publicidad

La Cabilia argelina, el principal bastión terrorista del Norte de África

La Cabilia argelina, el principal bastión terrorista del Norte de África

Es una región montañosa donde el grupo terrorista Yund al Jilafa secuestró al turista francés Hervé Gourdel.

La Cabilia argelina, una región montañosa y cubierta por frondosos bosques donde el grupo terrorista Yund al Jilafa secuestró desde el domingo al turista francés Hervé Gourdel, y al que luego decapitó, es desde hace años el principal bastión terrorista de los países del Magreb.

Los "maquis", como en Argelia se conoce a los combatientes de los grupos armados, campan a sus anchas por esta región compuesta por las provincias de Tizi Uzu, Buira, Bumerdés y Bujía, desde finales de los años 90.

No es extraño escuchar anécdotas de habitantes de esta región costera situada a apenas un centenar de kilómetros al este de Argel, sobre encuentros casuales con grupos de hombres armados o con falsos controles levantados en las carreteras de la región.

Asimismo, en la Cabilia son bastante frecuentes los secuestros de comerciantes y ciudadanos argelinos, que habitualmente concluyen con la liberación de los rehenes.

El domingo, terroristas de Yund al Jilafa (El Ejército del Califato), que supuestamente se separaron recientemente de al-Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) para rendir pleitesía a la organización terrorista del Estado Islámico (ISIS en inglés), interceptaron en una carretera de la Cabilia el coche en el que viajaba Pierre Gourdel Hervé.

Gourdel, un guía de montaña de 55 años, viajaba con varios argelinos en el momento del asalto, ocurrido en el término municipal de Akbil, entre las provincias de Tizi Uzu y Buira, y situado a 190 kilómetros al este de la capital argelina.

publicidad

Tras mantener retenidos durante un tiempo indeterminado a los ocupantes del vehículo, los asaltantes optaron por liberar a los ciudadanos argelinos y huir con Gourdel amenazando a Francia con matar a su ciudadano si Hollande no retiraba los ataques aéreos.

Este miércoles, los grupos terroristas hicieron realidad su amenaza y publicaron un video que muestra la supuesta ejecución del guía francés Hervé Gourdel.

Este atroz hecho se convierte en una advertencia más contra los países que forman la coalición que encabeza Estados Unidos contra el Estado Islámico y el terrorismo.

La historia del terrorismo en la Cabilia

La primera banda armada que se hizo fuerte en la Cabilia fue el Grupo Salafí de la Predicación y el Combate (GSPC), creado a finales de 1998 por el integrista Hasan Hattab, Alias Abu Hamza, un disidente del Grupo Islámico Armado (GIA), nacido en la primavera de 1991.

La proliferación de agrupaciones armadas y terroristas se remonta a 1991, cuando el Ejército Argelino decidió poner fin en enero de ese año a las primeras elecciones democráticas en el país, en las que se estaba imponiendo el grupo islamista Frente Islámico de Salvación (FIS).

A partir de entonces, el país se hundió en una espiral de violencia que se prolongó hasta los primeros años del siglo XXI.

En esos años, los ciudadanos y los intereses extranjeros se convirtieron en un blanco más de las distintas formaciones que operaban en el país, hasta que el presidente argelino Abdelaziz Buteflika, que llegó al poder en 1999, propuso una reconciliación nacional que se materializó en 2005.

publicidad

No obstante, el GSPC rechazó la oferta lanzada por las autoridades y en 2007 decidió adscribirse al conglomerado de Al Qaeda y convertirse en su franquicia en la región bajo el nombre de Al Qaeda en el Magreb Islámico.

AQMI ha mantenido su implantación en la Cabilia, donde se cree que se esconde su máximo líder, Abdelmalek Drukdel, al tiempo que ha intentado extenderse por otras zonas del norte de África y el Sahel.

En estos años, AQMI ha centrado sus ataques en la Cabilia principalmente contra las fuerzas de seguridad y no ha secuestrado a ciudadanos extranjeros, cuyas embajadas suelen advertir sobre los peligros que entraña esta región.

Las Fuerzas Armadas argelinas, que cuentan con un presupuesto cercano a los 10.000 millones de euros, no han sido capaces de eliminar a los grupos que operan en la región y se resignan a mantenerlos relativamente cercados y a lanzar periódicas operaciones.

El último gran atentado de AQMI en Argelia se remonta al pasado 19 de abril, cuando hombres armados del grupo mataron a once soldados en un ataque contra un autobús militar en la región cabil de Tizi Uzu.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad