publicidad
Hamid Karzai, presidete de Afganistán.

Karzai pide calma tras la quema del Corán

Karzai pide calma tras la quema del Corán

El presidente afgano, Hamid Karzai, pidió a sus compatriotas que mantengan la calma y pongan fin a la ola de disturbios por la quema del Corán.

Hamid Karzai, presidete de Afganistán.
Hamid Karzai, presidete de Afganistán.

Cifra en 29 los muertos

KABUL - El presidente afgano, Hamid Karzai, pidió a sus compatriotas que mantengan la calma y pongan fin a la ola de disturbios que han dejado esta semana 29 muertos en el país a raíz de la quema de ejemplares del Corán por parte de soldados estadounidenses en una base de la OTAN.

En una rueda de prensa celebrada en el palacio presidencial de Kabul, Hamid Karzai declaró que "aunque la emoción y los sentimientos (de los manifestantes) son muy legítimos", todos deben "mantener la calma".

"No dejéis que los enemigos de la paz, de la estabilidad, del desarrollo y del pueblo de Afganistán se aprovechen de esta situación", enfatizó el presidente afgano.

Los disturbios, añadió, han causado desde el pasado martes al menos 29 muertos y 200 heridos en todo el país, debido a la quema de ejemplares del Corán en el interior de la mayor base que las tropas de Estados Unidos tienen en Afganistán, Bagram.

publicidad

Castigo para los profanadores 

Karzai reveló hoy que sus representantes en la comisión de investigación puesta en marcha por la misión de la OTAN y el Gobierno afgano han pedido un "castigo" para los responsables de la profanación.

La intervención de Karzai se produce después de que este sábado un supuesto oficial afgano matara a dos mandos de EEUU en la sede del Ministerio de Interior, en un ataque además reivindicado por los talibanes como "venganza" por la quema del Corán.

"No está claro todavía quién era (el atacante), de dónde era, si tenía nacionalidad afgana o extranjera. No podemos decir nada por ahora, pero lamentamos mucho (lo sucedido) y enviamos nuestras más sinceras condolencias a sus familias", explicó Karzai.

La misión de la OTAN, que ya había perdido otros dos soldados en esta crisis, ordenó tras el ataque del sábado el repliegue de su personal presente en los ministerios de Kabul, y el presidente afgano afirmó hoy que esa medida es "legítima".

A media tarde, Afganistán no había registrado protestas por la quema del Corán, una novedad desde el inicio de la crisis, el pasado martes, que luego se extendió por diversas provincias.

La hipótesis más extendida sobre los sucedido es que un grupo de personas de la base de Bagram lanzaron ejemplares del Corán y otros materiales religiosos a un depósito de incineración de basura, y que los restos fueron luego encontrados por algunos afganos.

publicidad

La OTAN mantiene que la acción no fue intencionada y las autoridades estadounidenses se han disculpado por los hechos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad