publicidad

Medio millón de personas asistió a la misa celebrada por el Papa en Fátima

Medio millón de personas asistió a la misa celebrada por el Papa en Fátima

Benedicto XVI recibió un baño de multitudes en el santuario de Fátima, donde 500,000 asistieron a misa.

Medio millón de personas asistió a la misa celebrada por el Papa en Fáti...

Defensa de la familia

FATIMA - El papa Benedicto XVI recibió este jueves un verdadero baño de multitudes en el santuario de Fátima (Portugal), donde medio millón de personas asistieron a la misa de la mañana y fue ovacionado por las asociaciones católicas tras condenar el aborto y el matrimonio gay.

El Papa, que ofició una misa multitudinaria con ocasión del aniversario de las apariciones de la Virgen en 1917, fue ovacionado e interrumpido en varias ocasiones tras condenar con firmeza el aborto y el matrimonio entre homosexuales ante las asociaciones católicas reunidas en la tarde en iglesia de la Santísima Trinidad de Fátima.

El pontífice calificó el aborto y el matrimonio entre homosexuales como "insidiosos y peligrosos".

publicidad

"Las iniciativas que tienen como objetivo tutelar los valores esenciales de la vida, como su concepción y la familia, fundada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, ayudan a responder a algunos de los desafíos más insidiosos y peligrosos que hay que enfrentar hoy", dijo.

Ley en puertas

La condena del Papa fue pronunciada en Portugal, uno de los países más católicos de Europa, pero que en los últimos años es cada vez más laico ya que legalizó el aborto hace tres años por referéndum y está por autorizar el matrimonio entre homosexuales.

Contrariamente a la Iglesia española, que rechazó y se movilizó en el 2005 contra el matrimonio gay, la Iglesia portuguesa ha mantenido una actitud menos vehemente.

En la mañana, la explanada del santuario, con una capacidad para 300,000 personas, resultaba abarrotada, por lo que muchos fieles tuvieron que asistir en las zonas de acceso y los alrededores.

A la intemperie

Numerosos peregrinos llegaron caminando desde varias regiones de Portugal y otros pasaron la noche en la enorme plaza durmiendo al aire libre pese al frío y la lluvia.

La celebración se inició a las 10:00 locales con la procesión solemne de la Virgen, cargada sobre un lecho de rosas blancas y seguida por un grupo de obispos y cardenales con paramentos blancos, mientras los peregrinos entonaban cantos dedicados a María.

publicidad

Durante la homilía, el Papa aseguró que vino a Fátima "para orar con María y los numerosos peregrinos por la humanidad afligida por tantos sufrimientos" y recordó que las profecías son un mensaje "contra el horrendo egoísmo de las naciones, de la raza, las ideologías, los grupos e individuos".

Al término de la misa, el Papa bendijo a los enfermos instalados a los lados del altar y les dirigió palabras de "esperanza".

La más concurrida

La presencia de una multitud récord a la misa fue interpretado como un mensaje de apoyo al Papa tras los escándalos de pedofilia que desde hace meses salpican a la jerarquía de la Iglesia por haber encubierto por décadas a los sacerdotes que abusaban de menores.

Para el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, esos escándalos por los abusos a menores en el seno de la Iglesia "no han debilitado" la imagen del Papa alemán.

"Con lo que ha ocurrido en los últimos meses, por el problema del escándalo de los abusos, se podía pensar que la imagen del Papa se debilitaría, pero eso no ocurrió", afirmó el religioso.

Según el padre Manuel Morujo, portavoz de la Iglesia portuguesa, los católicos "saben distinguir", entre los casos de pedofilia y "la enorme mayoría de sacerdotes", subrayó.

Visita de 4 días

publicidad

La cifra de fieles superó los 400,000 de hace diez años, cuando el popular Juan Pablo II visitó el santuario y beatificó a dos de los tres pastorcitos, Jacinta y Francisco Marto, a los que, según la tradición, se les apareció la Virgen el 13 de mayo de 1917.

Benedicto XVI llegó la tarde del miércoles a Fátima, principal meta de su visita de cuatro días a Portugal, donde suplicó a la Virgen para que la Iglesia no ceda a las "seducciones del mundo".

El viernes concluirá la visita con otra misa al aire libre en la ciudad norteña de Oporto.

Es la quinta visita de un Papa a Fátima tras la celebrada por Pablo VI en 1967 y las tres de Juan Pablo II en 1982, 1991 y 2000.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad