publicidad
Decenas de miles de ciudadanos prodemocracia salieron de nuevo este sábado a las calles de Hong Kong en su séptimo día de protestas.

Los estudiantes de Hong Kong salen a la calle retando las advertencias del Gobierno

Los estudiantes de Hong Kong salen a la calle retando las advertencias del Gobierno

Decenas de miles de ciudadanos prodemocracia salieron a la calle pese a las advertencias del Gobierno local.

Decenas de miles de ciudadanos prodemocracia salieron de nuevo este sába...
Decenas de miles de ciudadanos prodemocracia salieron de nuevo este sábado a las calles de Hong Kong en su séptimo día de protestas.

Participaron reconocidos artistas populares

publicidad

Decenas de miles de ciudadanos prodemocracia salieron de nuevo este sábado a las calles de Hong Kong en su séptimo día de protestas pese a las advertencias del Gobierno local de que utilizará "todas las medidas necesarias" para restablecer el orden en la ciudad a partir del lunes si no se dispersan.

Los manifestantes, que se concentraron en los alrededores de la sede del Gobierno, obedecieron a la llamada de los grupos de estudiantes que lideran las protestas y que horas antes les invitaban a participar en esta multitudinaria sentada, informa la agencia Efe.

Minutos antes de que comenzara, el jefe del Ejecutivo de Hong Kong, Leung Chun-ying, advirtió a través de un comunicado que el Gobierno y la Policía tomará "todas las acciones necesarias" para restablecer el orden social y que la ciudad pueda volver a la normalidad a partir del lunes, día laborable.

Leung condenó "duramente todos los actos de violencia" y aseguró que la situación puede traducirse en un estado fuera de control con consecuencias "graves para la seguridad pública y el orden social".

"El Ejecutivo y la Policía tienen el deber y la determinación de tomar todas las medidas necesarias para restablecer el orden social, para que el Gobierno y los siete millones de personas en Hong Kong puedan volver a su trabajo y a su vida normal", sentenció el mandatario de la isla china.

publicidad

En la multitudinaria concentración en la que participaron reconocidos artistas populares, así como los líderes de los tres grupos que se erigen como los dirigentes de esta masiva protesta - Occupy Central, la Federación de Estudiantes de Hong Kong y Scholarism-, no se anunció ninguna decisión por parte de los manifestantes en respuesta a las advertencias del Ejecutivo local.

Líder de Hong Kong se niega a renunciar y ofrece conversaciones con los manifestantes /Univision

En la reunión, se esperaba que los líderes estudiantiles aprovecharan la oportunidad de poder dirigirse a las masas para anunciar si deciden escalar sus protestas o si aún queda espacio para el diálogo con el Gobierno, después de que se suspendieran el viernes las negociaciones tras registrarse diversos ataques de grupos prochinos contra manifestantes en distintos puntos de la ciudad.

No ocurrió así, si bien en un comunicado posterior, el secretario general de la Federación de Estudiantes Alex Chow abrió la posibilidad de retomar el diálogo con el Gobierno sobre la reforma política en Hong Kong si las autoridades se comprometen a llevar a cabo una investigación detallada sobre la actuación policial durante los enfrentamientos entre partidarios y contrarios a las protestas.

publicidad

Chow expresó el deseo de alcanzar un acuerdo con el Gobierno para que las protestas continúen en los alrededores de los edificios gubernamentales y a la vez los 3,000 empleados de la administración puedan volver a su trabajo.

Según los jóvenes, grupos antichinos orquestados por el Gobierno de Pekín atacaron a los manifestantes pacíficos e intentaron desmontar las tiendas que llevan instaladas desde hace una semana en varias localizaciones frente a la actitud "pasiva" de la Policía, que ha negado este extremo.

Este ambiente de tensión se produce cuando se cumple una semana desde que comenzaran las protestas en las calles de Hong Kong para pedir elecciones democráticas y el sufragio universal sin restricciones para los comicios que se celebrarán en 2017.

Las movilizaciones estallaron con el anuncio del Gobierno de Pekín que aseguraba que concedería el sufragio universal para Hong Kong si bien preseleccionando a los candidatos que se presentaran.

Las protestas cumplen una semana

Los estudiantes comenzaron sus protestas con una huelga universitaria la semana pasada para luego pasar a lo que ya se ha denominado popularmente como la "revolución de los paraguas" en la que cientos de miles de ciudadanos han salido a las calles para pedir libertades democráticas sin restricciones para la isla.

Cuando se cumple una semana desde que estallaran las movilizaciones, siguen creciendo las críticas al Ejecutivo local por la supuesta pasividad policial frente a los centenares de opositores que se enfrentaron a los manifestantes para echarles de las calles ocupadas, destacó Efe en otro parte informativo.

publicidad

La confrontación se saldó con 19 personas detenidas y 18 heridos, entre ellos, estudiantes y reporteros que, según denunciaron ellos mismos, fueron atacados por manifestantes contrarios a las protestas y la policía.

Tras los incidentes, los principales organizadores de la revuelta estudiantil - Occupy Central, Scholarism y la Federación de Estudiantes-, dieron marcha atrás en su decisión de abrir la vía del diálogo con el gobierno de Hong Kong.

A través de uno de sus secretarios generales, la Federación de Estudiantes aseguró que no retomarán el diálogo con el Gobierno hasta que reciban explicaciones sobre los ataques sufridos por los manifestantes el viernes y el sábado.

Los organizadores de la protesta decidirán esta noche su siguiente paso, mientras continúan los ataques.

Opositores de las manifestaciones prodemocráticas se enfrentaron la mañana del sábado con los estudiantes, tratando de abrirse paso en los barrios de Mong Kok y Causeway Bay, dos de las zonas donde permanecen acampados.

La revolución de los paraguas: Hong Kong pelea por la democracia /Univision

Las confrontaciones

Fuentes policiales y del Gobierno señalaron que entre los detenidos del viernes había ocho miembros pertenecientes a tríadas (nombre de las organizaciones mafiosas chinas), algo que muchos estudiantes habían denunciado durante los enfrentamientos de ayer, que duraron largas horas, según pudo constatar Efe.

Representantes liberales en el Parlamento de Hong Kong denunciaron que los actos violentos correspondían a un ataque coordinado entre el Ejecutivo y las mafias chinas.

Por su parte, el secretario de Seguridad del Ejecutivo local, Lai Tung-kwo, defendió la actuación policial durante los incidentes de estos dos días calificando de "irracionales y extremadamente injustas" las críticas recibidas.

publicidad

En esta ida y venida de acusaciones, un millar de manifestantes volvieron a amanecer hoy en las zonas tomadas con sus protestas. Muchos mostraban su enfado por la pasividad de la policía, lo que provocó hoy que más manifestantes se fueran sumando a lo largo del día en los distintos puntos de la ciudad ocupados por las protestas en señal de apoyo.

El fin del diálogo

The Associated Press subraya que los manifestantes en favor de la democracia en Hong Kong cancelaron el viernes sus planes de negociaciones con el gobierno sobre reformas electorales, después de que turbas trataron de sacarlos de las calles que han ocupado desde hace semanas.

"El gobierno está exigiendo que las calles sean despejadas. Hacemos un llamado a todos los ciudadanos de Hong Kong para que acudan de inmediato para proteger nuestras posiciones y luchar hasta el final", dijo el grupo en un comunicado.

El jefe territorial, Leung Chun-ying, propuso las negociaciones el jueves por la noche con la idea de calmar las tensiones, el mayor desafío que enfrenta la autoridad de Beijing desde que China tomó el control de la ex colonia británica en 1997.

Su negativa a ceder a los llamados para que renuncie enfureció a muchos manifestantes. Exigen que el gobierno castigue al responsable de los enfrentamientos del viernes en Mong Kok, un concurrido distrito de Kowloon, y otras áreas, los más caóticos desde que la policía utilizó gases lacrimógenos y gas irritante el fin de semana para tratar de dispersar las manifestaciones.

publicidad

Luego de los altercados en Mong Kok los manifestantes seguían sin dispersarse.

La policía se vio en apuros para intentar mantener el orden mientras manifestantes y partidarios de Beijing forcejearon. Las personas visiblemente mayores que intentaban obligar a marcharse los activistas "quienes les superaban claramente en número--, cantaban, empujaban y a veces intentaban sacar a rastras a manifestantes jóvenes.

Los manifestantes entrelazaron sus manos mientras intentaban mantenerse firmes contra la multitud. En un momento, la policía movilizó una camilla para llevarse a un joven, aunque no estuvo claro el motivo.

La propia policía formó una cadena humana en un intento de mantener separados a ambos bandos y despejar la zona. Los manifestantes y muchos espectadores grabaron las confrontaciones; un hombre intentó arrebatar a uno de los manifestantes la cámara de vídeo que llevaba en su mano.

"Me gustaría recordar a los miembros del público que deben cumplir las leyes Hong Kong cuando expresan sus puntos de vista", dijo el portavoz de la policía Steve Hui a preguntas sobre la confrontación en Mong Kok, una zona de clase obrera muy alejada del principal foco de las protestas en el centro de Hong Kong, en Admiralty, la zona más próxima a la sede del gobierno del territorio.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad