publicidad
La violencia en Irak no cesa pese a los esfuerzos de la policía para detener los ataques.

Mortal atentado suicida en Irak dejó a 18 víctimas

Mortal atentado suicida en Irak dejó a 18 víctimas

Al menos 18 personas perdieron la vida y otras 27 resultaron heridas en un atentado explosivo en la entrada de una Academia de Policía en Irak.

La violencia en Irak no cesa pese a los esfuerzos de la policía para det...
La violencia en Irak no cesa pese a los esfuerzos de la policía para detener los ataques.

Atacante se detonó con explosivos

MADRID - Al menos 18 personas perdieron la vida y otras 27 resultaron heridas en un atentado explosivo en la entrada de una Academia de Policía en el este de Bagdad, la capital iraquí.

Según los primeros informes, el atacante suicida detonó un cinturón de explosivos adosado a su cuerpo a la entrada de la academia, causando la muerte de 15 personas, entre ellas agentes del orden.

Desde la salida de las fuerzas estadunidenses de Irak en diciembre pasado la violencia ha escalado en la capital Bagdad y las áreas vecinas en las últimas semanas, a menudo contra la comunidad chií.

Todos los muertos eran agentes o reclutas. Otros 27 reclutas y policías resultaron heridos.

Los funcionarios de tres hospitales cercanos confirmaron las muertes.

publicidad

Los funcionarios hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a revelar la información.

Es el más reciente ataque contra las fuerzas de seguridad iraquíes, blanco frecuente de los insurgentes para evidenciar la precaria situación que aún existe en el país.

Un empleado de la academia dijo que los reclutas acababan de terminar un entrenamiento de dos semanas.

Ningún grupo se atribuyó atentado

Generalmente, los reclutas son escoltados hasta abandonar el recinto, aunque dependen de ellos para su seguridad una vez en la calle.

Los reclutas del cuerpo han sido atacados repetidamente en atentados espectaculares en los que los agresores suicidas han logrado infiltrarse más allá de las barreras de protección y otros controles.

La policía iraquí es considerada el elemento más débil entre las fuerzas de seguridad del país.

En octubre, 25 personas fueron muertas en Bagdad en una serie de ataques que incluyeron dos vehículos cargados de explosivos que chocaron contra comisarías policiales.

El atentado del domingo muestra además la capacidad de los islamistas para montar estos ataques pese a las medidas del gobierno y a contar con menores recursos.

Ningún grupo se atribuyó la responsabilidad del atentado, aunque los ataques suicidas son el método favorito de al-Qaida.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad