publicidad
Miles de jóvenes españoles participan en la 'revuelta de los indignados', un movimiento social convocado a través de redes sociales para protestar por el desempleo, la corrupción y los partidos políticos.

La "Juventud sin Futuro" toma por fin la calle en España

La "Juventud sin Futuro" toma por fin la calle en España

Miles de jóvenes españoles salen a las calles para protestar por el desempleo, la corrupción, la crisis económica y los partidos polìticos.

Miles de jóvenes españoles participan en la 'revuelta de los indignados'...
Miles de jóvenes españoles participan en la 'revuelta de los indignados', un movimiento social convocado a través de redes sociales para protestar por el desempleo, la corrupción y los partidos políticos.

Miles protestan contra la crisis, el desempleo, la corrupción y los partidos políticos

MADRID - "Mis padres con nuestras edades tenían trabajo, casa e hijos. ¿Cuándo tendremos trabajo y todo lo que tienen nuestros padres?". Paula, arquitecta de 24 años en paro, se pregunta lo mismo que muchos jóvenes españoles que desde hace una semana toman la calle hartos de no tener futuro.

"Si lo pienso, me da ganas de llorar", confiesa Paula Méndez, desempleada desde hace dos años y participante en las protestas de la Puerta del Sol de Madrid junto con su novio, ingeniero de 25 años también en paro.

Forma parte del 44% de jóvenes de menos de 25 años que al terminar sus estudios no encuentran trabajo en España.

publicidad

Entre el total de la población, esta tasa es del 21%, casi el triple que el 8% de antes de la crisis. Es un récord en la Unión Europea (UE).

Revuelta de los indignados

Se autodenominan "Juventud sin futuro", lema bajo el cual miles de jóvenes frustrados por las consecuencias de la crisis se manifestaron ya en abril convocados en Facebook, lo cual desembocó en la protesta del pasado domingo, que se ha prolongado en toda España durante toda la semana.

No encuentran trabajo estable, no tienen un sueldo estable y no pueden dejar la casa de sus padres e independizarse, y desde el domingo se han concentrado diariamente en plazas de todo el país, donde además han instalado campamentos con la intención de quedarse al menos hasta el domingo.

La coincidencia de su acción con las elecciones locales del domingo es meramente casual y quieren prolongarla, dicen.

A las protestas, que el viernes congregaron a unas 60.000 personas en toda España, según el diario El País, se han unido desempleados de todas las edades y pensionistas indignados por los recortes económicos del gobierno.

Estos incluyen la disminución del sueldo de los funcionarios en un 5% y también en el número de empleos públicos, una reforma del mercado laboral que facilita el despido y el incremento de la edad de la jubilación de los 65 a los 67 años, lo que ha aumentado la preocupación de los jóvenes sobre su futuro.

publicidad

Eliminan derechos

"Están recortando todos los derechos que a nuestros padres y abuelos les costó ganar con sudor y sangre. Todos queremos tener un hogar, un trabajo, paz y tranquilidad. España aguanta, aguanta, aguanta pero llega un momento en que se dice basta, y ese momento ha llegado. Ya no es el momento de la indignación, es el momento de la reacción", resume Claudia Ayala.

Esta lingüista de 32 años trabaja en una tienda de ropa a tiempo parcial mientras busca un empleo relacionado con sus estudios o que requiera titulación universitaria.

"Cuando era estudiante, yo nunca me imaginé con esta edad y en esta posición, sabía que es difícil empezar una carrera, pero siempre creí que con trabajo y esfuerzo, las puertas se abrirían. Están quitando la esperanza a miles y miles de jóvenes", lamenta en la Puerta del Sol.

"Las revoluciones en los países árabes demostraron que la acción colectiva puede cristalizar el cambio", cree Pablo Padilla, estudiante de antropología de 22 años y activista de "Juventud sin Futuro".

"Lo que no lleva al cambio es estar sentado en el sofá", señala este joven que tiene un trabajo de prácticas de tres meses en una página web que paga sólo 300 euros al mes.

Inspirados en parte en las protestas sobre todo juveniles del norte de África, el movimiento está organizado en redes sociales como Facebook y Twitter, donde esta semana se registraron cientos de miles de mensajes al respecto.

publicidad

José Félix Tezanos, sociólogo de la universidad a distancia (UNED), estima que internet ha provisto a estos jóvenes de un "lugar de encuentro" en el que se pueden organizar que no existía antes.

"Las redes sociales son el campo de cultivo del movimiento. El ambiente no es explosivo, pero es inflamable. Una chispa bastaría para que haya conflictos", añade Tezanos, que estima que dos tercios de los jóvenes que tienen trabajo sufren "una situación laboral precaria" por tener contratos temporales o contratos de prácticas mal pagados.

También en Bruselas

Unas 500 personas se congregaron este sábado delante de la embajada de España en Bruselas para dar su apoyo a las manifestaciones de la juventud española que grita su hartazgo de la crisis y el desempleo, informó la agencia Belga.

"Nos sentimos rehenes de los políticos y los banqueros que provocaron la crisis", explicó uno de ellos, Marc, enfermero que perdió su trabajo. "Son los banqueros los que deberían pagar y no los pequeños trabajadores", dijo.

"Estamos cansados de que sean siempre los mismos partidos los que se comparten el poder en España, el PSOE (socialista) y el PP (conservador)", agregó.

En España, los jóvenes expresan su hartazgo de la crisis económica y el desempleo, que afecta a casi la mitad de los españoles de menos de 25 años, en un movimiento de protesta espontáneo surgido el pasado fin de semana en la céntrica Puerta del Sol de Madrid y que se ha extendido a otras ciudades.

publicidad

Pese a una prohibición de manifestarse emitida por la Junta Electoral Central, los jóvenes españoles seguían movilizados el sábado por la noche, en la víspera de unas elecciones municipales y regionales anunciadas como un desastre para los socialistas españoles.

Jóvenes mexicanos se unen

Más de medio centenar de personas se reunieron el sábado frente la embajada de España en la capital mexicana para solidarizarse con los jóvenes españoles que protestan en Madrid por falta de vivienda y empleo, comprobó un periodista de la AFP.

Cerca del mediodía, los manifestantes, entre los que se encuentran muchos mexicanos hijos de españoles, empezaron a llegar a la legación diplomática, ubicada en el lujoso barrio de Polanco, en la Ciudad de México, donde la policía dispuso un cordón de seguridad.

Los manifestantes mostraron pancartas que rezaban leyendas como "si no nos dejáis soñar no os dejaremos dormir" o "solidaridad con el pueblo español, estamos hartos y somos hartos".

Jóvenes y parejas con niños fueron apostándose poco a poco frente al inmueble de la embajada en un ambiente festivo, y anunciaron que permanecerán ahí hasta las 18H00 locales (00H00 GMT).

Los jóvenes españoles, cansados de la crisis económica y el desempleo en su país, que afecta a casi la mitad de los menores de 25 años, iniciaron el 15 de mayo un movimiento de protesta espontáneo en la céntrica Puerta del Sol de Madrid, que se ha extendido a otras ciudades.

publicidad

Revuelta en París

Unas 250 personas se congregaron el sábado por la tarde en la plaza de la Bastilla de París para dar su apoyo a las protestas de la juventud española que grita su hartazgo de la crisis y el desempleo, comprobó un periodista de la AFP.

Los manifestantes, estudiantes en su gran mayoría, sentados en las escaleras del moderno edificio de la Opera Bastilla, desplegaron una pancarta en la que podía leerse "Spanish revolution, people of Europe rise up" (revolución española, pueblos de Europa levantaos").

"El mercado que oprime a los pueblos no conoce fronteras", se leía en otras pancartas.

"Denunciamos el bipartidismo y la corrupción. Queremos una verdadera democracia, no una democracia con marionetas en el poder como existe en Francia y en España", explicó a la AFP Ramón Diago, de 37 años, originario de Valencia y que trabaja en Francia.

En España, los jóvenes expresan su hartazgo de la crisis económica y el desempleo, que afecta a casi la mitad de los españoles de menos de 25 años, en un movimiento de protesta espontáneo surgido el pasado fin de semana en la céntrica Puerta del Sol de Madrid y que se ha extendido a otras ciudades.

Pese a una prohibición de manifestarse emitida por la Junta Electoral Central, los jóvenes españoles seguían movilizados el sábado por la noche, en la víspera de unas elecciones municipales y regionales anunciadas como un desastre para los socialistas españoles.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad