publicidad
Policías y manifestantes chocaron en las calles de Atenas en el primer día de una huelga general en contra de un plan de austeridad anunciado por el gobierno para apalear la crisis financiera que azota al país.

Jóvenes chocan con policías durante huelga general en Atenas

Jóvenes chocan con policías durante huelga general en Atenas

Policías antimotines lanzaron gases lacrimógenos el martes para contener a grupos de jóvenes que arrojaban piedras cerca del ministerio de Finanzas griego, durante una huelga general.

Policías y manifestantes chocaron en las calles de Atenas en el primer d...
Policías y manifestantes chocaron en las calles de Atenas en el primer día de una huelga general en contra de un plan de austeridad anunciado por el gobierno para apalear la crisis financiera que azota al país.

Miles salen a las calles para oponerse a severo plan de austeridad

ATENAS - Policías antimotines lanzaron gases lacrimógenos el martes para contener a grupos de jóvenes que arrojaban piedras cerca del ministerio de Finanzas griego, para tratar de calmar la ira desatada por una huelga general mientras el Parlamento debatía nuevas medidas para la reducir de costos.

Las más recientes medidas de autoridad deben ser aprobadas en dos votaciones parlamentarias el miércoles y jueves para que Grecia reciba fondos de rescate de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le ayudarán a no ser la primera nación de la eurozona en mora.

Los choques con la Policía se produjeron al principio de una huelga general de dos días convocada por sindicatos indignados de que el nuevo programa de austeridad del gobierno por 28 mil millones de euros ($40 mil millones) imponga impuestos a quienes ganan el salario mínimo y a otros contribuyentes de escasos ingresos.

publicidad

Las medidas se agregan a otros cortes de gastos y aumentos de impuestos que han elevado la tasa de desempleo por encima del 16%.

Cunde el enojo

Jóvenes encapuchados usaron martillos para romper el pavimento y hacerse de piedras para arrojarlas contra la Policía. También incendiaron recipientes de basura en el centro de Atenas mientras la Policía los perseguía y les arrojaba gases.

Poco antes, unas 20 mil personas habían marchado pacíficamente en dos manifestaciones separadas y otras 7 mil protestaron en la ciudad de Tesalónica sin incidentes.

En la huelga participó una gran variedad de trabajadores, desde médicos hasta actores.

Cientos de vuelos fueron cancelados o reprogramados después que los controladores aéreos hicieron un paro de cuatro horas por la mañana y amenazaban otro por la tarde. Las huelgas de trabajadores del transporte público semiparalizaron el tránsito en la capital, mientras otros manifestantes bloqueaban el puerto del Pireo.

Situación “trágica”

"La situación por la que atraviesan los trabajadores es trágica y estamos cerca de los niveles de pobreza", se lamentó Spyros Linardopoulos, un manifestante sindical en el bloqueo al Pireo. "El gobierno ha declarado la guerra y a esta guerra debemos responderle de la misma manera".

Los legisladores empezaron a debatir el lunes las nuevas medidas de austeridad y seguían el debate el martes. El paquete de rescate y una ley adicional de implementación deben ser aprobadas para que la UE y el FMI entreguen la próxima cuota del préstamo de rescate a Grecia por 110.000 millones de euros ($156 mil millones).

publicidad

Sin esa cuota de 12 mil millones de euros ($17 mil millones), Grecia enfrenta la perspectiva de incurrir en suspensión de pagos el mes próximo, un acontecimiento potencialmente desastroso.

Gases lacrimógenos

Las fuerzas de seguridad dispararon gases lacrimógenos a un grupo de jóvenes que les arrojaba proyectiles desde la plaza Syntagma, en el centro de la capital, al margen de la manifestación sindical. Según la policía, una persona fue herida en las reyertas.

Un periodista de la AFP vio cerca de ese lugar un camión calcinado.

Los manifestantes se habían congregado poco antes en Syntagma, al grito de "El proyecto de ley no pasará".

La policía movilizó a unos 4 mil efectivos para escoltar las marchas y el Parlamento estaba rodeado por una barrera y protegido por centenares de policías antimotines.

"Todos queremos que esa barrera caiga hoy. Somos como los burros, cuanto más nos apalean, más nos empecinamos", dijo a la AFP un manifestante, Omiros, de 29 años.

Alistan votación

Los parlamentarios llevaban a cabo sus debates, con vistas a votar el plan el miércoles o el jueves, bajo la doble presión de la calle y de la Unión Europea (UE) y el FMI, que supeditan a su aprobación la entrega de un próximo paquete de ayuda para salvar de la quiebra a este país de la Eurozona.

"Hay momentos decisivos y las horas que vienen serán decisivas (...) no sólo para el pueblo griego, sino también para la Eurozona e incluso para la estabilidad de la economía mundial", dijo el presidente de la UE, Herman Van Rompuy, ante el Parlamento europeo.

publicidad

El comisario europeo para Asuntos Económicos, Olli Rehn, había subrayado previamente en un comunicado que "la única forma de evitar un default es la adopción por el Parlamento (griego) de un programa económico revisado".

En la calle, la indignación era general.

Iamando, una manifestante de 36, denuncia las presiones: "No queremos el dinero de Europa. Déjennos tranquilos por favor", dijo a la AFP.

"Los europeos nos dicen que nos abandonarán si el plan no se vota, pero ya estamos en quiebra. Tocar fondo no nos permitirá remontar a la superficie; este plan no resuelve nada", sostiene Anna Theodorou, una secretaria de 38 años.

País en crisis

Se trata de la cuarta huelga general del año y la primera de 48 horas (las otras fueron de un día), convocada por las dos mayores centrales del país: GSEE (sector privado) y Adedy (funcionarios públicos).

Los manifestantes de la plaza se confunden con los "indignados" que acampan allí hace un mes, bajo la inspiración del movimiento surgido en mayo en España.

La huelga paralizaba los transportes públicos de Atenas, con excepción del metro, que los sindicatos decidieron mantener en funcionamiento para facilitar el acceso a los puntos de concentración.

Muchos vuelos fueron anulados por la huelga de controladores, los bancos estaban cerrados y los quirófanos de los hospitales redujeron el ritmo de intervenciones.

publicidad

Unos 4 mil simpatizantes del frente de Trabajadores (sindicato Pame, procomunista) ya se habían instalado por la mañana en la plaza Syntagma.

Rescate en veremos

Los huelguistas rechazan el programa de austeridad que prevé recortes de 28,600 millones de euros entre 2012 y 2015 y privatizaciones por un monto de 50 mil millones para reducir la deuda pública.

Todo eso se hará mediante nuevas alzas de impuestos y la supresión de más empleos en la función pública.

La Eurozona y el FMI ya aprobaron en mayo del año pasado un rescate de 110 mil millones de euros. Pero, pese a los esfuerzos, Grecia no ha logrado levantar cabeza y su deuda se eleva ya al 150% del PIB.

El martes, el gobernador del Banco Central de Grecia, George Provopoulos, criticó veladamente al gobierno, al estimar que el plan del primer ministro socialista Giorgos Papandreou insiste demasiado en el alza de los impuestos y mucho menos en la reducción de los gastos.

Papandreou urgió el lunes a los legisladores a aprobar el plan para "que el país se mantenga en pie".

Intentaba de ese modo aglutinar a la bancada gubernamental, que dispone de una corta mayoría de 155 escaños de un total de 300.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad