publicidad
Las protestas en la capital Egipcia recrudecen y el ej'ercito no ha logrado controlar la situación. El gobierno de Hosni Mubarak se tambalea.

Miles en Egipto exigen la salida de Mubarak

Miles en Egipto exigen la salida de Mubarak

Mientras miles de manifestantes exigen en las calles de la capital egipcia la renuncia del presidente Hosni Mubarak, tanques del ejército custodiaban el sábado los principales edificios gubernamentales.

Las protestas en la capital Egipcia recrudecen y el ej'ercito no ha logr...
Las protestas en la capital Egipcia recrudecen y el ej'ercito no ha logrado controlar la situación. El gobierno de Hosni Mubarak se tambalea.

Tanques del ejército protegen organismos oficiales

EL CAIRO " Mientras miles de manifestantes exigen en las calles de la capital egipcia la renuncia del presidente Hosni Mubarak, tanques del ejército custodiaban el sábado los principales edificios gubernamentales y la plaza principal de la ciudad. Pese al toque de queda, miles de manifestantes volvieron a salir de sus casas. Reportes de prensa mencionan saqueos generalizados y 45 muertos a causa de la violencia callejera.

La presencia militar en las masivas protestas era escasa y los soldados no intervenían.

Un capitán del ejército se unió a los manifestantes, quienes lo alzaron sobre sus hombros. El oficial rompió un retrato de Mubarak.

Decenas de vehículos blindados pertenecientes al ejército y tropa de infantería rodearon numerosos edificios gubernamentales en la capital, entre ellos la televisión estatal y la cancillería después que miles de personas rodearon ambos emplazamientos en las manifestaciones del viernes.

publicidad

Además, el ejército fue encargado de proteger importantes atractivos turísticos y lugares arqueológicos como el Museo Egipcio y la sede del gabinete.

Las pirámides situadas en las afueras de la capital -el principal atractivo turístico egipcio- fueron clausuradas para los visitantes por orden del alto mando.

Graves desórdenes

El viernes, los manifestantes incendiaron la sede central del partido gobernante, junto al Nilo.

Empero, al parecer no quedaron satisfechos con las medidas adoptadas por Mubarak para calmar sus ánimos, quien exigió la renuncia de todo su gabinete para conformar otro gobierno de inmediato.

El mandatario, en el poder desde hace casi 30 años, prometió reformas, aunque muchos dudan que las adopte.

"Los que queremos es que se vaya Mubarak, no solamente su gobierno", comentó el sábado Mohammed Mahmoud, uno de los manifestantes que acudió a la plaza principal de Tahrir. "No cesaremos las protestas hasta que se vaya".

Al comenzar el quinto día consecutivo de protestas, los militares ampliaron el toque de queda decretado el viernes en las tres ciudades más importantes y escenario de los brotes de violencia más graves: El Cairo, Alejandría y Suez.

La televisión estatal dijo que la medida se extenderá ahora desde las 4 de la tarde a las 8 de la mañana, frente al anterior de las 6 de la tarde a las 7 de la mañana, decretada el viernes por la noche, aunque al parecer no fue hecho cumplir a rajatabla.

publicidad

Internet suspendido

El acceso a internet seguía bloqueado por segundo día consecutivo para evitar las protestas callejeras, cuyos integrantes usan las redes sociales a fin de organizarse. El servicio de telefonía móvil fue restaurado el sábado tras estar suspendido durante 24 horas.

Los funcionarios médicos dijeron el sábado que murieron 38 personas y 2,000 resultaron heridas desde el viernes, lo que sitúa el número de muertos en una semana por lo menos en 45.

Los funcionarios indicaron que entre los muertos en los dos últimos días de enfrentamientos hay 10 policías. Todos ellos hablaron a condición de guardar el anonimato por no estar autorizados a dialogar con los periodistas.

La represión policial fue intensamente criticada por la Casa Blanca, que incluso amenazó el viernes con reducir los 1,500 millones de dólares de ayuda si la fuerza pública egipcia aumenta los alardes de fuerza.

La postura de Obama

El presidente Barack Obama dijo en una conferencia de prensa que inmediatamente de su alocución a todo el país por televisión, llamó a Mubarak y le pidió "medidas concretas" para garantizar las libertades individuales e insistió que no fuera usada la fuerza contra los manifestantes.

"Estados Unidos continuará defendiendo los derechos del pueblo egipcio y trabajar con su gobierno en pos de un futuro más justo, más libre y más pacífico", dijo Obama.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad