publicidad
El papa Francisco, en el marco del Sínodo de Obispos.

La Iglesia recibe a todos sin excluir a nadie, concluye el Sínodo de obispos

La Iglesia recibe a todos sin excluir a nadie, concluye el Sínodo de obispos

En estos días, los debates estuvieron centrados en los desafíos ante las nuevas situaciones familiares.

El papa Francisco, en el marco del Sínodo de Obispos.
El papa Francisco, en el marco del Sínodo de Obispos.

"Cristo quiso que su Iglesia sea una casa con la puerta siempre abierta, recibiendo a todos sin excluir a nadie", señala el mensaje de clausura del Sínodo de los obispos católicos sobre la familia, que terminó tras dos semanas de debates.

publicidad

Este es el texto con el que tradicionalmente los obispos cierran los sínodos. La "Relatio Synodi", como se llama el documento final, fue completada tras dos semanas de estudio de los problemas de la familia moderna en todos los continentes y con el fin de intentar abrir la Iglesia a los uniones libres, los divorciados y los homosexuales.

El mensaje del Sínodo, que fue aprobado por una amplia mayoría, agradece "a los pastores, a los fieles y a las comunidades dispuestos a acompañar y a hacerse cargo de las heridas interiores y sociales de los matrimonios y de las familias", informa la agencia Efe.

Ruptura en la Iglesia católica por apertura hacia los gays /Univision

Los desafíos de la Iglesia

En estos días de debate sobre los desafíos de la Iglesia ante las nuevas situaciones familiares, ya había surgido la idea común, aunque con matices, de una Iglesia de "acogida" y no "de exclusión".

En el mensaje, los obispos, que como es tradición se dirigen a los fieles católicos, utilizan como premisa que también ellos han crecido en "familias con las más diversas historias y desafíos", y que como sacerdotes y obispos encuentran a familias "con una larga serie de esplendores y también de dificultades".

La Agencia France Press destaca que el texto reconoce que se asiste a "no pocas crisis matrimoniales" y que existen "nuevas relaciones, nuevas parejas, nuevas uniones y nuevos matrimonios".

publicidad

Los obispos anuncian que seguirán con "la reflexión" sobre autorizar la comunión a los divorciados vueltos a casar y sobre el reconocimiento de las uniones libres, lo que constituye una apertura a esos temas.

En el mensaje no se menciona a las parejas homosexuales, argumento abordado en el borrador de trabajo y que había generado una batalla interna contra el inédito tono tolerante de la jerarquía de la Iglesia hacia la homosexualidad.

Efe detalla que los 191 llamados "padres sinodales", los obispos con derecho a voto, explican que factores como "el debilitamiento de la fe y de los valores, el individualismo, el empobrecimiento de las relaciones, el estrés de una ansiedad que descuida la reflexión serena", hacen que fracasen los matrimonios.

Arranca en el Vaticano el Sínodo extraordinario sobre la familia /Univision

Las dificultades de las familias

Otras de las dificultades que atraviesan las familias, según el análisis de los obispos de estos días, son las "económicas causadas por sistemas perversos, originados en el fetichismo del dinero y en la dictadura de una economía sin rostro y sin un objetivo verdaderamente humano".

El mensaje de los obispos recuerda "al padre o la madre sin trabajo, impotentes frente a las necesidades aun primarias de su familia, o en los jóvenes con días vacíos, sin esperanza, y así pueden ser presa de la droga o de la criminalidad".

El recuerdo de los obispos va también "a la multitud de familias" pobres, inmigrantes, que sufren las guerras, y a las mujeres que sufren violencia, y los niños y jóvenes víctimas de abusos.

publicidad

El mensaje incluye un llamamiento de los obispos en el que "reclaman a los Gobiernos y a las organizaciones internacionales que promuevan los derechos de la familia para el bien común".

Entre sus sugerencias, los "padres sinodales" valoran el "noviazgo, tiempo de la espera y de la preparación".

Reiteran que "el amor conyugal, único e indisoluble, persiste a pesar de las múltiples dificultades del límite humano" y que "este amor se difunde naturalmente a través de la fecundidad (...) y también el don de la vida divina en el bautismo, la educación y la catequesis de los hijos".

Pero también pueden ofrecer una bella experiencia "quienes no pueden tener hijos".

Los obispos destacan la importancia de "la Eucaristía dominical" para las familias y por ello recuerdan que en estos días se "ha reflexionado sobre el acompañamiento pastoral y sobre el acceso a los sacramentos de los divorciados en nueva unión".

El mensaje termina con una oración y pide a los fieles que "caminen" con ellos hacia el próximo sínodo, que se celebrará en octubre de 2015.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad