publicidad

La tragedia del avión sinestrado de Air France truncó los sueños de familias enteras

La tragedia del avión sinestrado de Air France truncó los sueños de familias enteras

El gobierno de Brasil decretó a partir de este martes tres días de luto nacional en homenaje a las 228 víctimas.

Historias de amor y dolor

BRASILIA –  Dos días después de la desaparición de un avión de Air France con 228 personas a bordo sobre el océano Atlántico, los testimonios sobre las vidas y sueños truncados por el siniestro del vuelo Río de Janeiro-París ahondan el luto y la desesperación de decenas de familiares que aún no se explican la tragedia.

Lista de pasajeros

Hallaron los restos

Los medios tradicionales y los de Internet recogen historias doloras como la de Lucas Gagliano, de 24 años y único brasileño entre los 12 tripulantes del Airbus A330 de la aerolínea francesa, que regresaba a París tras asistir al funeral de su padre quince días antes. El auxiliar de vuelo, cuya foto aparece en el sitio web G1 de la Rede Globo , volvía a su adorada París, donde reside, según su tío. Nunca llegó.

La joven médica, Bianca Machado Cotta, y su flamante esposo, el abogado Eduardo de Melo, volaban rumbo a su luna de miel en la capital francesa, que los brasileños consideran la ciudad de los enamorados. La foto de boda publicada en Internet los muestra sonrientes y esperanzados, en pleno festejo que reunió a más de 500 invitados el sábado en el Yacht Club de Niteroi, ciudad ubicada frente a Río de Janeiro, al otro lado de la bahía de Guanabara.

"Es difícil de creer. Bianca venía de celebrar una boda de ensueño", dijo un amigo al diario O'Globo.

publicidad

La de Ana Negra y Javier Alvarez Quero es otra historia de amor truncada. Según relato del diario El Mundo, de España, la pareja vivía en un apartamento en Dubai desde hacía dos años y medio, pero se habían casado hace 25 días y estuvieron de luna de miel en Brasil. Ella se embarcó en el vuelo AF-447 que partió de Río de Janeiro rumbo a París y de allí viajaba a Barcelona a pasar unos días con su familia. Él volvía a Dubai para reincorporarse a la consultora de la que es socio. Ana no aterrizó en París y la noticia de la desaparición del avión de Air France llegó a Dubai antes que Javier.

Profesionales de categoría

El reputado cirujano plástico brasileño y profesor de universitario Roberto Correa Chem, de 66 años, su esposa, la sicóloga Vera Chem, y su hija Leticia Chem, gerente de empresa telecomunicaciones Oi, formaban una familia de profesionales brillantes. Los tres están en la lista de los 228 pasajeros del vuelo 447 de Air France que desapareció y sus restos ahora están siendo buscados en las profundidades del Atlántico.

El director de orquesta y ex-director artístico del teatro municipal de Río, Silvio Barbato, de 50 años, quien estaba en la cúspide de su carrera y viajaba rumbo a Europa para comandar la batuta en dos óperas en Kiev, así como Luiz Roberto Anastacio, de 50 años, que volaba a París a una reunión en Michelin tras ser promovido al frente del fabricante francés de neumáticos para América Latina, tampoco cumplieron sus sueños.

publicidad

Clara Amado, una de las azafatas a bordo hispano-argentina es llorada en dos continentes. La mujer de 32 años nacida en España, cuyos padres son de nacionalidad argentina, aún es esperada por su madre y dos hermanas que residen en la ciudad de Mendiolaza, en el Gran Córdoba, quienes se resisten a la tragedia. Sumidas en una profunda angustia, aguardan más que un milagro: "Estamos esperando que aparezca una esperanza", dijeron a los medios de Buenos Aires.

Contrastes de la tragedia

En contraste con la tragedia de tantas vidas truncadas, algunas historias "milagrosas" muestran la cara de quienes "nacieron de nuevo".

Bianca Igrejas y Rodrigo Motta, otros recién casados, habían decidido prolongar su fiesta de bodas y postergaron la luna de miel 24 horas, lo que evitó que embarcaran en el Airbus desaparecido. Lloraron de alegría, dijo la pareja al diario O Dia al contar cómo se salvaron.

Mientras tanta gente lloraba por la muerte de 80 ciudadanos brasileños a bordo del Airbus 330 de Air France, el brasileño dGustavo Ciriaco, respiraba hondo. Se escapó de la muerte por 2 horas y 45 minutos.

Según el corresponsal de El Pais de España, Bernardo, hermano de Gustavo, contó que se había producido un enfrentamiento entre pasajeros y empleados de las compañías aéreas. Gustavo, de 39 años tenía un asiento confirmado en el vuelo de Air France Río-París que iba a despegar a las 16:20 desde la ciudad brasileña. Pero cuando fue a facturar su equipaje le comunicaron que su reserva constaba en el otro vuelo que la compañía francesa tenía previsto para las 19:00 horas.

publicidad

"Gustavo no aceptó el cambio de horarios e insistió en embarcar en la aeronave para la que había comprado su billete. Tras una tensa discusión con el personal de tierra, la compañía aérea cedió y Gustavo acabó embarcando en el vuelo que despegó dos horas y cuarenta minutos antes que el avión accidentado". Se salvó.

Mensajes de solidaridad

La conmoción provocada por el siniestro también generó cantidad de mensajes solidarios entre los internautas, según quienes el misterio que rodea la desaparición del Airbus "aviva" el dolor de los allegados a las 228 personas a bordo del avión.

El martes, varios allegados a los pasajeros recibían el apoyo de médicos y sicólogos en un espacio acondicionado especialmente para recibir a los familiares de las víctimas en el hotel Windsor en Barra da Tijuca, oeste de Río de Janeiro, con acceso prohibido para los periodistas.

En el vuelo AF477 Río-París de la aerolínea francesa viajaban 228 personas de 32 nacionalidades, entre ellos 72 franceses, 59 brasileños, 26 alemanes, dos españoles y un argentino.

Un equipo de Air France de 17 voluntarios franceses que hablan portugués llegó el martes para ayudar a las familias, dijo la directora de la aerolínea en Brasil, Isabelle Birem.

Días de luto

El gobierno de Brasil decretó a partir de este martes tres días de luto nacional en homenaje a las 228 víctimas del accidente registrado de un Airbus de la aerolínea Air France, que desapareció en el océano Atlántico la madrugada del domingo al lunes.

publicidad

El vicepresidente de Brasil, José Alencar, quien reemplaza al presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, en viaje oficial a Guatemala, anunció la decisión oficial "en señal de pesar por las víctimas del accidente aéreo", sufrido por un Airbus que realizaba la ruta Río de Janeiro-Paris.

La tarde del martes, el ministro de Defensa, Nelson Jobim, aseguró en rueda de prensa que "no hay duda" que los restos avistados por aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) en alto mar, a algo más de 1.000 Km. de la costa brasileña, pertenecen al avión de Air France.

Las 228 ocupantes del vuelo AF 447 Río-Paris eran de 32 nacionalidades diferentes, entre ellos: 72 franceses, 59 brasileños, 26 alemanes, dos españoles y un argentino, según la lista divulgada por Air France.

La lista oficial de pasajeros será divulgada "probablemente" este miércoles una vez que la aerolínea haya contactado a todas las familias, aseguró el martes la directora de Air France en Brasil, Isabelle Birem.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad