publicidad
La presencia norteamericana en el país lleva más tiempo que la invasión soviética.

La guerra de EU en Afganistán es más larga que la de los soviéticos

La guerra de EU en Afganistán es más larga que la de los soviéticos

La guerra de EU en Afganistán es más larga que la de los soviéticos

La presencia norteamericana en el país lleva más tiempo que la invasión...
La presencia norteamericana en el país lleva más tiempo que la invasión soviética.

El mismo futuro incierto

KABUL, Afghanistan - Tras nueve años y cincuenta días de conflicto, la guerra de Estados Unidos en Afganistán es ya más larga que la invasión soviética de ese país en los años 1980 y las tropas norteamericanas afrontan hoy el mismo espinoso desafío que las de la URSS entonces: tratar de encontrar una salida honorable.

El abrupto territorio afgano, en el que en muchos lugares siguen viéndose los restos de tanques soviéticos que datan de la guerra de 1979-1989, está ocupado hoy por cerca de 140.000 soldados norteamericanos y de la OTAN encargados de defender el gobierno de Kabul de la tenaz rebelión dirigida por los talibanes.

El anuncio hecho en la reciente cumbre de Lisboa del fin previsto de la misión de combate de la OTAN a fines de 2014 hace recordar que los soviéticos estuvieron enfrentados al mismo reto: organizar fuerzas afganas lo bastante sólidas para controlar por sí mismas el país y permitir el retiro de las tropas ocupantes.

publicidad

La situación actual no incita al optimismo.

En un informe sin concesiones publicado el sábado, el instituto de investigación International Crisis Group (ICG) estima que los occidentales están fracasando en Afganistán y cuestiona a las fuerzas afganas, "pobre resistencia a los talibanes".

"Sin apoyo exterior, el gobierno se derrumbaría, los talibanes controlarían la mayor parte del país y los conflictos internos se agravarían, haciendo temer el retorno de la destructiva guerra civil de los años 1990", estima el ICG.

Después del retiro soviético, las facciones de los caudillos locales atacaron al gobierno comunista, para luego pelearse entre ellos.

La cruenta guerra civil cesó en 1996 con la toma del poder por los talibanes, apoyados al principio por muchos afganos, aliviados por el fin de los combates.

Dos décadas después, el ex presidente soviético Mijail Gorbachov, que ordenó el retiro de 1989, ha estimado que la victoria de los occidentales en Afganistán es "imposible".

Las fuerzas norteamericanas y de la OTAN pierden cada vez más soldados. Pero, en comparación, la ocupación soviético fue mucho más cruenta, con más de un millón de muertos en total.

"Los pueblos eran evacuados unos tras otros a raíz de los bombardeos ciegos de los soviéticos".

Las fuerzas occidentales "seleccionan más sus objetivos", estima Nader Nadery, de la Comisión afgana de Derechos Humanos.

publicidad

Otra diferencia es que los aliados afganos de los norteamericanos "no están unidos, son grupos diversos que buscan su propio interés", estima el analista afgano Mohamad Yunus Fakur.

Esa complejidad, que se agrega a la de las redes mafiosas mucho más desarrolladas y conectadas con el mundo exterior que hace 20 años, torna la tarea de los norteamericanos más complicada que la de los soviéticos en la época.

"Los rusos demostraban una mayor sofisticación política", señala Candace Rondeaux, analista del ICG, que estima que habrá más confusión a medida que se acerque 2014, porque "los norteamericanos no han captado todas las dimensiones de los diferentes actores que habría que implicar en una solución del conflicto".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad