacionalidades.

Los rebeldes amenazan

El Talibán advirtió a los afganos que no deben participar en las elecciones presidenciales del 20 de agosto y amenazó con bloquear las vías hacia las urnas, al tiempo que desestimó la votación, llamándola "un proceso norteamericano".

En un comunicado publicado en una página de internet usada con frecuencia por los milicianos, el grupo desestimó las próximas elecciones presidenciales y regionales diciendo que son parte de una "estrategia fallida" que Estados Unidos realiza en el país, pagada y organizada por extranjeros.

Las palabras del Talibán son un signo de la presión a la que se verán sometidos los votantes que decidan ir a las urnas en zonas donde los insurgentes tienen mucha presencia.

publicidad

"Todos los afganos deben permanecer unidos con el emirato islámico y no deben participar en este proceso norteamericano", dijo el Talibán. El emirato islámico es el nombre usado por los milicianos seguidores del mulá Omar.

Proceso en riesgo

El mensaje también llama a los milicianos talibanes a impedir que la gente vote.

El día antes de las elecciones, advierte el mensaje, se impedirá que vehículos gubernamentales y civiles circulen por las calles. "La gente debería estar consciente de esto", dice.

Cientos de centros de votación podrían permanecer cerrados durante las elecciones, sobre todo en áreas bajo el dominio pashto, el grupo étnico más grande y base de seguidores del Talibán. Si pocos pashtún participan en las elecciones, la legitimidad del proceso podría verse cuestionada.

Una gran abstención en zonas de los pashtún también podría costarle más votos al presidente Hamid Karzai. Los Pashtun tienden a votar de acuerdo con su etnia y podrían decidir quitarle aún más su apoyo, pues ya están desencantados debido a sus lazos con Estados Unidos.

El principal rival de Karzai, entre 39 candidatos, es el ex canciller Abdulá Abdulá, popular en zonas norteñas de mayoría tayik, más pacíficas y en las que la gente probablemente acudirá a las urnas en grandes números.

publicidad

Karzai es considerado como el principal candidato, pero si no gana más de la mitad de los votos podría enfrentar una segunda vuelta en octubre con quien le siga en la votación. Karzai sería más vulnerable entonces, pues sus opositores podrían unir sus fuerzas alrededor de un sólo candidato alternativo en la segunda vuelta.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
El agresor también se disparó a sí mismo. Se teme por la vida de varios de los heridos.
En uno de sus últimos actos antes de dejar la presidencia, Barack Obama conmutó la condena de prisión de Chelsea Manning, la responsable de la mayor filtración de información clasificada estadounidense.
El presidente venezolano dijo en un programa televisado que usaría sus "facultades presidenciales" para liberar a Leopoldo López si "me entregan a Oscar López Rivera". Este martes, el presidente Barack Obama decidió excarcelar a una de las figuras más polémicas dentro del movimiento independentista de Puerto Rico.
publicidad