publicidad

Los manifestantes en Hong Kong son rebeles pero extremadamente limpios

Los manifestantes en Hong Kong son rebeles pero extremadamente limpios

Las revueltas en Hong Kong se han caracterizado por la extrema limpieza y el orden de sus manifestantes.

La revolución de los paraguas: Hong Kong pelea por la democracia Univision

No graffiti, no alcohol, no basura. Los jóvenes hongkoneses no quieren darle pretexto a las autoridades para intervenir, así que la extrema limpieza es una de las peculiaridades de las revueltas de Hong Kong.

Sus jóvenes han creado un sofisticado sistema de recogida de basuras e incluso el primer mecanismo de reciclaje a gran escala en la isla.

En Hong Kong, los manifestantes no son solo estudiantes, también son basureros, repartidores de comida o limpiadores y gestores de equipos. Son "buenos ciudadanos".

"Los hongkoneses somos así. La gente se asombra pero es que no queremos molestar al prójimo. Nos han enseñado a ser buenos ciudadanos, mirar por los demás y en una situación como esta, no queremos ningún problema", explica a Efe Jason, un joven de 24 años que trabaja de prácticas en un instituto de secundaria.

Este veinteañero habla cerca de uno de los múltiples puestos de recogida de basura instalados en la zona de Admiralty, el corazón de la protesta, en los alrededores de la sede del Ejecutivo local. En la fachada hay pegados carteles exigiendo la dimisión del jefe del Gobierno de Hong Kong, pero también pidiendo disculpas por los "inconvenientes causados".

Los múltiples equipos de limpieza están formados por voluntarios, que se van turnando por el día y la noche, sin un horario específico, y que tratan de mantener hasta el último rincón de las calles limpio con cajas o bolsas con carteles en inglés y en chino, ante las insuficientes papeleras para la multitud que se congrega estos días, hasta cientos de miles de personas.

publicidad

"Tenemos tres tipos de bolsas de basura colgadas de vallas cada 10 ó 15 metros: para latas, papel y basura general", explica Helen Wong, de 17 años, en uno de los puntos de recogida de la calle Cantón, la llamada "milla de oro", donde se encuentran las grandes tiendas de marca de la isla y que también ha sido parcialmente ocupada por el movimiento prodemocrático.

 

Hong Kong hace sentir su protesta contra el gobierno central Univision

Equipos de limpieza: ¡al ataque!

Son los propios jóvenes y adultos que participan en las revueltas quienes se encargan de limpiar los desechos que generan y de llevarlos a uno de los puestos de recogida, desde donde se transportan cada mañana hasta uno de los lugares oficiales de eliminación de residuos.

Es entonces, con los primeros rayos de sol, cuando la manifestación vive sus momentos más bajos, con los jóvenes marchándose a descansar a sus casas tras una larga lucha nocturna, dejando atrás grandes avenidas, plazas y puentes impolutos.

Las bolsas de McDonald's y de galletas que se acumulan en cada jornada de protesta, o las miles de botellas de agua y de toallas húmedas que se reparten constantemente para contrarrestar el sofocante calor desaparecen del espacio público de forma rápida, eficaz y ecológica.

publicidad

Y es que, además de su pulcritud, los manifestantes también reciclan, una práctica todavía poco común en la isla.

"Estoy prácticamente seguro de que los únicos lugares en los que se puede reciclar en Hong Kong son solo dos: el aeropuerto y en cualquier lugar de las protestas", señalaba un ciudadano de la isla ajeno a este movimiento de ocupación pacífica de las calles.

Para este hombre, de unos cincuenta años, los estudiantes han conseguido algo inaudito que el Gobierno no había impulsado, aunque ahora ha permitido que esta iniciativa prospere.

"Los equipos de limpieza pidieron (al Ejecutivo) que adecuaran un lugar al que llevar los plásticos y el papel, para su reciclaje desde los puntos principales de protesta en la ciudad. Y así se hace", señala Amy, una treintañera que estudia una carrera de letras.

Según cuenta a Efe, en ocasiones, son los propios voluntarios de los puestos de recogida quienes tienen que separar de las bolsas de basura lo que puede ser reutilizado y lo que no.

Su compromiso con la limpieza de la ciudad y con sus vecinos les lleva a no pisar el césped público en las zonas donde hay protestas, a dejar notas con disculpas hacia los negocios afectados y a tratar de remediar cualquier tipo de incidente que pueda alterar el orden de la ciudad, incluso si ha sido provocado por otros.

"¿Viste lo que pasó con los huevos?", pregunta riéndose Amy, en referencia a una escena vivida estos días en la que un hombre enfadado por los inconvenientes causados por las manifestaciones lanzó huevos a los estudiantes y estos le respondieron limpiando las cáscaras rotas.

publicidad

"Nos podrán decir que somos unos románticos, que hemos perjudicado a algunos negocios -comenta la universitaria-, pero no podrán negar que somos educados".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad