publicidad
China exige a Japón que devuelva barco pesquero para poner fin a un difícil duelo diplomático que revive viejas heridas.

La crisis sino-japonesa se complica

La crisis sino-japonesa se complica

China defiende con vehemencia su territorialidad y exige a Japón la devolución de un barco pesquero capturado la semana pasada.

China exige a Japón que devuelva barco pesquero para poner fin a un difí...
China exige a Japón que devuelva barco pesquero para poner fin a un difícil duelo diplomático que revive viejas heridas.

China confía en ganar el pulso a Japón

PEKIN - China, animada por la creciente consolidación de su superpotencia y preocupada por la fuerte presencia estadounidense, defiende sus aspiraciones territoriales con vehemencia y de forma incisiva, según especialistas que citan como ejemplo la actual crisis bilateral con Japón.

Desde hace dos semanas, Pekín protesta casi todos los días por la acción "ilegal" de Tokio, que el 7 de septiembre pasado detuvo al capitán de un barco pesquero chino tras chocar con dos patrulleras niponas en una zona marítima reivindicada por los dos países, pero bajo control efectivo de Japón.

China subió el tono amenazando a Japón con "firmes medidas de retorsión", suspendiendo los contactos a alto nivel con este país y descartando un encuentro entre sus respectivos primeros ministros esta semana en Nueva York.

publicidad

Ajuste de estrategia

El gobierno del presidente Hu Jintao "realizó un cambio de orientación fundamental de la política exterior para, como considera, defender a China", explica Edward Friedman, sinólogo de la universidad de Wisconsin (Estados Unidos).

Denunciar la usurpación por parte de países extranjeros de lo que consideran parte del territorio chino no es nada nuevo en la retórica de los dirigentes comunistas de Pekín, pero cambiaron su forma de reaccionar a estas "humillaciones" que a veces se remontan a hace mucho.

Según Friedman, 2008 fue un año importante: el éxito de la organización de los Juegos Olímpicos y su capacidad de negociación frente a la crisis financiera mundial dieron alas al Imperio del Medio.

Poderío militar

El vasto país, con un sentimiento nacionalista exacerbado, muestra cada vez más sus ambiciones militares. Al parecer Pekín, celosa de la supremacía naval de Estados Unidos en el Pacífico, se está equipando con un misil de largo alcance capaz de atacar portaaviones.

"Ya sea el problema de los vínculos militares en Seúl y Washington, las reivindicaciones de Japón en el mar de China Oriental o las de Vietnam en el mar de China Meridional y las islas Spratleys (que se disputan Hanoi y Pekín), China no se iba a quedar sentada sin hacer nada frente a las injusticias del pasado", resume Edward Friedman.

publicidad

Según el Pentágono, China se refuerza militarmente en previsión de un conflicto con Taiwán (isla que considera una provincia rebelde) e incluso está aumentando su ventaja.

Como ejemplo de la renovada agresividad de China cabe citar la suspensión a finales de enero de sus intercambios militares con Estados Unidos en protesta contra las ventas de armas norteamericanas a Taiwán.

Tablero de ajedrez

Según Wenran Jiang, de la universidad de Alberta en Canadá, China está convencida de que Estados Unidos intenta "contener" su voluntad de expansión geoestratégica, sobre todo gracias a sus bases militares, su flota y sus aliados en el Pacífico.

"En la forma de pensar china se puede ver una especie de mentalidad de estado de sitio. Creen que se estrecha el cerco en torno a ellos", afirmó a la AFP.

Para Takayoshi Shibata, profesor de la universidad Keizai de Tokio, la crisis actual supera los desafíos tradicionales entre China y Japón en un contexto en el que los traumas de la ocupación nipona y de la Segunda Guerra Mundial siguen presentes.

"El problema no es sólo entre China y Japón, refleja las relaciones de China con Estados Unidos", recalcó. "China tiene muchos problemas con Estados Unidos y Japón es considerado un lacayo de Washington".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad