publicidad
La reina Isabel II junto a la presidenta de Irlanda, Mary McAleese, el esposo de la presidenta de Irlanda, el doctor Dr McAleese y el Príncipe Felipe, esposo de la monarca británica.

La reina Isabel II de Inglaterra arribó a Irlanda en histórica visita

La reina Isabel II de Inglaterra arribó a Irlanda en histórica visita

Desafiando amenazas reales y falsas de bombas, la reina Isabel II inició el martes la primera visita de un monarca británico a la República de Irlanda.

La reina Isabel II junto a la presidenta de Irlanda, Mary McAleese, el e...
La reina Isabel II junto a la presidenta de Irlanda, Mary McAleese, el esposo de la presidenta de Irlanda, el doctor Dr McAleese y el Príncipe Felipe, esposo de la monarca británica.

Realiza histórico viaje de cuatro días en medio de amenazas

DUBLIN - Desafiando amenazas reales y falsas de bombas, la reina Isabel II inició el martes la primera visita de un monarca británico a la República de Irlanda: un viaje de cuatro días para destacar las relaciones bilaterales y la paz en la vecina Irlanda del Norte.

La reina de 85 años, con una amplia sonrisa y vestido color esmeralda y acompañada por el príncipe Felipe, fue recibida por una guardia de honor del ejército irlandés en una base aérea en las afueras de Dublín. Una niña le entregó un ramo de flores.

A continuación, la reina abordó un auto fuertemente blindado para dirigirse a un almuerzo con la presidenta Mary McAleese, quien durante 14 años cabildeó para que la monarca visitara el país.

publicidad

Escoltado por 33 policías en moto, el auto real recorrió las calles de Dublín, que estaban prácticamente desiertas para asegurar que no hubiera atentados de extremistas antibritánicos.

Amenaza de bombas

Horas antes, disidentes del Ejército Republicano Irlandés contrarios a los acuerdos con Londres trataron de sabotear la visita real con bombas reales y falsas alarmas.

Especialistas militares desarmaron una bomba en un autobús que se dirigía a Dublín la noche anterior. Otro artefacto colocado en una estación del tren ligero dublinés resultó ser falso.

Ningún grupo se declaró responsable de las amenazas, pero varios grupos cismáticos del IRA en la frontera irlandesa siguen planeando ataques en el territorio británico de Irlanda del Norte con la esperanza de sabotear el acuerdo de paz de 1998 y el gobierno compartido por católicos y protestantes.

Capital blindada

Las amenazas de los grupos disidentes más extremistas, que anunciaron que harían saber a la reina que no era bienvenida en su territorio, obligaron a establecer un dispositivo de seguridad sin precedentes para esta visita, la primera de un monarca británico a la república irlandesa desde que ésta se independizó del Reino Unido en 1922.

Los mismos disidentes republicanos habían amenazado el lunes con colocar una bomba el lunes en Londres en una llamada codificada a Scotland Yard.

publicidad

Unos 10 mil efectivos de la policía y del ejército fueron movilizadas en Irlanda para esta visita, propiciada por los acuerdos de paz del Viernes Santo que en 1998 pusieron fin a 30 años de violencia entre protestantes unionistas y católicos republicanos en Irlanda del Norte.

El programa de la reina, cuyo viaje es aprobado por un 81% de los irlandeses según un sondeo, no elude los lugares más sensibles en la relación entre los dos países.

Itinerario de la visita

Durante esta primera jornada, Isabel II debe depositar una corona de flores en el Jardín del Recuerdo de Dublín, que rinde tributo a los irlandeses que murieron luchando por la libertad de su país.

El miércoles se desplazará al estadio Croke Park, donde las fuerzas británicas mataron a 14 personas en 1920, en uno de los episodios clave de la guerra por la independencia irlandesa, y al memorial de la Primera Guerra Mundial, que homenajea a los caídos irlandeses que lucharon con el Reino Unido.

Ese mismo día, la reina, que viajará con su esposo, el duque de Edimburgo, pronunciará un esperado discurso en el también simbólico castillo de Dublín, antigua sede de las autoridades británicas en Irlanda.

La agenda de la reina

Funcionarios irlandeses y británicos se empeñaron en destacar que la visita real de cuatro días a Dublín, Kildare, Tipperary y Cork continuaría como estaba previsto y con el mayor despliegue de seguridad de la historia de la república.

publicidad

"Este es un punto de partida totalmente nuevo para Irlanda y Gran Bretaña", dijo el flamante primer ministro irlandés Enda Kenny. "Espero que (la reina) reciba una bienvenida auténtica y memorable para ella y su comitiva".

Además del almuerzo con McAleese, la monarca preveía visitar el Trinity College, la universidad fundada por Isabel I en 1592 y colocar una ofrenda en el Jardín de la Recordación, en homenaje a los rebeldes irlandeses muertos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad