publicidad

Los temas que importan en elec

Los temas que importan en elec

La economía, el control de la inmigración irregular y el terrorismo son los grandes temas que se presentan en los comicios generales de España.

Elecciones el 9 de marzo

MADRID, España - La economía, con las primeras señales de desaceleración y el temor a la crisis, el control de la inmigración irregular y el terrorismo son los grandes argumentos de la campaña electoral para los comicios del próximo 9 de marzo en España.La economía ha entrado en la contienda electoral con dos caras, la más amable que ofrecen las cifras macroeconómicas y que esgrime el gobernante Partido Socialista (PSOE), y la más áspera que reflejan datos como el desempleo, la subida de precios de los alimentos o de las hipotecas.

El conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición, quiere que, en buena parte, el bolsillo de los electores decida en esta carrera electoral y por ello hace hincapié en el récord que ha marcado la inflación, que se sitúa en el 4,3 por ciento, o el desempleo, que alcanza al 8,6 por ciento de la población activa.

"Los españoles pueden tener un nivel de vida mucho mayor que el que tenemos en este momento", afirma el candidato del PP a la presidencia del gobierno, Mariano Rajoy, quien considera "imprescindible" acometer rebajas fiscales para relanzar la inversión y el consumo.

Pero pese a las primeras señales de desaceleración económica, el presidente del gobierno y candidato socialista a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, subraya que no será "profunda" ni "prolongada".

publicidad

Según el Banco de España, la economía tiene "suficientes" resortes para afrontar la previsible desaceleración de los próximos trimestres, aunque con mayor incertidumbre que en el pasado debido a la coyuntura internacional.

El superávit de las cuentas públicas españolas permite ver con "tranquilidad el futuro", recuerda el Gobierno, que cita entre otros logros de los cuatro años de la legislatura la tasa del Producto Interior Bruto (PIB), que creció el 3,8 por ciento en 2007, por encima de la media europea.

Inmigración

Al crecimiento han contribuido en buena parte los 4,5 millones de inmigrantes residentes en España, que se han situado también en el primer plano de la campaña después de que el PP propusiese un "contrato de integración" por el que éstos tendrán los mismos derechos que los españoles y también obligaciones.

Si gana el PP y lleva a cabo el contrato, deberán comprometerse a "cumplir las leyes, aprender la lengua y respetar las costumbres" de los españoles.

"La inmigración es el problema más importante que tiene España y la Unión Europea", apuntan los conservadores, que reclaman una inmigración ordenada y controlada y se muestran en contra de las regularizaciones masivas.

La última fue llevada a cabo por el gobierno socialista en 2005. Se acogieron a ella casi 700.000 personas, entre las que ecuatorianos y rumanos fueron los más numerosos.

publicidad

ETA, una cuestión espinosa

El proceso, según el gobierno, supuso que aflorase más del 80 por ciento de la economía sumergida.

El presidente del Ejecutivo y candidato socialista pide "prudencia con las personas que vienen a trabajar".

"Cuando un inmigrante llega a España debe acatar las leyes, nada más", afirma Zapatero, que reitera el gran esfuerzo que se ha hecho en la repatriación de irregulares.

Terrorismo

El terrorismo también es protagonista del debate electoral como lo ha sido en toda la legislatura, que comenzó marcada por los atentados islamistas en los que murieron 192 personas el 11 de marzo de 2004, tres días antes de los comicios de 2004.

Las autoridades han decretado la alerta máxima ante el riesgo de que irrumpa en el escenario electoral la banda terrorista ETA, que el pasado diciembre mató a dos guardias civiles españoles en el sur de Francia.

Se trató del primer atentado mortal desde que el 30 de diciembre de 2006 fueran asesinados en el aeropuerto madrileño de Barajas los ecuatorianos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio.

Con aquel atentado ETA dinamitó las vías de diálogo que el Gobierno de Zapatero intentó entablar con esa organización terrorista para el fin de la violencia.

"No voy a pedir disculpas por haber intentado la paz y el final de la violencia; no lo voy hacer porque era mi obligación con España", dijo Zapatero, quien insiste en que ahora "no hay ninguna expectativa de negociación con ETA. Sólo abandonar las armas". Sin embargo, el PP le acusa de haber "mentido mucho" a los españoles en el proceso de "negociación" con la banda terrorista y rechaza cualquier posibilidad de dialogo y cualquier vía que no sea la derrota de ETA.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad