publicidad
La televisión estatal libia anunció que la ciudad de Ras Lanuf está "purgada" de insurgentes y que las fuerzas de Gadafi se dirigen hacia Bengasi, feudo de la insurrección.

La ONU dio luz verde para lanzar ataques aéreos contra Libia

La ONU dio luz verde para lanzar ataques aéreos contra Libia

La ONU aprobó el inicio de la zona de exclusión para vuelos en Libia

La televisión estatal libia anunció que la ciudad de Ras Lanuf está "pur...
La televisión estatal libia anunció que la ciudad de Ras Lanuf está "purgada" de insurgentes y que las fuerzas de Gadafi se dirigen hacia Bengasi, feudo de la insurrección.

Posibles ataques

NACIONES UNIDAS - El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el jueves "todas las medidas necesarias" para detener a Moamar Gadafi en Libia -incuidos ataque por mar y aire- horas después de que éste prometió en términos horrendos lanzar un ataque final y aplastar la rebelión iniciada en su contra hace semanas.

La resolución, aprobada con el respaldo de Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, impone una zona de exclusión aérea sobre Libia y autoriza todas las medidas, excepto ofensivas terrestres, para proteger al pueblo de las fuerzas de Gadafi.

Los primeros bombardeos pueden ser inmediatos para evitar la caída de Bengasi. Estados Unidos cuenta en el Mediterráneo con fuerzas para actuar urgentemente y Francia dijo que hay que responder "en cuestión de horas o días".

publicidad

La resolución del organismo internacional prohíbe todos los vuelos en el espacio aéreo de Libia para proteger a los civiles.

El primer ministro francés Francois Fillon había dicho que si la resolución era aprobada Francia apoyaría las acciones militares que se emprendieran contra Gadafi en cuestión de horas.

Gadafi amenaza con un "infierno"

El régimen libio estimó que la resolución de la ONU "amenaza la unidad" del país y constituye un "llamado a los libios a matarse" entre ellos, declaró a la AFP el viceministro de Relaciones Exteriores, Jaled Kaaim.

"Occidente no tendrá paz, nunca más", amenazó Gadafi, tras la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de autorizar una zona de exclusión aérea.

El dictador libio ha asegurado que convertirá la vida del mundo "en un infierno" en el caso de que su país sea atacado por potencias extranjeras, según dijo en una entrevista con la televisión pública portuguesa.

En el caso de que el mundo actúe de forma disparatada, se responderá de la misma manera, dijo el líder libio en la conversación de tres minutos. Gadafi calificó a los países de la Unión Europea de "traidores" expuestos a la propaganda.

Al tiempo que el Consejo de la ONU votaba la resolución, el líder libio anunciaba el avance sobre Bengasi. "La decisión ha sido tomada. Prepárense, llegamos esta noche", dijo Gadafi en un discurso dirigido a los habitantes de Bengasi, segunda ciudad en importancia del país.

publicidad

El dirigente libio también prometió que no perseguirá a los rebeldes que entreguen las armas y huyan de la ciudad.

Si bien la resolución de la ONU excluye "una fuerza extranjera de ocupación bajo cualquier forma y en cualquier parte del territorio libio", no descarta ataques aéreos contra objetivos en Libia.

Desde Trípoli, un portavoz del ministerio de Defensa citado por la agencia JANA advertía que cualquier operación militar extranjera contra Libia "pondrá en peligro todo el tráfico aéreo y marítimo en el Mediterráneo", según un portavoz del ministerio citado por la agencia JANA.

Las fuerzas leales a Gadafi se encuentran "a las puertas" de Bengasi. Este jueves trataron de bombardear posiciones de la rebelión, pero los insurgentes aseguraron que habían derribado dos aviones del régimen.

Por el momento no era posible confirmar las informaciones con fuentes independientes.

Según el director político del departamento de Estado norteamericano, William Burns, las tropas de Gadafi se encontraban a 160 km de Bengasi y "seguían avanzando".

"Peligros considerables"

Una intervención militar en Libia implica "riesgos y peligros considerables" y ningún soldado alemán participará, dijo el viernes el ministro de Relaciones Exteriores, Guido Westerwelle, al justificar la abstención de su país en la votación de la resolución de la ONU.

publicidad

"Seguimos siendo evidentemente escépticos sobre la opción de una intervención militar (...) prevista en esta resolución. Vemos en ello un considerable riesgo y peligro. Es por ello que no hemos aprobado esta parte del texto", según el comunicado del ministro.

"Los soldados alemanes no tomarán parte en una intervención militar en Libia", agregó.

Westerwelle, no obstante, saludo "el refuerzo significativo de las sanciones internacionales contra el régimen de Gadafi" previstas en la resolución y que Berlín apoyaba.

"Nuestra posición frente al régimen de Gadafi sigue siendo la misma: el dictador debe abandonar el poder y asumir las consecuencias de sus crímenes", concluyó el ministro.

Alemania ya había manifestado su oposición a una operación militar en Libia.

El propio Westerwelle aseguró el miércoles que su país consideraba que una zona de exclusión aérea "es una acción militar".

"No queremos comprometernos a una acción al final de la cual los soldados alemanes participen en una guerra en Libia (...) No queremos y no podemos tomar partido por una de las partes en una guerra civil en el norte de África", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad