publicidad

Médicos Sin Fronteras abandona ciudad afgana tras bombardeo

Médicos Sin Fronteras abandona ciudad afgana tras bombardeo

Un bombardeo destruyó este sábado uno de sus hospitales en la ciudad de Kunduz, matando a 22 personas.

La organización Médicos Sin Fronteras informó este domingo su retiro de la ciudad afgana de Kunduz luego de que un bombardeo destruyó uno de sus hospitales, matando a 22 personas, mientras los gobiernos de Estados Unidos y Afganistán prometieron esclarecer lo ocurrido.

La crisis humanitaria en esa ciudad -que cayó la semana pasada en manos del Talibán antes de que el gobierno lanzara una contraofensiva- se ha agudizado en medio de los enfrentamientos y las minas colocadas por los insurgentes.

" Todos los pacientes en condición crítica han sido enviados a otras instituciones de salud y ya no hay personal de MSF en el hospital", dijo Kate Stegeman, directora de comunicación de Médicos Sin Fronteras.

"Parte de nuestro personal médico se fue a trabajar a dos hospitales a los que fueron trasladados los heridos", agregó.

Médicos sin fronteras y pacientes mueren tras bombardeo Univision

Siguen las investigaciones

Las pesquisas continuaban para dilucidar lo ocurrido este sábado. La organización dijo este domingo que fallecieron tres de los pacientes heridos, llevando la cifra a 10. También murieron 12 funcionarios de la instalación.

Lea: Bombardeo en hospital afgano de Médicos Sin Fronteras.

Las circunstancias que rodean el incidente seguían siendo ambiguas.

La organización dijo el sábado en un comunicado que "todo indicaba" que la coalición militar internacional era responsable del bombardeo.

En tanto, el coronel del Ejército Brian Tribus, un portavoz de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que un ataque por aire de Estados Unidos "en la localidad de Kunduz" cerca de las 2:15 am (hora local) del sábado "puede haber resultado en daño colateral en una instalación médica aledaña".

publicidad

En tanto, las autoridades afganas aseguraron que helicópteros artillados respondieron al fuego de combatientes del Talibán que se escondían en el lugar.

No obstante, el portavoz del Ministerio de Salud afgano, Wahidullah Mayar, criticó la justificación del bombardeo por la supuesta presencia de talibanes en su interior.

"Cualquiera que fuera la situación, va en contra del derecho internacional humanitario bombardear un hospital repleto de personal médico y pacientes", sentenció a Efe Mayar, que fue además uno de los primeros en su Gobierno en culpar a Estados Unidos del ataque.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, informó que fue iniciada una investigación conjunta con fuerzas estadounidenses. El mandatario estadounidense, Barack Obama, dijo que espera un reporte completo de las circunstancias del bombardeo.

Inestable provincia

El Talibán tomó Kunduz el lunes pasado, pero se ha retirado de gran parte de la ciudad desde entonces tras la contraofensiva gubernamental. Existen algunos enfrentamientos esporádicos mientras las tropas intentan despejar a los extremistas que permanecen en la zona.

La breve toma de Kunduz marcó el movimiento más grande del grupo insurgente en una zona urbana desde que la invasión de Estados Unidos en 2001 puso fin a su mandato.

Las fuerzas afganas han batallado para combatir al Talibán desde que Estados Unidos y la OTAN cambiaron su apoyo a un papel de entrenamiento a finales del año pasado, finalizando su misión de combate en el país.

publicidad

Saad Mukhar, director de salud de la provincia de Kunduz, estima que unas 70 personas han fallecido y más de 500 han resultado heridas en la ciudad desde el inicio de los enfrentamientos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad