publicidad
La esposa del cooperante británico David Haines, decapitado por ISIS, guardaba silencio el domingo sin salir de la casa familiar de Sisak, cerca de la capital croata.

La viuda de David Haines, el británico decapitado por ISIS guarda silencio

La viuda de David Haines, el británico decapitado por ISIS guarda silencio

Dragana, la esposa del británico "se halla en el interior (de la casa), pero no quiere hablar con nadie".

La esposa del cooperante británico David Haines, decapitado por ISIS, gu...
La esposa del cooperante británico David Haines, decapitado por ISIS, guardaba silencio el domingo sin salir de la casa familiar de Sisak, cerca de la capital croata.

La esposa del cooperante británico David Haines, decapitado por el Estado Islámico ( ISIS, por sus siglas en inglés), guardaba silencio el domingo sin salir de la casa familiar de Sisak, cerca de la capital croata, según una periodista de AFP.

publicidad

Dragana "se halla en el interior (de la casa), pero no quiere hablar con nadie", declaró a la AFP un policía delante de la casa en Sisak, a unos 60 kilómetros al sureste de Zagreb.

La casa tiene un pequeño jardín con varios manzanos. En uno de ellos, cuelga un columpio. Al exterior del recinto, se halla la policía y un puñado de periodistas.

Análisis de la estrategia contra ISIS Univision

Haines llegó a Croacia en 2000 para trabajar para la organización humanitaria Arbeiter Samariter Bund (ASB) en Sisak, pero también en las ciudades de Petrinja y Knin.

En Sisak conoció a su esposa, Dragana Prodanovic. La pareja se casó en 2010 y vivía en casa de la madre de Dragana. Tuvieron una hija, ahora de cuatro años.

Haines era "tan simpático", declaran algunos vecinos conmocionados por la noticia de su ejecución, divulgada este sábado en un vídeo del Estado Islámico.

"Tenían una vida como todas las familias croatas normales y corrientes", dice uno de ellos sin querer dar su nombre.

"No hablábamos mucho, puesto que él era inglés y yo no hablo su lengua, pero siempre sonreía", según Ljubica, de 64 años.

publicidad

"¿Hacia dónde va el mundo? Eso es lo que nos preguntamos después de un acontecimiento así", se lamenta otro vecino, de unos 60 años.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad