publicidad
En Edimburgo, Escocia, el centro amaneció tranquilo con algunas banderas escocesas -"saltires"- aún colgando de las ventanas.

La victoria del 'no' a la independencia le cuesta el cargo al primer ministro de Escocia

La victoria del 'no' a la independencia le cuesta el cargo al primer ministro de Escocia

El dirigente independentista anunció que tras 20 años como líder, consideró es "hora" de ceder el puesto.

En Edimburgo, Escocia, el centro amaneció tranquilo con algunas banderas...
En Edimburgo, Escocia, el centro amaneció tranquilo con algunas banderas escocesas -"saltires"- aún colgando de las ventanas.

El veterano dirigente independentista Alex Salmond anunció por sorpresa que dimitirá como líder del Partido Nacionalista Escocés (SNP) y ministro principal del gobierno escocés tras la derrota en el referéndum de Independencia.

Salmond explicó que Escocia se beneficiará "de un nuevo liderazgo" en esta nueva fase de negociación con Londres para lograr más autonomía.

El político de 59 años justificó su marcha, que hará efectiva en noviembre, diciendo que tuvo que plantearse si era la persona más adecuada para llevar el país hacia adelante y concluyó que "otros" están mejor posicionados.

Tras 20 años como líder del partido nacionalista y siete como ministro principal -y después de dos años de dura campaña por el referéndum-, consideró que "es hora" de ceder el testigo.

publicidad

"Creo que en esta nueva y emocionante situación, llena de posibilidades, el partido, el Parlamento y el país se beneficiarán de un nuevo liderazgo", declaró en su intervención en Bute House, la residencia oficial del ministro principal en Edimburgo.

Sin dar más detalles, adelantó que "hay un número de candidatos eminentemente cualificados y muy adecuados para ser líderes".

Escocia permanece en calma

En contraste con el bullicio de fin de campaña, muchas calles escocesas amanecieron hoy en silencio tras conocerse la victoria del 'no' en el histórico referéndum de independencia.

Pese al alivio por la noticia, incluso los partidarios de la permanencia en el Reino Unido mantuvieron en general la discreción por deferencia a sus compatriotas que habían visto desvanecerse su sueño en un plazo de 24 horas.

El 'no' se impuso en la consulta por un 55 % de los votos, frente al 45 % de apoyo al 'sí', casi la mitad de un electorado que ahora tiene que asimilar la derrota.

En Edimburgo, el centro estaba hoy tranquilo con algunas banderas escocesas -"saltires"- aún colgando de las ventanas, con aspecto mustio tras la frenética actividad de la noche anterior.

A la espera del resultado del plebiscito, grupos de jóvenes independentistas pasaron parte de la noche delante del Parlamento de Holyrood, que hoy mostraba los restos de la batalla con algún globo pinchado y carteles pisoteados.

publicidad

En Glasgow, la mayor ciudad escocesa y donde ganó el 'sí', la desazón entre los independentistas era notable.

"Somos el único país del mundo que rechaza la independencia", se lamentaba Deirdre Campbell, activista de una de las muchas campañas de base que movilizaron a las masas a favor de la secesión.

"Los que han votado 'no' deben recordar que aún queda por aplicarse un 65 % de los recortes impuestos por los conservadores del Gobierno británico y que el sistema Trident de disuasión nuclear ahora va a quedarse en Escocia", dice a Efe.

Pese al ambiente decaído de hoy -con un clima de llovizna y neblina a la par-, la mayoría de los escoceses parece pensar que pronto superarán este bache y continuarán adelante como nación, sin resentimientos y mirando al futuro.

La comunidad internacional recupera el aliento

La comunidad internacional reaccionó con alivio al resultado del referéndum. El presidente estadounidense, Barack Obama, celebró el resultado de la consulta y felicitó a los escoceses "por su completo y enérgico ejercicio de democracia".

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, se mostró satisfecha por el resultado y apuntó la posibilidad de "repercusiones indirectas" del proceso sobre otros movimientos independentistas en Europa.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, felicitó a los escoceses por haber protagonizado un "escrupuloso respeto a la legalidad" que les ha llevado a evitar las "graves consecuencias" que habría conllevado la independencia.

publicidad

En el ámbito institucional, la Unión Europea reaccionó también con satisfacción ante el resultado del referéndum de Escocia que, a juicio del presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, es "bueno" y favorece una "Europa más unida y fuerte".

Con información de Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad