publicidad

La NASA revisa problemas hallados en el fuselaje del Endeavour

La NASA revisa problemas hallados en el fuselaje del Endeavour

La NASA examina un mosaico térmico rajado y un anillo de cerámica saliente del fuselaje del transbordador espacial Endeavour.

Vistazo cercano

CABO CA'AVERAL - La NASA examinaba el jueves el transbordador Endeavour un mosaico térmico rajado y un anillo de cerámica saliente, dos nuevos problemas que no parecen graves, pero merecen atención extra.

"De inicio, no parece que vamos a trener que preocuparnos mucho", dijo el miércoles el líder del equipo de control del la misión, LeRoy Cain. "Pero necesitamos mantener una observación muy cuidadosa y darle un vistazo más cercano" a los problemas, agregó.

En momentos en que los ingenieros en tierra batallaban para entender los problemas y determinar si las reparaciones eran necesarias, los 11 astronautas a bordo del transbordador y la base espacial pasaron un primer día relativamente tranquilos.

Mientras tanto, preparaban un traje espacial de reemplazo para la caminata del jueves por la noche, además de reemplazar las piezas averiadas de un sistema que convierte la orina de los astronautas en agua potable.

El traje espacial del astronauta del transbordador, Robert Behnken, estaba inutilizado debido a que tenía un arnés defectuoso que le impedía encender los calefactores de los guantes y operar su cámara del casco. Por ello utilizó un traje que ya estaba a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Manos a la obra

La tarea más importante de la misión, la de instalar un nuevo salón y un puesto de observación en la ISS, dará comienzo el jueves durante la caminata espacial, la primera de un total de tres.

publicidad

En cuanto al sistema de reciclado de agua de la estación orbital, el procesador de orina había presentado algunas fallas desde hace meses. Por eso, los astronautas del Endeavour llevaron piezas de recambio.

La tarea de reparación era tan prioritaria que dio comienzo apenas horas después de la llegada del transbordador la madrugada del miércoles.

Los problemas inesperados del transbordador fueron lo que realmente capturó la atención de los controladores de la misión.

Muchas preguntas

La reparación al mosaico térmico que se le hizo antes del despegue falló y la cuarteadura original está de vuelta, justo donde está la cabina.

Además hay un espaciador de cerámica redondo cerca de las ventanas de la cabina, que sobresale.

Los ingenieros tratan de determinar si esa pieza podría soltarse al regresar a la tierra y si lo hace, si podría convertirse en un proyectil que podría estrellarse en el timón o en los cohetes de maniobra orbital.

Cain indicó que es demasiado pronto para saber si Behnken y su compañero en la caminata espacial, Nicholas Patrick, deberán hacer las reparaciones. Se necesitan otros dos o tres días de análisis para decidirlo.

"Tenemos más interrogantes que respuestas en estos momentos", dijo Cain, "así que vamos a dejar que el equipo haga su trabajo".

Primera caminata

En la víspera, las tripulaciones del Endeavour y la ISS, que se reunieron en la madrugada tras acoplarse el transbordador al complejo orbital, abordaron su primera jornada de trabajo conjunto, la preparación de las caminatas espaciales de los próximos días.

publicidad

Con la llegada de los seis astronautas del Endeavour, comandados por el astronauta de origen colombiano George Zamka, la ISS cuenta con 11 pasajeros, y un peso total, según la NASA, de casi medio millón de kilos.

La ISS, con el transbordador adosado a uno de sus lados, orbita a unos 346 kilómetros de la Tierra.

Módulo Tranquility

El miércoles, tras una primera reunión de trabajo, las dos tripulaciones comenzaron a trabajar juntos en la preparación de la tarea principal de esta misión, la instalación del módulo Tranquility, que ampliará el espacio de trabajo de los astronautas, y de una cúpula de seis amplios ventanales que les permitirá una vista panorámica de la Tierra y del cielo sin distorsiones atmosféricas.

El módulo Tranquility, construido por Italia, y la cúpula son una contribución de la Agencia Espacial Europea (ESA), cuyos miembros forman parte del consorcio internacional que integran 16 países para la construcción de la ISS.

La construcción de la ISS, que costará $100,000 millones, deberá quedar concluida en un 90 por ciento antes de que se produzca el retiro de los transbordadores.

El Tranquility se unirá a los otros módulos que están en pleno funcionamiento en la estación espacial, entre ellos el laboratorio científico Destiny, el compartimiento Quest y los módulos Unity y Harmony.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad