publicidad
.

Miles de refugiados uzbekos reciben ayudas con cuentagotas logo-noticias...

Miles de refugiados uzbekos reciben ayudas con cuentagotas

Miles de refugiados uzbekos reciben ayudas con cuentagotas

La ayuda humanitaria comenzó a llegar con cuentagotas a los refugiados uzbekos que huyeron de Kirguistán.

Miles de refugiados uzbekos reciben ayudas con cuentagotas db11a91c89d44...

Zona de llantos y miedos

SAILGOH, Uzbekistán - La ayuda humanitaria comenzó a llegar con cuentagotas el jueves a los refugiados uzbekos que huyeron de la violencia étnica en el sur de Kirguistán, región sacudida por una "inmensa crisis" con un total, según la ONU, de 400,000 refugiados y desplazados.

En Sailgon, localidad uzbeka a pocos kilómetros de la frontera kirguisa, el primer campamento de refugiados establecido por las organizaciones internacionales acoge a entre 500 y 1,000 personas bajo las carpas verdes y blancas de la UNOCEF y del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Los voluntarios les distribuyen mantas y camisetas, pero no disponen por el momento de más ayuda alimentaria que la proporcionada por el gobierno uzbeko.

publicidad

"Necesitamos ropa y medicinas, sobre todo para los niños", explicó Jalima Otayonova, una mujer de 41 años con dos hijos refugiada en otro campo de la zona, instalado en un estadio en Kanabad, que acoge a más de 3,300 personas.

"Nos fuimos precipitadamente, no pudimos coger todo lo necesario. Algunos salieron de sus casas descalzos", agregó.

Bajo una lluvia de balas

Shojida, de 26 años, huyó de Yalal Abad, ciudad del sur del Kirguistán, hasta Sailgoh. "Los kirguisos disparaban en todas direcciones. Incendiaron la universidad y como no quedó totalmente destruida después la hicieron explotar. Cuando huimos, todas nuestras casas fueron quemadas", recuerda.

La violencia étnica entre kirguisos y uzbekos en el sur de Kirguistán dejó 191 muertos y cerca de 2,000 heridos, según un nuevo balance del ministerio kirguiso de Salud.

Uzbekistán acogió "entre 75,000 y 100,000 personas, contando solamente a los adultos", según la portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU en Ginebra, Elisabeth Byrs. A estos refugiados se suman 300,000 desplazados en el interior de Kirguistán, precisó Byrs citando las últimas estimaciones de las agencias de la ONU.

Ayuda de la Cruz Roja

Un avión del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) cargado con matas, carpas y utensilios de cocina llegó al sur de Kirguistán. Otro, aterrizó en el este de Uzbekistán con un cargamento de 40 toneladas de galletas.

publicidad

"Es una inmensa crisis", declaró Severine Chappaz, responsable del CICR en Kirguistán en un comunicado. La inestabilidad y la falta de productos de primera necesidad dificultan los esfuerzos para ayudar a los refugiados, según el CICR.

Los desplazados a ambos lados de la frontera relatan escenas de tortura y de violaciones cometidas por hombres armados a los que acusan de llevar a cabo una campaña para expulsar a la minoría uzbeka de Kirguistán.

En Osh, Yalal Abad y otras localidades afectadas por la violencia, periodistas de la AFP vieron edificios intactos marcados con la inscripción "KG" para indicar que pertenecen a kirguisos.

El gobierno interino de Kirguistán, formado por la oposición al término de una violenta revuelta en abril, acusó al clan del presidente depuesto Kurmanbek Bakiyev de estar detrás de esta ola de enfrentamientos étnicos, la más sangrienta en Asia Central desde el desmoronamiento de la Unión Soviética en 1991.

Regreso, pero con incertidumbre

Unos pocos refugiados uzbecos desplazados por la violencia étnica en Kirguistán empezaron a regresar el jueves a sus hogares en la ciudad sureña de Osh, desesperados por la falta de agua y alimentos.

En tanto, las agencias socorristas distribuían alimentos en la frontera.

La oficina humanitaria de la ONU en Ginebra estimó que el número de desplazados ascendió a 400,000.

publicidad

El débil y mal aprovisionado ejército de Kirguistán retomaba gradualmente el control de la ciudad sureña de Osh, un punto importante de tránsito de la heroína afgana y epicentro de una brutal violencia étnica.

Esperando una oportunidad

Miles de uzbecos permanecían en la frontera mientras esperaban su oportunidad para entrar a campamentos del lado de Uzbekistán. Un poco de ayuda humanitaria ha llegado a través de Uzbekistán a los refugiados en la frontera, pero ésta ha sido insuficiente. Las agencias internacionales dicen que tienen problemas para llevar ayuda a los uzbecos.

En un barrio uzbeco de Osh, un panadero que huyó a la frontera con su esposa y cinco hijos dijo que regresaron por desesperación cuando se agotaron las provisiones.

"Qué más da dónde muere uno. No hay alimentos, ni agua ni ayuda humanitaria", dijo Melis Kalimov, de 36 años, frente a las ruinas de su casa.

El ejército ha rodeado la ciudad con retenes y ocupa la plaza central, pero algunos vecinos denunciaron a los soldados por robar la comida que llegaba.

Algunos refugiados que partieron de Jalal-Abad, otra ciudad que sufrió graves daños, intentaron regresar, pero las autoridades instalaron un retén en el camino y lo impidieron

Minoría bajo asedio

Las recientes violencias étnicas en el sur de Kirguistán provocaron éxodos masivos que dejaron "al menos 400,000 refugiados y desplazados", dijo el jueves una portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Elisabeth Byrs.

publicidad

"Según las últimas estimaciones de las agencias de la ONU, hubo al menos 400,000 personas refugiadas y desplazadas" a raíz de la violencia entre miembros de las etnias kirguisa y uzbeka que estalló la semana pasada en el sur de Kirguistán, explicó Byrs.

"Nuestra estimación del número de desplazados es ahora de 300,000 personas", agregó refiriéndose a un balance de situación establecido por las agencias humanitarias de la ONU.

El número de refugiados en Uzbekistán se estima "entre 75,000 y 100,000 personas, contando solamente a los adultos", precisó la portavoz.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En un lapso de cinco horas, uno de los narcotraficantes más buscados y poderosos del mundo fue extraditado de México a EEUU. 'El Chapo' enfrenta decenas de cargos por narcotráfico, lavado de dinero e incluso homicidio en siete estados del país.
El rotativo ‘El Diario’ publicó un video en el que se ve a las fuerzas de seguridad en México trasladándose al penal Cefereso No.9 para extraditar al capo del narcotráfico a EEUU. Dos funcionarios estadounidenses habrían confirmado que un avión lo trasladó a Nueva York. 
El gobierno de Trump tendrá que solucionar al menos diez temas relacionados con inmigración, entre ellos se incluye la construcción del muro en la frontera con México, la deportación de millones de indocumentados y el futuro de DACA.
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
publicidad