publicidad

La "revolución de los paraguas" eclipsa el Día Nacional con una mayor multitud

La "revolución de los paraguas" eclipsa el Día Nacional con una mayor multitud

Hubo protestas multitudinarias que se extendieron por toda la ciudad y que congregaron a su mayor número de participantes.

Miles se reúnen en el corazón financiero de la ciudad

El movimiento democrático de Hong Kong, denominado coloquialmente la "revolución de los paraguas", eclipsó el Día Nacional de China con protestas multitudinarias que se extendieron por toda la ciudad y que congregaron a su mayor número de participantes desde que comenzó la ocupación.

En este cuarto día de protestas consecutivas, el perfil de los manifestantes se diversificó, con numerosos adultos acompañados de niños pequeños o ancianos apoyando a la multitud de estudiantes que lleva en pie de lucha desde el pasado viernes.

Hoy se celebra el Día Nacional de China, que conmemora el 65 aniversario desde la fundación de la República Popular, una jornada festiva en todo el país asiático que en Hong Kong ayudó a que las protestas se avivaran.

"Creo que es un momento muy importante para protestar, para luchar por nuestra libertad. He querido venir con mis hijos para que lo experimenten, porque mi lucha es para que ellos puedan vivir lo que es la democracia en un futuro", dijo a Efe Brenda, ama de casa de 38 años, quien decidió acercarse a Mong Kok, una de las tres zonas donde se comenzó a congregar gente esta mañana, junto a sus hijos de 5 y 4 años.

A su lado, miles de personas escuchaban sentadas en la acera a cualquiera que se animara a coger el micrófono y compartiera sus opiniones sobre la democracia o las libertades civiles por las que defienden Hong Kong debe luchar, como elecciones "reales" en 2017.

La revolución de los paraguas: Hong Kong pelea por la democracia Univision

"Damos gracias al mundo por transmitir nuestro mensaje. Queremos la dimisión del jefe del Ejecutivo y democracia ya", señaló uno de los participantes en estos coloquios improvisados en inglés, inmediatamente antes de comenzar a dirigirse a sus compatriotas en la lengua local, el cantonés.

De los eventos que anualmente se organizan para conmemorar este día, sólo uno pudo llevarse a cabo en Hong Kong debido a la magnitud que ha alcanzado el movimiento prodemocrático, que a lo largo del día se extendió por numerosas calles en un ambiente tranquilo, sin ningún tipo de actividad policial.

No cesan en su lucha

La única celebración se produjo con el izado de la bandera de China, que se llevó a cabo por la mañana, con una protesta silenciosa que protagonizaron estudiantes de secundaria y un discurso del jefe del Ejecutivo, Leung Chung-ying, que defendió que "es mejor votar, que no hacerlo", aunque sea a un grupo de candidatos elegidos previamente por Pekín.

publicidad

A pesar de que Leung, cuya dimisión se pide con más insistencia, pidió de nuevo a los manifestantes a que vuelvan a sus casas, los gritos a favor de la democracia llegaron incluso hasta el centro del lujo en la isla, la avenida donde se ubican las grandes marcas tradicionalmente abarrotadas en el Día Nacional por turistas chinos del continente.

"Sabía que había algo de protestas, pero no mucho. No me parecen razonables y hemos visto muchas tiendas cerradas, lo cual es una pena", comentó a Efe una joven de la región autónoma de Guangxi (sur), que paseaba junto a una amiga y una maleta vacía para llenarla "hasta arriba" de compras.

A pocos metros de ella, un grupo de ancianos mostraba sus pancartas a las televisiones que se acercaban a cubrir el acontecimiento. "No vamos a rendirnos, queremos un futuro mejor para los que vienen", señaló a Efe una octogenaria, apoyada en un paraguas a modo de bastón.

En el mismo momento que la mujer clamaba por un Hong Kong mejor, en Almiralty, el centro de las protestas en los alrededores de la sede del Gobierno de la ciudad, los cientos de miles concentrados en esta ciudad de 7.4 millones alzaban sus manos para iluminar su protesta con las luces de sus teléfonos móviles.

Los manifestantes admiten que se preparan para "una lucha larga" ante la falta de respuesta gubernamental y cuando comienzan a surgir diferencias entre los distintos grupos que impulsaron las primeras demandas.

publicidad

"La gente de 'Occupy Central' -una de las agrupaciones que comenzó a pedir democracia- están tratando de imponer una organización y un liderazgo en este movimiento espontáneo. Tienen que unificar la voluntad de las masas, sólo así podrán presionar al gobierno local o a Pekín", dijo Willy Lam, profesor de Política de la Universidad China de Hong Kong.

Para este catedrático, los manifestantes "saben cómo organizarse, cómo montar una acción ordenada y no violenta" y la clave para que salgan triunfantes "residirá en lo determinados y unidos que estén".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad