publicidad

Israel usa fuerza para expulsar colonos

Israel usa fuerza para expulsar colonos

Miles de soldados israelíes se llevaron a la fuerza a los colonos judíos en una evacuación en gran escala de Gaza tras 38 años de ocupación.

El plazo de 48 horas para abandonar las implantaciones voluntariamente concluía el martes a medianoche y horas después, los soldados estaban presentes en asentamientos como Morag, Ganei Tal, Bedolah, Tel Katifa, Atsmona y Shirat Hayam y Neve Dekalim.

En esta última, un dispositivo total de 10 mil militares y policías desarmados se enfrentaron a escenas de una violencia psicológica terrible que en algunas ocasiones acabaron provocando las lágrimas de los agentes.

Los miles de soldados israelíes se llevaron a la fuerza a los colonos judíos de sus viviendas, sinagogas e incluso un jardín de infantes y los colocaron en autobuses en una evacuación en gran escala con que se cumplió la promesa del primer ministro Ariel Sharon de retirarse de la Franja de Gaza.

Los soldados desarmados se llevaron a los feligreses de una sinagoga, todavía cubiertos con sus chales blancos para la oración. Varios hombres se rasgaron las vestiduras en un ritual judío de duelo. Las mujeres de una sinagoga presionaban sus rostros contra la cortina que cubría el rollo de la Torah.

Una mujer de 54 años de Cisjordania se prendió fuego frente a un retén policial en el sur de Israel para protestar por el repliegue de Gaza, y sufrió lesiones graves en un 70 por ciento de su cuerpo, dijeron funcionarios policiales y médicos.

Por otro lado, tres palestinos murieron y al menos otros tres resultaron heridos de diversa consideración por los disparos de un judío que arrebató un arma a un guardia de seguridad de una colonia de Cisjordania y disparó de forma indiscriminada contra los palestinos que se encontraban en una zona próxima.

publicidad

Según informaron fuentes palestinas y medios de comunicación israelíes, el suceso tuvo lugar en el asentamiento de Shiló, próximo a la ciudad cisjordana de Ramala.

Los palestinos se encontraban trabajando en una zona industrial próxima al asentamiento, cuando el colono judío arrebató una pistola a un guardia de seguridad de la zona y la emprendió contra los obreros palestinos.

El atacante, originario del asentamiento judío de Shvut Rachel, en Cisjordania, fue reducido por fuerzas de seguridad israelíes, según informó la radio pública de Israel. Los heridos fueron trasladados a un hospital de Ramala.

En otro incidente, decenas de soldados entraron a un seminario judío de Gaza en Neve Dekalim, donde los colonos formaron un círculo tomados de los brazos y corearon plegarias. Los soldados formaron otro círculo alrededor de los religiosos a fin de esperar al fin de las oraciones, y algunos de ellos se sumaron a las plegarias.

Un millar de colonos se resistía a la evacuación en la sinagoga del asentamiento.

Residentes airados de Kerem Atzmona se colocaron estrellas de David en sus camisetas y recibieron a los soldados con gritos de "nazis" y "desobedezcan sus órdenes".

Pero no había indicios de violencia en serio a medida que un número cada vez mayor de residentes parecía aceptar las condiciones de la retirada.

publicidad

"Yo pensé que Dios no permitiría que esto sucediera", dijo una mujer en el asentamiento de Morag, mientras abrazaba a su bebé. "Pero me equivoqué".

El primer ministro Sharon -que ordenó la salida unilateral israelí de toda Gaza- dijo en rueda de prensa que las imágenes de los desalojos eran "desgarradoras". "Es imposible ver esto sin lágrimas en los ojos, y eso me incluye a mí", agregó.

Sharon pidió calma y mesura para evitar enfrentamientos violentos. "Atáquenme a mí, yo soy el responsable de esto, atáquenme, acúsenme", dijo, pero "no ataquen a los hombres y mujeres en uniforme".

Al paso de los soldados, las mujeres de Neve Dekalim les gritaban e insultaban mostrándoles a sus hijos más pequeños en un intento de hacerles dar marcha atrás. Mientras, los jóvenes construían barricadas y quemaban contenedores de basura, planchas de madera y neumáticos para impedir el paso de los soldados.

El calor y el humo eran insoportables en las calles de esta colonia, donde viven unas 2,500 personas, de las cuales más la mitad abandonó sus casas en los últimos días, según portavoces militares.

Según las mismas fuentes, más de la mitad de los 8 mil colonos de la Franja de Gaza también salió de la región, sobre todo desde el martes.

publicidad

Sharon afirmó que la colonización en Cisjordania seguiría "desarrollándose" después de la retirada de Gaza, lo cual merma las esperanzas palestinas de que la evacuación de estas implantaciones sea el primer paso de un proceso mayor que tenga por fin la paz en la región.

Sin embargo, Sharon reconoció que no hay duda de que los palestinos están haciendo grandes esfuerzos para que este desalojo se lleve a cabo sin problemas.

En vistas de la situación, un portavoz del ejército israelí afirmó que la evacuación podría finalizarse "dentro de algunos días".

Durante toda la jornada y hasta el último momento, los militares intentaron que los habitantes abandonaran sus casas voluntariamente y los activistas montaran sin violencia en los autobuses que les conducirían fuera de la Franja.

Pero los soldados, que han sido especialmente entrenados para esta situación perdían la compostura y la paciencia ante los jóvenes, quienes eran literalmente arrastrados a los vehículos y conducidos al puesto de frontera de Kissufim, es decir, fuera de la Franja de Gaza.

En muchos casos, hacían falta seis agentes para introducir a un joven en el autobús y una vez dentro, los activistas rompían los cristales para volver a escaparse.

"Esperamos que esta Torah que hoy es expulsada de Neve Dekalim pueda volver un día a esta tierra", confió el rabino Harav Mordechay, con la voz quebrada por el llanto.

publicidad

Exhaustos por el esfuerzo y el intenso sol de mediodía, los militares acababan refugiándose a la sombra junto a los jóvenes militantes de derecha. La tensión prácticamente desaparece y la fraternidad entre compatriotas se impone antes de volver a la lucha minutos después.

La situación de tensión se repetía en Shirat Hayam o Morag, al sur de la franja pero en la mayoría de asentamientos, la situación era relativamente tranquila y la resistencia estaba totalmente controlada.

Desde que comenzó la evacuación de los asentamientos, el lunes pasado, y los colonos recibieron órdenes de expulsión que les daban 48 horas para abandonar la región, seis colonias fueron evacuadas, otras cuatro están en vías de evacuación y 11 esperan su turno o comienzan a hacer las maletas.

Las colonias vacías son Nisanit y Dugit (en el norte), Peat Sadé, Rafiam Yam, Tel Katifa y Bedolah.

Uno de los responsables del movimiento de colonos de Gaza y Cisjordania, Shaul Goldstein, reconoció el fracaso de la oposición a esta retirada. "Hemos fracasado. Está claro que Gust Katif (bloque de colonias de Gaza) ha caído", declaró.

En los próximos días serán evacuadas las colonias más duras: Netzarim, Kfar Darom, Kfar Yam y Kerem Atsmona. En ninguna de ellas habrá presencia de la prensa por expreso deseo de sus habitantes, que son muy religiosos y cerrados.

publicidad

Por último, en Cisjordania, dos colonias aisladas de un total de cuatro que también deben ser desmanteladas también están vacías. En las otras dos hay atrincherados judíos extremistas opuestos a la retirada.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad