publicidad

Mueren cuatro soldados en emboscada

Mueren cuatro soldados en emboscada

Cuatro militares estadounidenses murieron el lunes en una emboscada en la ciudad sunita de Ramadi, dijeron testigos en Irak.

Imágenes de un vídeo enviado a la Associated Press Television News mostraron a los cuatro, aún uniformados, que yacían en el piso cerca de lo que parecía ser un campamento amurallado.

El comando militar estadounidense no efectuó comentarios de manera inmediata.

Un infante de la marina estadounidense murió el sábado en un incidente no relacionado con los combates en la provincia de Anbar, en la que están las ciudades de Ramadi y Faluyá, dijo el lunes el ejército.

Un ataque con morteros también hirió a seis personas y cuatro iraquíes el domingo cerca del banco central iraquí, en Bagdad.

Asimismo, una bomba colocada en una carretera explotó cerca de la ciudad de Mosul, en el norte del país, matando a cuatro iraquíes e hiriendo a otros cuatro.

El ejército dijo que los iraquíes eran empleados de una empresa privada que trabaja en el norte de Irak, aunque no la identificó.

El domingo, un grupo de insurgentes detonó una bomba colocada en una peligrosa carretera que conduce al Aeropuerto de Bagdad, matando a dos soldados iraquíes e hiriendo a otros 11.

El primer ministro interino Iyad Alaui dijo el domingo que el gobierno iraquí podría imponer la ley marcial en partes del país para combatir a los insurgentes, y manifestó que intenta revivir algunos aspectos del ex ejército iraquí.

"Están tratando de destruir a nuestro país y no vamos a permitirlo", expresó Alaui refiriéndose a los grupos insurgentes.

publicidad

Agregó que la decisión de mayo del 2003 de desarmar al Ejército iraquí fue un error. El gobierno interino analiza una amnistía para los insurgentes iraquíes que no hayan participado de manera directa en matanzas de soldados de la ocupación o de fuerzas iraquíes, dijo el ministro del Interior, Fala Hassan al-Naqib. No aportó otros detalles.

Un plan de seguridad anunciado por Alaui se centra en el fortalecimiento del ejército iraquí, para reforzar su desempeño en la lucha contra la insurgencia.

Por otro lado, unos 50 redeldes enmascarados dinamitaron este lunes un puesto de policía en el sur de Bagdad, anunció el general norteamericano Mark Kimmitt, jefe adjunto de las operaciones militares en Irak.

"Unos 50 rebeldes armados y enmascarados llegaron a bordo de un vehículo cerca de un puesto de policía de Jor Akar, colocaron explosivos y destruyeron el edificio", declaró el general Kimmitt.

Según Kimmitt, fuerzas de la Coalición y miembros de las fuerzas de seguridad iraquíes llegaron al lugar y abrieron fuego contra los rebeldes, destruyendo uno de sus vehículos.

Mientras perseguían a otro vehículo, las fuerzas de la Coalición encontraron a un rebelde herido en una casa. El rebelde tenía un fusil Kalashnikov y un plano del puesto de policía, agregó.

El general Kimmitt también indicó que cuatro rebeldes murieron a manos de fuerzas de la coalición tras haber disparado obuses de mortero contra un edificio en la ciudad de Samawa (270 km al sur de Bagdad), hiriendo a una persona.

publicidad

Además, un sospechoso del secuestro en abril de cuatro guardias de seguridad italianos fue detenido cerca de Mahmudiya (30 km al sur de Bagdad), afirmó.

Uno de esos rehenes fue ejecutado y los otros tres liberados el 8 de junio.

Mientras, Irak reanudó sus exportaciones de petróleo desde su terminal de Basora, dijo el lunes una empresa estadounidense.

Las exportaciones en mil millones de barriles por día se reanudaron a través de su terminal de Basora, en el sur del país, después de completar la reparación de su oleoducto que fuera objeto de sabotaje de insurgentes, dijo el lunes Mohammed Hadi, jefe de operaciones de la empresa Norton Lilly International.

Hadi dijo en Bagdad a The Associated Press en una entrevista telefónica desde Jordania, que el bombeo de crudo se había reanudado el domingo por la mañana.

"El crudo es cargado en un buque cisterna a un ritmo de 42 mil barriles por hora, y unos 1,008,000 barriles diarios", dijo Hadi. "Otros dos cisternas esperan ser cargados y otros dos están en el fondeadero".

Funcionarios de la Coalición confirmaron que se había reanudado el bombeo de crudo y que los cisternas eran cargados.

La empresa estatal exportadora de petróleo informó que "ese crudo es cargado en los cisternas en los terminales costa afuera", dijo Dominic d'Angelo, un portavoz de la Coalición de Basora.

Irak se apresuró a reparar un segundo oleoducto, mucho más largo que también fue dañado en los ataques. Funcionarios petroleros iraquíes dijeron que las reparaciones al parecer no iban a ser completadas antes del 25 de junio.

publicidad

Otro terminal de exportaciones, Khor Amaya, situado en el sur iraquí, seguía fuera de servicio, dijo Hadi, mientras sólo un cisterna esperaba ser cargado.

Los analistas y corredores dijeron que la suspensión de exportaciones le cuesta a Irak unos 65 millones de dólares en pérdidas.

Los corredores petroleros dijeron que si continúan los ataques las refinerías se trasladarían a otro lugar en busca del suministro necesario.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad