publicidad

La Luna se está encogiendo como una manzana vieja, según la NASA

La Luna se está encogiendo como una manzana vieja, según la NASA

Imágenes de la NASA revelan que la Luna se está encogiendo como si fuera una manzana vieja.

Por enfriamiento interno

WASHINGTON, D.C. - La Luna se está encogiendo como una manzana vieja, revelan imágenes de la NASA, que explica esta contracción por el enfriamiento interno del único satélite natural de la Tierra.

Las imágenes, publicadas el jueves en la revista estadounidense Science, muestran modificaciones en la superficie de la Luna que no habían sido detectadas anteriormente, y que indican que su circunferencia se "contrajo cerca de 100 metros en el pasado reciente", explica Thomas Watters, del Museo Nacional del Aire y del Espacio y principal autor del estudio.

El trabajo fue elaborado gracias a fotografías tomadas por el orbitador de reconocimiento lunar (LRO), una sonda espacial que la NASA puso en la órbita de la Luna en junio de 2009.

Fallas en el suelo lunar

Las fotografías revelan la existencia de fallas en el suelo lunar ocurridas cuando el interior de la Luna, antes fundido, comenzó a enfriarse, lo que causó que la superficie lunar se contrajera y arrugara, señalaron.

Los científicos identificaron 14 escarpas en la superficie de la Luna, explicó Thomas Watters, del Centro de Estudios Terrestres y Planetarios en el Museo Nacional Smithsoniano del Aire y el Espacio.

Los desniveles habían sido notados anteriormente en el ecuador del satélite, pero ésta es la primera evidencia en otras áreas, lo que indica que son resultado de un proceso global.

publicidad

'Escarpas'

El estudio considera esos desniveles --conocidos como escarpas en forma de escalope-- como "evidencias de reciente actividad de fallas en la Luna", pero en este terreno, "reciente" puede significar hace mil millones de años.

Las escarpas se extienden a lo largo de algunos cráteres pequeños, cráteres que tienden a desaparecer con el tiempo, explicó Watters en una entrevista telefónica. Además, no hay cráteres grandes sobre esos desniveles, otra indicación de que son relativamente recientes en términos planetarios, dijo.

"Las fallas tienen aspecto tan reciente que no se puede evitar la posibilidad de que estas contracciones hayan ocurrido recientemente y podrían indicar que la Luna sigue activa", agregó.

El tamaño de las escarpas indica un encogimiento en el tamaño de la Luna de unos 100 metros (330 pies), que no sería suficiente para ser advertido a simple vista. El diámetro de la Luna es una cuarta parte del de la Tierra.

No representa peligro

Las escarpas llegan a tener hasta 10 metros (30 pies) de alto y unos pocos kilómetros de largo, dijo Watters. En comparación, Mercurio tiene escarpas mucho más grandes, lo que indica un encogimiento considerablemente mayor a lo largo del tiempo.

Watters agregó que la Luna no va a desaparecer y que su encogimiento no afectará a nuestro planeta de modo alguno.

Tomando en cuenta la edad de la Luna, que se estima en cerca de 4,500 millones de años, la contracción de 100 metros es relativamente reciente, puesto que ocurrió hace apenas mil millones de años.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad